navidad ecológica

Una Navidad ecológica es posible: consejos sencillos

Tiempo de lectura: 4 minutos

Para cualquiera de nuestros lectores habituales o no tan habituales, no se le debe escapar que desde hace meses el ecologismo y la defensa del medio ambiente son tendencias tanto en los medios de comunicacion como en todas las comunicaciones de empresas e incluso instituciones. No en vano, estamos inmersos en una crisis climática y nos vemos obligados a realizar un cambio real en nuestra forma de vivir. Muchos podrían pensar que este proceso del cambio puede esperar con la llegada de las fechas navideñas. Pero la realidad es que sí es posible vivir una Navidad ecológica. No es únicamente un slogan, es una nueva forma de hacer las cosas.

Los expertos de consumo responsable y sostenible a los que hemos entrevistado coinciden en una reflexión común para lograr nuestro objetivo global de hacer un mundo más sostenible y respetuoso con el medio ambiente: dejar de comprar como si fuera un hobby y comprar lo que realmente necesitemos. Esta recomendación se hace aún más evidente en las fechas navideñas, pero si queremos una Navidad ecológica se debe empezar por este cambio de actitud de consumo. 

Pero no estamos aquí para decir lo que se debe hacer, sino únicamente para daros pequeños consejos y cambios en nuestra forma de vivir la Navidad. Así que vamos a ello.

Consejos para lograr tu Navidad ecológica

Os avanzamos que tenemos preparada una entrevista con Alberto Bachiller, autor de la web ideatumismo, y del que aprovecharemos uno de sus artículos en los que nos da algunos consejos interesantes para que todos y cada uno de nosotros podamos hacer una Navidad ecológica. Vamos a repasar sus recomendaciones y los complementaremos con otros pequeños gestos que pueden marcar la diferencia:

  1. Compra alimentos de origen local: de esta manera se producirá un descenso en las emosiones de CO2 del transporte y envasado. Además, se conseguirá apoyar a los productores locales. 
  2. Utiliza tu propia bolsa reutilizable: esto es algo que cada vez tenemos más interiorizado, aunque no siempre se hace dependiendo de los establecimientos en los que vamos a comprar. Si vamos al supermercado, entonces sí. Pero, ¿por qué no hacer lo mismo con nuestras compras navideñas? 
  3. Árboles de Navidad: Lo primero que habría que plantearse sería la necesidad de comprarlo. Nosotros no vamos a daros la respuesta, pero sí recomendaros que no se compre los árboles artificiales, ya que para su fabricación se usó mucha energía y materiales provenientes del petróleo. Hoy en día, hay muchos árboles naturales que se venden en época navideña provenientes de plantaciones forestales (no bosques) y que tras pasar esos días, pueden volver a plantarse. Hay organizaciones que se encargan de hacer esta necesaria tarea.
    Por supuesto, tenemos la opción de poder hacer nuestro propio árbol de Navidad con materiales reciclados.
  4. Recupera los adornos del año pasado: seamos sinceros, los adornos navideños dan una atmósfera especial estos días tan señalados. Sin embargo, el uso que hacemos es mínimo por lo que podemos usarlo de nuevo. Si eres de los que no te asusta ponerte a ser creativos, existen muchos ejemplos de cómo se pueden hacer adornos muy atractivos con materiales reciclados.
  5. Comprar más no hará una Navidad mejor: esto es una de las grandes verdades que debemos aceptar. Llega la Navidad y son fechas para estar con los seres queridos y compartir momentos de calidad. Y eso no tiene que ver con comprar más cosas que no necesitas.
    Pero más allá de la perspectiva del consumo sostenible, hay algunos datos económicos que refuerzan esta idea de dar un paso más allá del comprar por comprar. Si tenemos en cuenta que el salario medio de los españoles es de 1.645 euros durante el año 2019, los gastos de regalos de Navidad ascendieron durante el año 2018 a 241€, según Statista Research Department. Si a esto le añadimos los gastos en comida (173€), viajes (105€) y actividades de ocio (82€) nos ofrece un escenario económico de más de 600€ en gastos no habituales. 
  6. Envuelve con reciclados: Una de las consecuencias directas de la Navidad y sus regalos navideños son la cantidad ingente de desperdicios que lanzamos cada año. Los datos son alarmantes y reales: durante los meses de diciembre y enero se producen 1 millón de toneladas de papel y cartón. Y como cada problema tiene una solución, hay un proyecto de Swolf Group en el que incide en alternativas creativas para envolver regalos con revistas, telas o materiales reciclados. 
  7. Consumo energético navideño más controlado: otra de las consecuencias de las fiestas navideñas está en que el consumo eléctrico se dispara durante estos días. En este aspecto deberíamos tener en nuestra mente un elemento fundamental: la iluminación con luces LED. El ahorro de energía que se consigue con este tipo de iluminación es muy destacado. La combinación de una gran durabilidad y bajo consumo energético son dos razones de peso para su adquisición, a pesar de que sean más caras. En el caso de la Navidad ecológica, también se convierten en nuestros grandes aliados, ya que cada vez hay más adornos luminosos LED.

En definitiva, cuando se habla de vivir de forma sostenible es hacerlo en todos los ámbitos de la vida. No es una pose, sino un cambio en nuestro modo de comportarnos en nuestra vida. Si mantenemos unos hábitos como los que nos ha llevado a este punto crítico, el planeta dirá basta y entrará en un colapso en sus condiciones medioambientales que permite la vida de los seres humanos y de los seres vivos. Esto cambio global sería sin duda el mejor regalo posible para tu Navidad ecológica.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *