Educación Ambiental en la Uni Climatica

La Universidad del Cambio Climático

Tiempo de lectura: 11 minutos

Climática, el primer medio español especializado en la crisis climática, impulsado por La Marea, ha dado un paso de gigante y ha organizado la Uni Climática  para enseñarnos y ayudarnos a ampliar nuestra educación ambiental y nuestros conocimientos sobre la crisis climática.

Son 59 magníficos ponentes, más de 20 sesiones en formato de podcast, clases formativas, diálogos entre ponentes, charlas y mesas redondas, documentales y foros. Del 13 al 16 de julio abrió sus puertas, y a su contenido se podrá acceder hasta el 30 de septiembre.

En ClicKoala queríamos estar y contároslo. Así que me inscribí y en plan maratón escuché, tomé cientos de notas, me hizo reflexionar y participé en los foros de esos 4 días (bueno, confieso que en 5 días, porque hay mucha chicha).

Imposible resumir todo el contenido en su solo post, además que haría demasiados spoilers y no voy a tocar todos los temas interesantísimos de que se hablaron.

Quiero compartir con vosotros algunas de las cosas que se han dicho de muchos de los ponentes, que espero inciten vuestra curiosidad para saber más.

Que no nos toquen los hábitos

La cultura del sacrificio funciona. Forzarnos todos a renunciar a todo para que no vaya a mayores… puede ser cierto, pero es mejor agitar la bandera que construye ilusión, no aludir al miedo ni al sacrificio.

Para ello es muy importante la pedagogía, explicarlo una y otra vez, y no asumir que ya se conoce.

Apostemos, sí, por un consumo responsable, donde las decisiones estén mejor informadas. El consumidor va a ser un agente del cambio, pero es importante que no se sienta responsable. Si haces que la gente se sienta culpable, tampoco va a funcionar.

El consumo responsable no es un consumo crítico por el que te puedas sentir culpable, eso sí, siéntete cabreado por que se están intentando aprovechar de nosotros, y de ahí informarte.

Y, ¿cómo hacerlo más efectivo? A través de un boicot positivo, en lugar de centrarme en lo que es malo comprar, vamos a centrarnos en lo que sí que es bueno apoyar, dentro de lo posible, en las empresas que realmente están demostrando que tienen como propósito la sostenibilidad y están haciendo las cosas bien

En nuestra transición ecológica personal, tratamos de reforzar un sistema de vida insostenible per se. Intentamos comprar cosas ecológicas y sostenibles pensando que seremos capaces de cambiar las cosas, que es importante y útil. Pero, en realidad, esta transición está llena de renuncias, tenemos que ser capaces de pasar de una vida eco a una vida “distinta”.

Estamos recibiendo unas recomendaciones que no se corresponden con esa evidencia de “vida distinta”, hablamos de cambiar la bombilla o cerrar el grifo, cuando deberíamos hablar de cambiar los hábitos de consumo, de viaje, de transporte, de energía.

Por lo que es importante desaprender. Hay que revisar los hábitos y las formas de hacer, las ideas, las valoraciones que están muy aceptadas y que se basan en una visión acrítica. Es lo que se denomina el “Desaprendizaje climático

Cuando la opinión publica cambia no hay marcha atrás y ahí se abre un campo enorme para la esperanza.

Y es que luchar contra el cambio climático es también luchar contra la desigualdad. El 10% de la población más rica es responsable de más de la mitad de las emisiones y el 50% más pobre de la población solo genera el 10% de las emisiones.

¿A quién le echamos la culpa?

Hay muy poco debate de las empresas, marcas e instituciones que son responsables de las emisiones. Y es un tema que hay que poder abordar porque si no en los elementos que las personas comparten falta una pata para que haya debate. Hay que poner nombre y apellidos a las empresas que lo hacen mal y al sistema corrupto.

Quienes más responsabilidad tienen en esta crisis generan estrategias para escabullirse de sus responsabilidades.

Actúan de 3 formas:

  1. Negacionismo
  2. Mercantilización de la crisis. Nuevos nichos de mercado en base al cambio climático como forma de hacer negocio. Apuestan por la adaptación (más negocio) en lugar de poner medidas. En sectores principales como los recursos básicos de energía, agua y alimentos, los mercados financieros y seguros, las infraestructuras climáticas y la seguridad.
  3. La autoprotección de las élites.

Pero ojo, no siempre el negacionismo climático adopta la forma de la negación de la ciencia, sus artimañas van también poniéndose a favor de planes climáticos.

Para que se entienda mejor, algunas empresas gastan mucho dinero en difundir información poco veraz, y para quitarse la culpa y poder seguir con sus actividades contaminantes hablan de que es “tu” responsabilidad… el que comas de otra forma, que recicles, que no uses plásticos, etc… son mensajes tremendamente desactivadores porque siembran dudas en la gente sobre quien es el culpable y quien tiene que hacer algo. Tú puedes poner tu granito de arena, pero los responsables finales de cambiar sus procesos son esas empresas.

El principal sector de emisiones de efecto invernadero es el sector eléctrico. Los expertos afirman que sí que es posible el cierre del carbón entre 2023 y 2025 y el apagado nuclear sobre el 2024

Aunque no es suficiente con efectuar cambios en este sector, sino también en:

– El sector del transporte. Para reducir emisiones hay que electrificar el transporte en carretera y tren, con un uso más eficiente de la energía.

– La industria, es difícil de descarbonizar por las emisiones de procesos o por la energía de alta temperatura que se necesita. Podría utilizarse hidrógeno verde y fomentar la economía circular y la reducción del uso de materiales vírgenes

– Residencial. La rehabilitación energética es una forma de aumentar la eficiencia en este sector. Por ejemplo, la electrificación con bombas de calor permite alcanzar eficiencias mayores al 300%.

A través de la fiscalidad ambiental se pueden fomentar actividades menos contaminantes, grabando más las actividades que son muy contaminantes. Europa en esto nos lleva la delantera con una fiscalidad 2,4% frente a solo el 1,8% que aplica España.

Pero ¿es viable y realista la transición a un sistema 100% renovable? El organismo REN21 hizo una encuesta entre expertos del sector y un 71% estaba de acuerdo o muy de acuerdo en que era viable y realista. Aunque debido a esfuerzos económicos, apuestas políticas y cambios estructurales, parece que no es fácil y será difícil que se lleve a cabo en su totalidad.

¿Y que va a pasar?

El agua es el recurso que más se va a ver afectado por el Cambio Climático. Experimentaremos grandes sequias al igual que sufriremos inundaciones. Hoy 70 millones de personas las sufren, para 2060 las sufrirán nada menos que 300 millones. También los Ciclones extra-tropicales se incrementarán y cada vez los veremos más cerca de la península.

Pero, además, estos eventos metereológicos generan un fenómeno ‘invisibilizado’ a pesar de su gravedad, Los desplazamientos a causa del clima. El 75% de los nuevos desplazamientos de 2019 se debieron a desastres (esto no solo incluye el cambio climático, también otros fenómenos ambientales como terremotos, por ejemplo) y solo el 25% a conflictos o violencia.

La Educación Ambiental es clave

La Educación Ambiental es una estrategia pedagógica que ofrece nuevas formas de mirar y comprender el mundo con la finalidad de mejorar las relaciones de las personas con el entorno. Se sustenta en la ‘moderna’ ciencia de la Ecología, que plantea que en la naturaleza todo está relacionado, interconectado y en permanente cambio.

La educación ambiental es la herramienta para crear esa conciencia crítica, siempre y cuando esa educación ambiental no la hagan las empresas que como dice Naomi Klein “nos enseñan a no pensar.”

No hay ningún aspecto que pueda quedar fuera de la educación ambiental y es una labor complementaria de los educadores ambientales, de los docentes, de la sociedad y, por qué no, también de las empresas que han demostrado un compromiso real con la sostenibilidad.

Las empresas que hacen greenwashing no deberían ser parte de la educación ambiental porque lo que generan es confusión, pero no se las puede excluir del cambio porque normalmente su tamaño e influencia es grande y si los consumidores informados lo exigen, estas empresas serán también parte activa del cambio.

Y ¿Qué tipo de cambio queremos promover?

–        De descarbonización de la economía

–        Con las personas en el centro

–        Hacia una transición ecológica justa

–        Y con un periodo de adaptación

¿Qué sabemos de educación ambiental y cómo lo contamos?

Tenemos mucha información sobre el cambio climático, pero es evidente que no estamos sabiendo actuar.

Hace 40 años que sabemos prácticamente lo mismo del cambio climático que hoy en día… Ahora, imagínate que, salvando las evidentes diferencias, se tardara 40 años en hablar y hacer algo sobre el Coronavirus…

Hemos tenido información clara, precisa y concisa y no nos han dejado utilizarla, a pesar de que el planeta nos da señales de sobra de que estamos forzando sus límites físicos.

El mensaje del cambio climático no termina de calar porque es un tema incómodo y que parece muy lejano. Es muy probable que la imagen del oso polar famélico haya servido de excusa inconsciente para percibir que todo esto pasa muy lejos de aquí, en un sitio que no es el nuestro.

