Ecología urbana

La ecología urbana: qué es y su importancia

Tiempo de lectura: 4 minutos

Te propongo un juego sencillo. Si tuvieras que elegir una de estas dos opciones en la que la ecología fuese más respetada y cuidada, ¿elegirías un espacio urbano o uno rural? Creo que todos diríamos lo mismo: el ambiente rural. Es por ello que cada vez está adquiriendo más importancia una concepción multidisciplinar: la ecología urbana. Una disciplina con un reto mayúsculo: hacer de las ciudades unos espacios sostenibles con el medioambiente. 

¿Qué es la ecología urbana?

De una forma sencilla podríamos definirla como la materia que estudia las interrelaciones entre los ciudadanos (personas que viven en una núcleo urbano) y sus interacciones con el medio ambiente

Es una disciplina en la que los conceptos de la ecología se nutren de otras disciplinas que tienen en la ciudad su principal campo de estudio. Algunos ejemplos de estas otras ciencias que influyen en la ecología urbana son urbanismo, economía, sociología o derecho, entre otros

Importancia de la ecología urbana en números

Todos hemos escuchado o leído sobre la España vaciada, sobre todo, en época de pesca electoral. Sin embargo, el uso de este concepto refleja la realidad de la población española: La gran mayoría de españoles viven en ciudades y, por eso, se le da aún más importancia a la ecología urbana. 

Hagamos una comparativa. El número de españoles que viven en municipios de menos de 10.000 habitantes fue de 9’60 millones de personas en el año 2017. Este dato significó el séptimo año en que hubo caída de población. Esto implica que, en la otra parte de la balanza, aumentó el numero de habitantes que viven en núcleos urbanos de más de 10.000 habitantes, alcanzo los casi 37 millones de personas

Esta cifra demuestra el gran reto que tenemos que hacer frente a núcleos urbanos con un gran peso demográfico y, por tanto, con mayor impacto medioambiental.

Si directamente ampliamos nuestra mirada, los números siguen siendo similares. Según datos de Naciones Unidas y el Banco Mundial, el 55% de la población mundial vive en ciudades. Según las previsiones de estas organizaciones internacionales, se espera que supere el 60% para el año 2030 la población que vive en ciudades. 

Con este contexto, se entiende la gran importancia que está cogiendo en los últimos años el concepto de la ecología urbana. 

Objetivos de las nuevas ciudades verdes

Si aceptamos que las ciudades son como un organismo en continua evolución, cada vez serán más las urbes que se adapten a la ecología urbana. Hay ciudades que se han reinventado a lo largo de siglos de existencia. En este contexto, van surgiendo nuevas ciudades que siguen las directrices de la ecología urbana. 

Las nuevas ciudades verdes que propone la ecología verde tienen como uno de los grandes retos a superar es transformar una infraestructura gris por una verde. Una evolución desde las tradicionales técnicas de ingeniería civil a la infraestructura verde basada en la ecología urbana que tiene menos huella ambiental y es más sostenible. 

Uno de los aspectos que cada vez está adquiriendo más importancia es la de inclusión de espacios verdes dentro de las ciudades. Esos pulmones naturales están adquiriendo una gran importancia. En nuestro twitter hemos ido poniendo algunos ejemplos de ellos, como el Bosque Vertical de de Milán, dos rascacielos residenciales con más de 2000 especies vegetales en la fachada. Se inauguró en el 2014.

Estos espacios verdes urbanos, además de ayudar a mejorar la calidad del aire, sirven para conservar y proteger la biodiversidad local. 

Otro de los aspectos fundamentales de la ecología urbana es el buen funcionamiento del reciclaje y la reutilización de materiales. Esto va mucho más allá de los conocidos contenedores de colores. Se trata de una tarea de educación medioambiental y una optimización de la recogida de materiales para ser reutilizados de forma sostenible. 

Promover y facilitar la movilidad sostenible. Las ciudades verdes dejan de ser para los coches y están pensadas para facilitar la movilidad no contaminante. Más espacio para los transeúntes y para los vehículos libres de CO2. Además, de esta manera también se facilita la actividad física de los ciudadanos que mejorará la calidad de vida.  

Fomentar el uso de energías renovables en las infraestructuras urbanas y facilitar el uso en los hogares. 

Estas son solo algunas de las medidas que promueven la ecología urbana, pero también están las de reducir el consumo de suelo y de recursos, respetar el ciclo hídrico. 

La Agencia de Ecología Urbana de Barcelona

Un claro ejemplo de esta importancia creciente de la ecología urbana está en la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona. Tal y como explican en su web: “un consorcio público dedicado a repensar las ciudades en clave de sostenibilidad”. Esta entidad sin ánimo de lucro busca desarrollar las herramientas necesarias para lograr una planificación y estrategia urbana que cumpla este objetivo de ciudad sostenible

En este aspecto, ponen el ejemplo de la ciudad mediterránea como un buen ejemplo de tipología de urbe, compacta y diversa, que encabece este proceso hacia la sostenibilidad. 

Ecología en el ciudadano

Pero no sólo es cuestión de los responsables políticos dar un paso hacia una ecología urbana real. También cada uno de nosotros podemos trabajar para facilitar que en las ciudades haya una forma de vivir y consumir sostenible y respetuosa con el medio ambiente

Por ejemplo, el buen uso de un recurso cada vez más escaso: el agua. No malgastar el agua es algo que cada vez está más instalado en el imaginario colectivo gracias a campañas continuadas. De igual manera, también se debe conocer el consumo responsable de la energía

El huerto urbano. No es sólo una tendencia cada vez más frecuente, es una forma de acercarse a la naturaleza y una excelente vía de dar educación medioambiental para los niños. Además, esta posibilidad te ofrece alimentos 100% ecológicos. 

Movilidad sostenible. Siempre que sea posible, deja el automóvil privado y camina. O utiliza la bicicleta y/o patinete. Son opciones excelentes que, en muchos casos, ahorran tiempo y dinero. En el caso de que el desplazamiento sea más largo, hay excelentes opciones en el transporte público y en un servicio cada vez más aceptado en la sociedad española: compartir coche, tal y como nos indicaron las 1000 personas representativas de la población española que encuestamos tratando precisamente de la movilidad sostenible. 

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

el desastre del prestige

El desastre del Prestige: Nunca Máis

Tiempo de lectura: 3 minutos

Se cumplen 17 años del tristemente conocido Desastre del Prestige. Un momento crucial en la historia del medioambiente y de la conciencia ecológica de la población española. Por eso en Clickoala queremos repasar una de las páginas más tristes para la biodiversidad de nuestra historia reciente. 

Recuerdo como si fuera hoy aquellas imágenes de centenares de personas venidas de todo el país, e incluso de otros lugares del planeta, que se lanzaron a luchar contra esa mancha inmensa de crudo que dañó 2.000 kilómetros de costa del mar Cantábrico, afectando tanto a la costa española como la francesa y portuguesa. Sin embargo, la gran mayoría de personas eran vecinos de la zona y pescadores que veían como su forma de vida estaba siendo contaminada de muerte. 

Pero empecemos por el inicio, aunque para muchos es conocido, para otros de nuestros lectores más jóvenes, puede que no lo tengan muy presente lo ocurrido. Así que para vosotros va este resumen de lo ocurrido. 

Una decisión errónea 

El 13 de noviembre del 2002 llegó la información de que el buque petrolero Prestige había tenido un accidente provocado por un temporal a 52 km del cabo de Fisterra. Había sufrido una vía de agua. Inmediatamente se debía decidir qué hacer: si alejarlo de las costas gallegas o llevarlo justamente a la costa para que pudiera ser reparado o, al menos, controlada la potencial pérdida de crudo. 

Finalmente la decisión fue tomada por el entonces Ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, que ordenó al director general de la Marina Mercante, José Luis López, que se llevase el buque mar adentro. Esta decisión se tomó en contra de la opinión de científicos que abogaron por evitar esta vía, ya que temían lo que finalmente sucedió: que el crudo se extendiera a lo largo de kilómetros y provocase uno de los peores desastres naturales que ha sufrido España. 

Miles de kilómetros de costa gallega llena de chapapote, la biodiversidad de la zona destrozada y, según los cálculos del profesor de la universidad de Vigo, Albino Prada, con unos gastos superiores a los 1.500 millones de euros. 

Nunca Máis

A raíz de este desastre medioambiental surgió Nunca Máis, una plataforma ciudadana gallega que exigía responsabilidades por las graves consecuencias medioambientales y económicas del Prestige. 

Gracias a la presión de este movimiento se logró que el gobierno del PP equiparase a Francia en la legislación de los petroleros monocascos, mucho más sensibles a sufrir daños y provocar vertidos, en las costas de España. En sí, después de lo ocurrido con el Prestige está prohibido que naveguen petroleros monocascos en toda la Unión Europea.  

Situación actual

Según Antonio Figueras, biólogo marino vigués y Profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), las consecuencias que se pudieron esperar en el momento del desastre fueron muy pesimistas, pero la realidad es que hoy en día “el impacto es mucho menos de lo esperado al principio”.

Es importante el testimonio de Figueras, ya que fue uno de los expertos del comité científico asesor que se creó para intentar paliar el daño medioambiental y económico de la zona. Uno de los aspectos que merecen la pena resaltar es que este comité comenzó a trabajar casi un mes después del inicio del derrame continuo de petróleo que provocó tanto daño medioambiental. Fue un ejemplo más de la nefasta actuación política del caso Prestige. 

Muerte de miles de animales

Sin duda una de las consecuencias más negativas que tuvo esa inmensidad de mar de chapapote fue las muertes de miles de animales. Según un Informe presentado por la Fiscalía se indicaba que entre noviembre de 20020 y agosto de 2003 se recogieron un total de 23.181 animales de más de 90 especies de aves que estaban afectadas por chapapote. 

gaviota con chapapote

Pero no sólo fueron aves, la tragedia provocada por el fuel oil abarcó otras especies animales:

  • Cien tortugas, de las cuales la gran mayoría murieron por el efecto directo del chapapote o no superaron el periodo de recuperación
  • Tres focas grises, de las cuales sólo una sobrevivió.
  • Seis nutrias murieron.
  • Seis delfines y una ballena murieron como consecuencia directa del vertido de fuel oil.

 

Ademas, es de gran interés el artículo de Pacma sobre la sentencia del caso prestige en el que también señalan que tuvo 22 espacios protegidos de la Red Natural 2000 de la costa gallega que fueron afectados, al igual que otros 126 espacios de la Red Natura entre el Miño y el Canal de la Mancha. 

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Solo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

consumo energético sostenible

Cómo se favorece un consumo responsable de energía

Tiempo de lectura: 4 minutos

Uno de los aspectos que en Clickoala repetimos más es la necesidad de adquirir una consciencia colectiva de que debemos abrazar un consumo responsable en nuestro día a día. Hablamos de un concepto más amplio que el de las compras. También hablamos del uso del transporte u otros servicios. En este caso, vamos a hablar de cómo se favorece un consumo responsable de energía. 

Hasta que logremos una transición energética suficiente (un primer paso ha sido la derogación del incomprensible impuesto al sol) y la energía renovable y limpia sea mayoritaria, los ciudadanos debemos asumir de nuevo un papel protagonista con nuestro consumo responsable de energía tanto en el hogar como en el resto de las situaciones cotidianas. 

Origen de la energía en España

Permitidme un pequeño repaso de cómo está nuestro país en cuanto al origen de la energía. Pero es que os vamos a dar algunos datos que realmente nos deben hacer reflexionar sobre si realmente estamos haciendo todo lo posible en la tan mediática transición energética. 

Como ya sabemos España no cuenta con reservas de petróleo suficientes para abastecer las actuales necesidades del país. De hecho, dependemos de casi en su totalidad de las importaciones: el 99%. Por supuesto, a este hecho hay que sumarle las peligrosas consecuencias para el medioambiente y la salud de las personas el uso del crudo. 

Sin embargo, según este artículo de Abc en España hay reservas sin explotar tanto de gas como de petróleo. Mientras que del primero permitirían autoabastecerse durante 45 años, en el caso del crudo se limitaría a 4 años. Otra cosa bien distinta sería el daño medioambiental que produciría esta explotación. No hay que ir muy atrás para recordar el caso del fallido y peligroso almacén submarino de gas Castor.  

Ante esta situación y con las condiciones geológicas y geográficas de España, es de una necesidad urgente aumentar el porcentaje de energía proveniente de fuentes renovables y respetuosas para el medio ambiente. No en vano, la Unión Europea de la Energía avisó a España por su deficiente compromiso de energía renovable que se tradujo en  alcanzar el 20% de energía verde para el año 2020.

En este aspecto, según datos de la Red Eléctrica de España (REE) en los ocho primeros meses del año 2019 la generación renovable de energía ha alcanzado un 36% del balance eléctrico total.

Consumo energético según sectores

Según el Ministerio para la Transición Ecológica el consumo energético en España está liderado por el sector transporte (un 41’7%), seguido de la industria. Es interesante este dato, ya que tradicionalmente era la industria el sector que más energía consumía. Los hogares de los españoles están en el tercer lugar de este ranking con un 18’5%, quedando el sector servicio con un 12’5% y el 3’8% restando del consumo energético se lo reparten la agricultura, la pesca y otras actividades. Hay que tener en cuenta que son datos del año 2015. 

consumo energía según sectores

 

Los hogares españoles

Tal y como os hemos avanzado en el anterior punto, el gasto energético de los hogares españoles ha ido creciendo 3 veces por encima del crecimiento de la población. Este aumento del gasto energético hogareño empezó en la década de los años noventa hasta la última crisis económica que sufrió España (2008-2014). Este aumento de gasto energético está directamente relacionado con el equipamiento doméstico. Pero también hay que tener en cuenta el crecimiento del parque español de vehículos que ha superado los 22 millones de coches. Esto es 1’3 coches por hogar. 

En la actualidad el incremento del consumo energético de los hogares españoles, según el Ministerio para la Transición Ecológica, está equiparándose al ritmo de crecimiento de la población. Esto es debido a varios factores como la coyuntura económica, la mejora en las instalaciones térmicas de las viviendas y una mejor educación medioambiental de la población española.

Las familias de España tienen un gran peso en el consumo de energía: exactamente el 36% del consumo total de energía. Este gasto se reparte entre un 18’5% a gastos de energía del hogar y un 17% de los vehículos privados.

Algunos consejos para favorecer el consumo responsable de energía en el hogar

El gasto energético de los hogares españoles es doblemente negativo: para los bolsillos y para el medioambiente. Es por ello que os proponemos algunos consejos y pequeños gestos que pueden marcar la diferencia y reducir de una forma ostensible

Agua caliente

¿Sabías que podemos malgastar más de 100 litros de agua antes de que se caliente el agua y empezar a bañarnos? En España, tenemos un problema endémico que es la escasez de agua y la sequía no podemos permitirnos este tipo de acciones. Una de las recomendaciones básicas es que si tienes la posibilidad aisles térmicamente la tubería del agua caliente para no perder calor. Por otra parte, y como un nuevo ejemplo de sostenibilidad os damos dos opciones para aprovechar este agua en otros usos: llenar la regadera o el cubo de fregar con ese agua que se desperdiciaba. 

