economía lineal y circular

Economía lineal a circular, una transición necesaria

Tiempo de lectura: 5 minutos

O se evoluciona o no hay futuro. Disculpad mi contundencia, pero a las pruebas me remito. La crisis climática apenas está empezando a reflejarse en la vida del planeta y las consecuencias están siendo ya terribles en todos los ámbitos. Pero si no reaccionamos inmediatamente sólo podrá empeorar y de forma dramática. Esta apocalíptica introducción sólo sirve para reflejar la inminente necesidad de hacer un cambio de la economía lineal a la economía circular. 

¿Qué es la economía lineal y circular?

La economía lineal se podría considerar como la hija de la Revolución Industrial. Este paradigma económico se basa en que tanto la producción como la demanda es constante, los recursos naturales y energéticos infinitos. En términos de conceptos, se podría resumir en producir-consumir-tirar, aunque hay quien prefiere extraer-fabricar-eliminar. 

En cualquier caso, se trata del sistema económico aún reinante y, por supuesto, es un concepto económico desfasado en muchos aspectos. Pero el principal daño está en el medio ambiente. Creemos que estamos inmersos en un proceso histórico en el que el capitalismo ha exprimido al máximo los recursos naturales sin medir las consecuencias. El consumir y comprar como paradigma de felicidad.  

Consecuencias de la economía lineal

Un ejemplo de lo insostenible de esta economía lineal está en que se ha incrementado hasta por tres veces el uso de recursos naturales desde 1970. Son datos ofrecidos por el Informe de Recursos Globales realizado por el programa de la Onu para el Medio Ambiente. Y lo peor es que esta tendencia sigue en alza. 

Este informe, además, pone el dedo en la llaga con datos. En la última mitad de siglo la población mundial se ha duplicado (y se espera alcanzar los 9.300 millones de habitantes en el año 2050) y, como hemos dicho, se ha triplicado la extracción de materiales, ocasionando el 90% de la pérdida de biodiversidad, además de la generación de la mitad de los impactos climáticos.  

Ante este panorama tan negativo, llegó la economía circular. Si bien no es la solución para todos los problemas tanto medioambientales como socioeconómicos, sí ofrece un nuevo paradigma mucho más amable con una forma de vivir sostenible y respetuoso con el medioambiente y los seres vivos. 

Economía lineal: ejemplos

Si tuvieramos que enumerar ejemplos de economía lineal serían innumerables. Desgraciadamente vivimos aun en una sociedad que se basa mayoritariamente en la economía lineal.

Podemos poner un ejemplo en unos días determinados del año. Las Rebajas. El consumismo es el paradigma de la economía lineal. Extraer, producir y lanzar.

Poneros en vuestros propios zapatos. La mayoría de nosotros hemos ido de rebajas por un producto concreto y hemos regresado con más productos de los que teníamos en cabeza. Esos productos, han utilizado materias primas, energía contaminante y, en muchos casos, pasan a ocupar un espacio de nuestros hogares sin apenas uso. No solo hablamos de ropa, que es lo más fácil. También hablamos de aparatos electrónicos, calzado, mobiliario, etc…

Desventajas de la Economía lineal

Para hablar de las numerosas desventajas que tiene le economía lineal (recordemos que es el que aún es predominante en la actualidad), deberíamos utilizar un post propio. Es por ello que nos limitaremos a 5 desventajas de la economía lineal:

  1. No se recicla. Una vez se ha utilizado ese producto, no se preocupa en reciclar.
  2. No se reutiliza. ¿Para qué remendar o reparar algo? ¡Mejor compra y sigue la rueda! Esta es uno de sus principales reglas.
  3. No se prioriza energías renovables en su producción. Utiliza los recursos más económicos, aunque sean finitos y contaminantes.
  4. No se tiene en cuenta el cuidado del medioambiente en sus sistemas de producción ni los derechos de las personas.
  5. Prima el beneficio continuado. El desequilibrio económico entre los trabajadores y los grandes empresarios ahonda en la búsqueda de más capital para lograr más beneficios. Es la versión opuesta a la Economía del Bien común.

Origen de la economía circular

Es interesante conocer primero los orígenes de este concepto tan esperanzador para el cudiado del medioambiente y el planeta.

Como sucede en tantos conceptos relacionados con la ecología, su origen está cercano al final del siglo XX. Concretamente en un libro sobre Economía de los Recursos Naturales y del Medio Ambiente (Pearce y Turner,1989) en el que se explicaba las interacciones entre economía y medioambiente en un sistema cerrado. De ahí, la economía circular. En esta obra, se da una respuesta al actual sistema de recursos (materiales y combustibles) finitos.

¿Qué es la economía circular?

Como contraposición al consumismo que propulsó la economía lineal, apareció la economía circular, como ya os hemos explicado en un momento en el que se empezaba a comprender que era necesario un cambio de entender el sistema económico. 

Se trata de un modelo económico que rompe la necesidad continua de nuevos recursos para producir bienes y servicios y a la vez un cambio de actitud respecto al consumo y al desperdicio de energía, agua y materias primas. Se trata de un modelo circular de producción y consumo en el que se conserva los recursos naturales. 

Los grandes defensores de la economía circular asimilan este sistema económico a la naturaleza, ya que en un hábitat natural no hay vertederos. De una forma absolutamente orgánica hay recursos naturales el sol y el agua hace nacer y crecer las plantas, que son consumidas por los animales y al morir se convierten en nutrientes que regresan a la tierra para continuar con un ciclo perfecto. Son ecosistemas que se retroalimentan por sí mismos.

Y aquí está la clave de la economía circular: la sostenibilidad. Es un sistema económico que se basa en las 3R: Reducir Reciclar Reutilizar. De esta forma, se consigue cambiar el usar y tirar por uno más realista y respetuoso. 

Freno a la Economía circular en España

Como si de un jarro de agua fría ha llega la realidad y sus números. A pesar de las bondades reales de la economía circular, en nuestro país ha descendido de una forma alarmante. La tasa de circularidad, que es la proporción del material recuperado y que ha vuelto a la economía, en España ha pasado del 10’4% en el año 2010 a tan sólo el 7’6% en el año 2015

Y si nos comparamos con nuestros países vecinos, este dato aún es más pesimista. En Europa la tasa de circularidad alcanza el 11’7% según el último informe de la Fundación Cotec. 

Pero seamos realistas… estamos hablando de una transición de un modelo económico que ha dominado durante 200 años. No podemos pretender que el cambio se haga de forma inmediata ni fácil. Queda mucho trabajo de información y educación medioambiental para que todos nos convenzamos que debemos y necesitamos vivir en un sistema económico sostenible y respetuoso con el planeta. 

Es por ello que es clave los buenos ejemplos de economía circular para que se conviertan en un aliciente para hacer un cambio de mentalidad drástico y pasar del cuanto más mejor a cuanto más sostenible y duradero mejor. Sólo tenemos un planeta, ya es hora de cuidarlo. Y para ello hay que pasar de la economía lineal a circular.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Solo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La siguiente información sobre Protección de Datos debe leerse y aceptarse
Colorado Mouse, S.L. (Clickoala) es la Responsable del Tratamiento de tus datos, con la finalidad de moderar y publicar tu comentario con tu Nombre. En el siguiente enlace encontrarás información sobre nuestros Términos y Condiciones para Usuarios Koala. En ningún caso se publicará tu correo electrónico. Tienes derecho de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición al tratamiento, portabilidad y a no ser objeto de decisiones automatizadas con efectos jurídicos o que te afecten significativamente de modo similar. Puedes ejercitar tus derechos en hola@clickoala.com. Más información en nuestra Política de privacidad.