El ciudadano de a pie es un espectador de esa realidad, no hay una vinculación que lleve a la acción. Solamente somos capaces de actuar en la medida en la que nuestros propios cuerpos y libertad se ven afectadas. Hemos perdido cualquier capacidad de visión a medio y largo plazo como sociedad y hemos perdido en gran medida la empatía.

Al menos ya no se hace la pregunta de si existe o no el cambio climático. Y la perspectiva científica ha dejado muy claro que son las actividades humanas las principales causas. De forma que somos nosotros los responsables de su evolución futura, está en nuestra mano crear un futuro posible.

En 2030 llegaremos al punto de no retorno, donde dejaremos de tener el control, quizá no sea hasta el 2050 o el 2100 cuando se superen los 2º, pero superado el 2030 ya no podremos hacer nada.

Estamos a tiempo de frenar y ralentizar el cambio climático hasta el punto de podernos adaptar con ciertas garantías. Y sobre todo redistribuir esos impactos que hasta ahora se está llevando la gente más vulnerable y así entre todos seamos capaces de generar una sociedad más resistente, resiliente, comunitaria, aportando una respuesta conjunta y que no vaya solo de las acciones individuales de cada uno.

Tenemos que dejar muy claro que el consenso con respecto al Cambio Climático existe entre los científicos. Porque cuando se percibe que hay consenso los cambios son más rápidos y se actúa en consecuencia. Sin embargo, se ha alentado desde ciertos ámbitos, que son a su vez los principales responsables, para que no se perciba ese consenso respecto al Cambio Climático y eso genera preocupación e inacción.

Los medios de comunicación llevan décadas fallando en la tarea de comunicar la ciencia climática. Los periodistas tienen el rol de traductores de la información de los temas científicos, que no es fácil y por ello es importante que esos periodistas estén especializados.

Hay unas claves que se han probado útiles para comunicar:

  • La clave es que hay que estar en constante reinvención en la comunicación digital y las redes sociales, lo que te funcionaba ayer lo mismo no te funciona hoy.
  • La es que hay que descubrir las tendencias, escuchar las conversaciones y estar en constante innovación. Además de abrazar los nuevos formatos.
  • La es que hay que bajar a una comunicación sencilla, no dar nada por hecho. Los conceptos más básicos todavía no se entienden en general, si tienes la oportunidad hay que explicarlo para incluir a todo el mundo.
  • La es generar un relato envolvente y buscar una salida, buscando la canalización hacia la acción.

El activismo socioambiental protagonizado por la juventud en los últimos años ha roto con los paradigmas clásicos de la representación del cambio climático en los medios. El papel de la juventud ha sido clave.

Pero la situación que estamos viviendo con la Covid-19 demuestra la volatilidad del tema del cambio climático, que ha caído en picado en todos los medios y tiene una atención cíclica, a pesar de que la emergencia climática sigue ahí.

El problema es que se separa el medioambiente de los valores de la sociedad, de la humanidad, como si fuésemos algo distinto y separado y no formásemos parte de un conjunto global. Por eso necesitamos acciones que escuchen lo que dicen los científicos, con mensajes de esperanza y utilizar toda la creatividad que se ha usado imaginando las movilizaciones inspiradas por la juventud, para imaginar también las soluciones y la forma de construir las medidas necesarias hacia la solución. Lo que vale no es tanto el dato o la realidad, como la realidad percibida

Science is not finished until it´s communicated” (Sir Mark Walport, former uk chief scientist)

Para comunicar, es probablemente mejor centrarnos en lo local y lo concreto más que en lo general (que afecta a todo el planeta). Se ha utilizado mucho la alusión al planeta (aunque no hay que negar que es algo global), pero la alusión al planeta y a la gente en general, no moviliza.

Construir

Sobre la prioridad de políticas comerciales y de inversión, deben situarse la protección los derechos humanos y la protección del derecho ambiental internacional, son derechos que que en cualquier caso deberían estar por encima, y por tanto habría que invertir la actual jerarquía que desplaza los derechos esenciales a un segundo plano.

Tenemos que construir bajo una percepción del riesgo coherente y realista. Y es importante construir un gran acuerdo verde que sirva como modelo para la transición energética y ecológica que necesita España. Una estrategia de Green New Deal que tenga éxito en el plano político tiene que ser una estrategia que consiga decrecimiento. Si esas políticas de gobierno no consiguen disminución de Gases de efecto invernadero, de huella ecológica, de requerimiento total de materiales y lo hace desde el punto de vista de la justicia, de la equidad y del reparto de la riqueza, es una estrategia en su propósito y en lo que enuncia, fracasada.

Una estructura de Green new deal tiene que ser una estructura decrecentista.

 

Activismo

La ciencia sin activismo es impotente y el activismo sin ciencia no tiene precisión en sus reivindicaciones. Tanto los científicos como los activistas se trascienden a sí mismos. Y se necesitan mutuamente.

¡Hay que hablar de cambio climático!. Hablemos con nuestros amigos, nuestra familia y cualquier persona que se nos cruce. El contagio es hacia fuera y hacia adentro, porque también tenemos que ser honestos y hablar con nosotros mismos para hacer las cosas bien.

También tenemos que exigir que se den los medios con, por ejemplo, buenas leyes ambientales, porque tenemos el poder de hacerlo y podemos recurrir si no nos gustan.

No queremos luchar para evitar que nos pase algo malo, sino que queremos luchar para imaginar siempre un mundo mejor. Es menos transformador y efectivo luchar para resistir que para conquistar espacios.

Si queremos un mundo mejor hay que luchar por un mundo mejor, porque no va a llegar solo. Es un reto, pero juntos podemos conseguirlo.

Temas y ponentes

Si queréis centraros en algún tema concreto de los diferentes que proponen en su programa de educación ambiental, o si prefieres escuchar en concreto a algún ponente, la estructura temática está muy bien organizada.  Os cuento cómo se organiza por días, temática y ponentes:

  • Sobre cambio climático más en general, ciencia, como comunicar y recapacitar sobre los modelos de consumo, encontrarás a estos expertos:

Jesús Fidel González Rouco, Andreu Escrivà, Gemma Teso, Javier Peña, Pablo Rodríguez Ros, Pau García, María José Sanz y Laura Villadiego

  • Hablan sobre las excusas de la inacción, como se financia la información climática, la transición energética, fenómenos extremos y migraciones forzosas, ecofeminismo, estos expertos conseguirán hacerte reflexionar:

Andreu Escrivà, Sara Acosta, Mat Hope, Eloy Sanz, Marta Victoria Pérez, Jorge Morales de Labra, Jonathan Gómez Cantero, Beatriz FelipeAlicia Puleo, María Sánchez, Dina Garzón y 3 de los expertos que ya hemos entrevistado en el Blog de ClicKoala, Pedro Pablo G. May, Mar Gómez, y Mario Picazo

  • De si aún estamos a tiempo, de periodismo con perspectiva climática, nueva movilidad, consecuencias para la salud personas y ecosistemas, ecofascismos, militarización y mercantilización de la crisis, te sorprenderán muchos de los datos que estos expertos compartirán contigo:

Andreu Escrivà, Santi Sáez, Javier Martínez, Tais Gadea Lara, Isabell Büschell, Nuria Blázquez, Cristina Linares, Alberto Arce, Claudia Narocki, Nick Buxton, Unai Pascual y Nuria del Viso

  • Y sobre educación ambiental, propuestas económicas para la transformación ecosocial, Green new deal y decrecimiento, legislación, tratados comerciales y citas climáticas internacionales, así como respuestas desde la sociedad civil, aprenderás un montón de cosas de:

Paco Heras, Miriam Leirós, Sera Huertas, Yayo Herrero, Héctor Tejero, Anna Pérez Catalá, Tom Kucharz, Fernando Prieto, Ana Barreira, Fernando Valladares, Ainhara Gazteiz, Patricia HG y Javi Raboso

¡Ojo! que parece ser que ante las peticiones aun puedes matricularte y aprovechar este curso.

Os animo a que os inscribáis, es para todos, los que sabéis más y los que sabéis menos de educación ambiental y sobre el cambio climático, para que le dediquéis el tiempo que podáis.

A mí me ha merecido la pena, no solo a título profesional sino también en el personal, lo he disfrutado mucho… Al final cada uno de nosotros somos los mejores embajadores para activar cambios a nivel colectivo.

 

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La siguiente información sobre Protección de Datos debe leerse y aceptarse
Colorado Mouse, S.L. (Clickoala) es la Responsable del Tratamiento de tus datos, con la finalidad de moderar y publicar tu comentario con tu Nombre. En el siguiente enlace encontrarás información sobre nuestros Términos y Condiciones para Usuarios Koala. En ningún caso se publicará tu correo electrónico. Tienes derecho de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición al tratamiento, portabilidad y a no ser objeto de decisiones automatizadas con efectos jurídicos o que te afecten significativamente de modo similar. Puedes ejercitar tus derechos en hola@clickoala.com. Más información en nuestra Política de privacidad.