Calefacción

Llega el invierno y regresa el frío. Sobre todo en hogares en los que hay niños, es el momento en el que se usa mucha energía en la calefacción. Lo primero que deberíamos saber a qué temperatura deberíamos tener el termostato para disfrutar de bienestar térmico sin malgastar energía. De día, deberíamos tenerlo entre los 19º y 21º, mientras que por la noche, se aconseja que la temperatura no baje de 16º o 17º. Para hacernos una idea de la importancia de medir bien la temperatura, subir un grado de temperatura equivale a un aumento del gasto del 7%.

Otro pequeño truco para un consumo responsable de energía en la temperatura del hogar es aprovechar los días soleados para subir las persianas y que se caldee la estancia. No olvidemos que con abrir las ventanas sólo 5 o 10 minutos al día es suficiente para ventilar la casa. 

Otro de los aspectos fundamentales que explica cómo se favorece un consumo responsable de energía está en el aislamiento de las ventanas. ¡¡Hasta un 30% del calor se puede escapar por un mal cierre!!

Electrodomésticos eficientes

Sabemos que los electrodomésticos de un hogar son una inversión importante y no son fáciles de cambiar. Pero sí que en el momento en el que haya que comprar uno nuevo, es importante que se tenga en cuenta la calificación energética.
El uso de los electrodomésticos de alta calificación de eficiencia energética (categorías A+ y A++) logran un ahorro energético entre un 10% y un 50% menos de energía cada año respecto a otros electrodomésticos no eficientes.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Solo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

entrevista a JM Mulet

Entrevista con expertos: J.M. Mulet

Tiempo de lectura: 9 minutos

Entrevista con JM Mulet

Licenciado en química y doctor en bioquímica y biología molecular por la Universidad de Valencia. Hizo una estancia postdoctoral de tres años en la Universidad de Basilea (Suiza). Actualmente es profesor de biotecnología en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y dirige una línea de investigación en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas, centro mixto del CSIC y la UPV, tratando de desarrollar plantas tolerantes a sequía o a frío. Es director académico del Master en Biotecnología Molecular y Celular de Plantas. En paralelo a su labor académica e investigadora desarrolla una amplia actividad como divulgador científico. Es autor del libro “Comer sin Miedo” del que se han vendido más de 20.000 ejemplares y se ha publicado en varios países, de “Medicina sin Engaños”, “La Ciencia en la Sombra”, “Transgénicos sin miedo” y “¿Qué es comer sano?”. También es autor del blog “tomates con genes”. Escribe la sección “Ciencia sin Ficción” en “El País Semanal”. Conferenciante habitual sobre temas relacionados con la alimentación o la biotecnología y su cuenta de twitter es una de las más seguidas de un científico en activo de habla hispana. Su último libro es “¿Qué es la vida saludable?

Un químico con una sección mensual en el diario más prestigioso de España y durante dos años colaborador del programa matinal líder de la radio. ¿Están empezando cambiar las cosas para los investigadores científicos en este país?

¿En qué sentido? En que tenemos más visibilidad pública o que los medios de comunicación cuentan más con nosotros quizás sí. Supongo que todo es debido a los blogs y redes sociales que han servido para que muchos se dieran a conocer y que los medios de comunicación se fijaran en ellos. Eso sí, si la pregunta se refiere a si ahora es más fácil investigar o han mejorado las condiciones laborales la respuesta es clara. Nada está cambiando, todo sigue igual de mal.

¿Cómo se posiciona con el cambio climático antropogénico? ¿Y qué opina de los negacionistas?

Las cuestiones científicas no son como las opiniones políticas o sobre qué director de cine te gusta más. No hay posicionamiento ni opiniones, solo datos. Lo que sabemos es que la temperatura global está aumentando y hay una correlación clara con el aumento de emisiones de CO2. Que sea únicamente de origen antropogénico o pueda haber otros factores, me da bastante igual, puesto que a la hora de buscar soluciones sea antropogénico o no, tendremos que buscarlas igual. Sobre los negacionistas, si tienen mejores datos que los muestren, hasta ahora no lo han hecho, pero en un mundo en el que hay gente que piensa que la tierra es plana, cualquier cosa es posible.

