Ecología urbana

La ecología urbana: qué es y su importancia

Tiempo de lectura: 4 minutos

Te propongo un juego sencillo. Si tuvieras que elegir una de estas dos opciones en la que la ecología fuese más respetada y cuidada, ¿elegirías un espacio urbano o uno rural? Creo que todos diríamos lo mismo: el ambiente rural. Es por ello que cada vez está adquiriendo más importancia una concepción multidisciplinar: la ecología urbana. Una disciplina con un reto mayúsculo: hacer de las ciudades unos espacios sostenibles con el medioambiente. 

¿Qué es la ecología urbana?

De una forma sencilla podríamos definirla como la materia que estudia las interrelaciones entre los ciudadanos (personas que viven en una núcleo urbano) y sus interacciones con el medio ambiente

Es una disciplina en la que los conceptos de la ecología se nutren de otras disciplinas que tienen en la ciudad su principal campo de estudio. Algunos ejemplos de estas otras ciencias que influyen en la ecología urbana son urbanismo, economía, sociología o derecho, entre otros

Importancia de la ecología urbana en números

Todos hemos escuchado o leído sobre la España vaciada, sobre todo, en época de pesca electoral. Sin embargo, el uso de este concepto refleja la realidad de la población española: La gran mayoría de españoles viven en ciudades y, por eso, se le da aún más importancia a la ecología urbana. 

Hagamos una comparativa. El número de españoles que viven en municipios de menos de 10.000 habitantes fue de 9’60 millones de personas en el año 2017. Este dato significó el séptimo año en que hubo caída de población. Esto implica que, en la otra parte de la balanza, aumentó el numero de habitantes que viven en núcleos urbanos de más de 10.000 habitantes, alcanzo los casi 37 millones de personas

Esta cifra demuestra el gran reto que tenemos que hacer frente a núcleos urbanos con un gran peso demográfico y, por tanto, con mayor impacto medioambiental.

Si directamente ampliamos nuestra mirada, los números siguen siendo similares. Según datos de Naciones Unidas y el Banco Mundial, el 55% de la población mundial vive en ciudades. Según las previsiones de estas organizaciones internacionales, se espera que supere el 60% para el año 2030 la población que vive en ciudades. 

Con este contexto, se entiende la gran importancia que está cogiendo en los últimos años el concepto de la ecología urbana. 

Objetivos de las nuevas ciudades verdes

Si aceptamos que las ciudades son como un organismo en continua evolución, cada vez serán más las urbes que se adapten a la ecología urbana. Hay ciudades que se han reinventado a lo largo de siglos de existencia. En este contexto, van surgiendo nuevas ciudades que siguen las directrices de la ecología urbana. 

Las nuevas ciudades verdes que propone la ecología verde tienen como uno de los grandes retos a superar es transformar una infraestructura gris por una verde. Una evolución desde las tradicionales técnicas de ingeniería civil a la infraestructura verde basada en la ecología urbana que tiene menos huella ambiental y es más sostenible. 

Uno de los aspectos que cada vez está adquiriendo más importancia es la de inclusión de espacios verdes dentro de las ciudades. Esos pulmones naturales están adquiriendo una gran importancia. En nuestro twitter hemos ido poniendo algunos ejemplos de ellos, como el Bosque Vertical de de Milán, dos rascacielos residenciales con más de 2000 especies vegetales en la fachada. Se inauguró en el 2014.

Estos espacios verdes urbanos, además de ayudar a mejorar la calidad del aire, sirven para conservar y proteger la biodiversidad local. 

Otro de los aspectos fundamentales de la ecología urbana es el buen funcionamiento del reciclaje y la reutilización de materiales. Esto va mucho más allá de los conocidos contenedores de colores. Se trata de una tarea de educación medioambiental y una optimización de la recogida de materiales para ser reutilizados de forma sostenible. 

Promover y facilitar la movilidad sostenible. Las ciudades verdes dejan de ser para los coches y están pensadas para facilitar la movilidad no contaminante. Más espacio para los transeúntes y para los vehículos libres de CO2. Además, de esta manera también se facilita la actividad física de los ciudadanos que mejorará la calidad de vida.  

Fomentar el uso de energías renovables en las infraestructuras urbanas y facilitar el uso en los hogares. 

Estas son solo algunas de las medidas que promueven la ecología urbana, pero también están las de reducir el consumo de suelo y de recursos, respetar el ciclo hídrico. 

La Agencia de Ecología Urbana de Barcelona

Un claro ejemplo de esta importancia creciente de la ecología urbana está en la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona. Tal y como explican en su web: “un consorcio público dedicado a repensar las ciudades en clave de sostenibilidad”. Esta entidad sin ánimo de lucro busca desarrollar las herramientas necesarias para lograr una planificación y estrategia urbana que cumpla este objetivo de ciudad sostenible

En este aspecto, ponen el ejemplo de la ciudad mediterránea como un buen ejemplo de tipología de urbe, compacta y diversa, que encabece este proceso hacia la sostenibilidad. 

Ecología en el ciudadano

Pero no sólo es cuestión de los responsables políticos dar un paso hacia una ecología urbana real. También cada uno de nosotros podemos trabajar para facilitar que en las ciudades haya una forma de vivir y consumir sostenible y respetuosa con el medio ambiente

Por ejemplo, el buen uso de un recurso cada vez más escaso: el agua. No malgastar el agua es algo que cada vez está más instalado en el imaginario colectivo gracias a campañas continuadas. De igual manera, también se debe conocer el consumo responsable de la energía

El huerto urbano. No es sólo una tendencia cada vez más frecuente, es una forma de acercarse a la naturaleza y una excelente vía de dar educación medioambiental para los niños. Además, esta posibilidad te ofrece alimentos 100% ecológicos. 

Movilidad sostenible. Siempre que sea posible, deja el automóvil privado y camina. O utiliza la bicicleta y/o patinete. Son opciones excelentes que, en muchos casos, ahorran tiempo y dinero. En el caso de que el desplazamiento sea más largo, hay excelentes opciones en el transporte público y en un servicio cada vez más aceptado en la sociedad española: compartir coche, tal y como nos indicaron las 1000 personas representativas de la población española que encuestamos tratando precisamente de la movilidad sostenible. 

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *