contaminación radiactiva en Hiroshima

Hiroshima, 74 años de coraje y los efectos de la contaminación radiactiva

Tiempo de lectura: 7 minutos

Hace dos años estuve allí. Es una ciudad moderna, bulliciosa pero apacible, limpia y ordenada. Que lo que generó en mí fue, sobre todo, sorpresa y admiración.

En Hiroshima sorprende la fuerza y la capacidad que tuvo la gente para recuperarse de uno de los acontecimientos más horribles de la historia. Esa fuerza se ha transmitido a las siguientes generaciones. No se ha olvidado, se ha aprendido a vivir con ello y se ha aprendido de ello.

La bomba Little Boy fue arrojada a las 08:15 horas de Hiroshima

La bomba atómica Little Boy fue arrojada a las 08:15 horas de Hiroshima

El 6 de agosto de 1945, tal día como hoy de hace 74 años, 80.000 personas murieron en 9 segundos y otras 35.000 personas resultaron heridas como resultado directo de la explosión de la primera bomba atómica lanzada, una sola bomba de 15 kilotones, que destruyó y envenenó todo dentro de un radio de 2 kilómetros. Tres días después, los estadounidenses arrojaron otra bomba nuclear en la ciudad japonesa de Nagasaki.

 

 

Poco después, sólo 10 días después, el 15 de agosto de 1945, la Segunda Guerra Mundial llegó a su fin.

A finales de 1945, las bombas habían matado a unas 140,000 personas en Hiroshima y 80,000 en Nagasaki. Desde entonces, miles más han muerto por lesiones o enfermedades atribuidas a la exposición a la contaminación radiactiva liberada por las bombas.

Hiroshima demostró rápidamente su resiliencia. Habiendo sido completamente destruida por la bomba atómica, la gente recolectó cualquier material no quemado que pudieron encontrar y comenzaron a reconstruir sus hogares y sus vidas. Gradualmente se restablecieron la electricidad, el transporte y otras funciones.

El efecto sobre el entorno inmediato es de devastación total. El calor extremo de la radiación térmica quema todo a su paso, incluidos animales, árboles, edificios y personas. Muchos de los que no murieron por radiación o quemaduras luego desarrollaron cánceres por la radiación.

La detonación

En la detonación de una bomba atómica el plutonio en el dispositivo sufre fisión, liberando enormes cantidades de energía, su explosión crea un destello cegador. Por la radiación electromagnética que emite, conduce a la formación de una bola de fuego con temperaturas cuarenta veces superiores a la del Sol, se llegan a temperaturas en el área de la explosión que alcanzan más de 10 millones de grados Celsius. Un viento aplastante causado por la explosión inicial destruye edificios y árboles a su paso. Ondas de choque y radiación intensa que sería hoy el equivalente a exponerse a miles de rayos X. Se forma una nube en forma de hongo a partir de desechos vaporizados y dispersa partículas radiactivas que caen a la tierra contaminando el aire, el suelo, el agua y el suministro de alimentos.

La detonación de una bomba atómica crea polvo radioactivo que cae del cielo al área alrededor del sitio de la explosión. Las corrientes de viento y agua transportan el polvo a través de un radio mucho mayor que la explosión inicial, donde contamina el suelo, el suministro de agua y la cadena alimentaria, causan daños ambientales de gran alcance. Salvando las distancias, el aspecto es similar al de la tierra que sufre de desertificación y sequía severas. Además, es una contaminación que permanece durante décadas.

Afortunadamente, hoy, la radiación de fondo en Hiroshima y Nagasaki es la misma que la cantidad promedio de radiación natural presente en cualquier parte de la Tierra. Y se debe a que estas bombas explotaron en el aire, a 580 metros del suelo, y todo el material radiactivo explotó o llovió.

 

La contaminación radiactiva y el desastre ecológico

Después del bombardeo atómico, se rumoreaba que nada crecería en Hiroshima durante 75 años.

Inicialmente, se sabía poco sobre las consecuencias de la contaminación radiactiva. Y no fue hasta la década de 1950, que los científicos en los Estados Unidos descubrieron que las partículas en el polvo de las armas nucleares estaban compuestas de átomos divididos que eran altamente radiactivos y peligrosos y que también podían contaminar a los animales salvajes y domesticados, así como a las plantas agrícolas.

El accidente en la central eléctrica de Chernobyl en 1986 y las bombas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945 proporcionan información sobre los efectos a corto y largo plazo de la radiación y la detonación termonuclear en el medio ambiente.

Las partículas radiactivas pueden contaminar la vida acuática como la de los peces. Supuso la contaminación de bayas y otras plantas que se encuentran en las áreas circundantes y los bosques. También se producirían mutaciones genéticas y enfermedades en las generaciones de animales y humanos después de la contaminación radiactiva. Los animales en los bosques de Chernobyl, por ejemplo, tienen altos niveles de cesio radiactivo. Y lo peor es que los científicos esperan que la contaminación permanezca así durante décadas.

Los científicos seleccionaron helechos para estudiar porque sus sistemas reproductivos primitivos son fáciles de examinar y se sabe mucho sobre la genética de helechos. Y encontraron evidencias de daño genético en muchos helechos expuestos sobrevivientes a la radiación del bombardeo atómico de Nagasaki. Llevan mutaciones genéticas inducidas por la radiación en sus células, según un equipo de botánicos estadounidenses y japoneses. La descendencia de estas plantas muestra una variedad de anormalidades y la mayoría no madura con éxito.

Los científicos descubrieron que las esporas de aspecto normal de muchos helechos de Nagasaki se convirtieron en organismos mutantes. Las células dejaron de dividirse prematuramente y no pudieron “organizarse en un gametofito efectivo”, (Para reproducirse, los helechos arrojan esporas que se convierten en organismos independientes, que los botánicos llaman gametofitos y que desarrollan órganos sexuales microscópicos que producen espermatozoides y óvulos), afirma Edward J. Klekowski, Jr., un genetista de plantas de la Universidad de Massachusetts en Amherst. En otros casos, se desarrollaron nuevas plantas de helecho a partir de los gametofitos, pero mostraron defectos como raíces incompletas u hojas malformadas. La descendencia mutante de las plantas dañadas rara vez puede reproducirse.

Un gran número de helechos genéticamente defectuosos han sobrevivido hasta ahora porque, como alternativa a la reproducción sexual, las plantas también se reproducen por clonación.

En las pruebas de los científicos, las esporas de helechos reunidos recientemente en el área de Nagasaki produjeron mutantes tres veces más frecuentes que las de helechos que crecen a 40 Km de distancia. Algunas esporas probadas eran de sobrevivientes del bombardeo en 1945, mientras que otras eran de clones de esas plantas.

El daño genético invisible era “probablemente incluso peor” entre otros tipos de plantas, según el Dr. Klekowski

Con tantas otras tareas apremiantes, nadie recopiló datos sistemáticos sobre los cambios vegetativos. Pero en los años inmediatamente posteriores a la guerra, los observadores japoneses notaron algunas anormalidades en los árboles ya que la radiación también puede debilitar y desfigurar las plantas expuestas.

La mayoría de estos árboles parecen sanos a pesar de las cicatrices por las quemaduras, pero muchos  sufrieron daños genéticos y dificultades reproductivas.

La naturaleza que sobrevivió la contaminación radiactiva

A pesar de que también miles de árboles y otras plantas vivieron la contaminación radiactiva de las explosiones atómicas, la rápida renovación de la vegetación tanto en Nagasaki como en Hiroshima había dado inspiración y esperanza a los japoneses cuando estaban aturdidos por el horror y la derrota.

 

En Nagasaki, especímenes de numerosos árboles, incluidos ginkgo, langosta negra y alcanfor, algunos de los cuales estaban a solo 600 metros del hipocentro de la explosión, resistieron el calor abrasador y aún están creciendo. En poco menos de un año, a unos pocos kilómetros del hipocentro, brotó un Ginkgo biloba entre las ruinas de un antiguo templo budista. Su fortaleza es antológica. Este árbol persiste en condiciones de poca luz y escasez de nutrientes y es altamente resistente a bacterias, hongos y virus. Su ADN es aproximadamente 3,5 veces más largo que el humano y contiene más de 40.000 genes, muchos de los cuales le sirven para protegerse de las amenazas exteriores.

Ginkgo biloba, superviviente de la contaminación radiactiva

El Ginkgo biloba es una especie de árbol con 270 millones de años. Son extremadamente fuertes. Tras el bombardeo fue una de las pocas especies que sobrevivieron, y siguen vivas hasta la actualidad.

Una tremenda fuente de coraje y esperanza fueron las primeras flores que brotaron entre los escombros carbonizados tras la bomba atómica, su consecuente contaminación radiactiva y el desastre ecológico que la acompañó. Fueron las flores rojas de las adelfas

Flor de Adelfa. La primera flor que brotó tras la bomba atómica de Hiroshima

Flor de Adelfa. La primera flor que brotó tras la bomba atómica de Hiroshima

A lo mejor ahora no caes, pero seguro que las has visto, es un arbusto que puede llegar a alcanzar los 6 metros de altura. Se desarrolla de forma muy sencilla y suele plantarse en las medianas de las carreteras, de las autovías, en zonas verdes como colegios y en otros muchos lugares públicos. Tiene flores muy bonitas de gran tamaño (con tonalidades que van desde el clásico rosa hasta por ejemplo el blanco, el rojo o el amarillo), crece muy rápido, es resistente y su mantenimiento es mínimo, pero, sobre todo, destaca también por lo venenosa que es, todas sus partes contienen algún componente tóxico . Es, en realidad, una de las plantas más venenosas del mundo.

 

En memoria

Aunque Japón tiene la capacidad tecnológica para desarrollar armas nucleares a corto plazo, no hay evidencia de que lo estén haciendo. Japón firmó el Tratado de No Proliferación Nuclear. Y el país ha sido activo en promover tratados de no proliferación.

Pero es sobre todo en esta fantástica ciudad de Hiroshima donde La Llama de la Paz, que lleva encendida desde el 1 de agosto de 1964, no se apagará hasta que todas las bombas nucleares de nuestro planeta hayan sido destruidas y estemos libres de las amenazas nucleares y la contaminación radiactiva. 

 

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Solo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La siguiente información sobre Protección de Datos debe leerse y aceptarse
Colorado Mouse, S.L. (Clickoala) es la Responsable del Tratamiento de tus datos, con la finalidad de moderar y publicar tu comentario con tu Nombre. En el siguiente enlace encontrarás información sobre nuestros Términos y Condiciones para Usuarios Koala. En ningún caso se publicará tu correo electrónico. Tienes derecho de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición al tratamiento, portabilidad y a no ser objeto de decisiones automatizadas con efectos jurídicos o que te afecten significativamente de modo similar. Puedes ejercitar tus derechos en hola@clickoala.com. Más información en nuestra Política de privacidad.