Como hombre de ciencia y viendo la situación climática del planeta ¿cuál crees que sería la receta mágica para intentar paliar el cambio climático? Crees que la solución nos la tiene que dar la ciencia?

No existen soluciones mágicas, solo medidas encaminadas a no incrementarlo y a adaptarse a sus efectos. ¿La solución nos la tiene que dar la ciencia? Bueno, en 10.000 años de civilización ha demostrado ser la forma más efectiva de solucionar problemas y de hacernos la vida más fácil. Solo tienes que ver todo lo que te rodea y ver que mejoras le debes a la ciencia y cuantas le debes a ¿la espiritualidad? ¿a la política? Otra cosa es que no soy tan ingenuo para pensar que la tecnología a secas puede solucionarlo todo, hace falta apelar a la responsabilidad individual de cada persona en gestos como ahorrar energía, reciclar, disminuir el consumo de objetos superfluos y a la organización social para garantizar una correcta distribución de la riqueza y de las oportunidades entre toda la sociedad, etc…

Teniendo en cuenta que hay 925 millones de personas desnutridas y los estudios que demuestran que el cambio climático está haciendo disminuir la productividad de la cosecha, ¿qué soluciones aporta la ciencia?

Esa cifra es muy similar a la que había en los años 50 del siglo XX, con la diferencia de que en aquella época la población mundial no llegaba a 4000 millones de personas y ahora somos más de 7000. Es decir, ahora mismo está comiendo más gente que en cualquier otro momento de la historia, así que las previsiones catastrofistas de Malthus y de Paul R. Ehrlich en su libro “The population bomb” no se han cumplido. Otra cosa es que no debemos de bajar la guardia. Y sí, la ciencia está aportando soluciones en forma de nuevas técnicas de cultivo más efectivas y nuevas variedades mejor adaptadas a las nuevas condiciones climáticas, entre otras.

cosecha de arroz

Permítenos una pregunta de perogrullo, pero queremos aprovechar la entrevista a una de las voces más expertas sobre este campo. ¿Qué son los alimentos transgénicos?

Por definición legal un alimento transgénico es aquel alimento que en más de un 0,9% de su composición proviene de un organismo genéticamente modificado (abreviado OGM). Si seguimos tirando del hilo de las definiciones legales un OGM es aquel organismo que ha incorporado ADN de otro organismo mediante técnicas de ingeniería genética. Lo más divertido es que la definición hace referencia a como se ha producido el organismo, no a qué organismo es. Esto permite que se puedan utilizar técnicas para incorporar ADN de otros organismos y que como no se consideran ingeniería genética el resultado no sea un transgénico, a pesar que tienes organismos con ADN de diferentes orígenes. Esto pasa por ejemplo con los injertos o las hibridaciones. ¿Alguna vez os habéis preguntado de donde salen las sandías sin pepitas? Pues no, no son transgénicos… legalmente.

¿Existe autocrítica entre los científicos defensores de los transgénicos?, ¿se pueden hacer las cosas de otra forma para llegar a un consenso del que formen parte la UE, científicos, ecologistas, ONGs…?

¿Autocrítica? Claro, Trata de publicar un artículo en una revista de revisión por pares y verás los comentarios como van a degüello. Fuera de ese contexto, el de las publicaciones científicas, toda la regulación de los transgénicos se ha hecho en base al principio de precaución y a críticas y riesgos que han señalado los propios científicos. Respecto al consenso. Es difícil llegar a acuerdos con gente que dice cosas que no son verdad. Nada de lo que han dicho los ecologistas sobre los transgénicos es cierto. Solo hay que preguntarse una cosa ¿Dónde están los efectos sobre la salud o el medio ambiente que anunciaban hace 20 años? De hecho han tenido que ir cambiando el discurso a medida que las previsiones no se iban cumpliendo hasta llegar a algo confuso sobre economía y multinacionales, denunciado por organizaciones como amigos de la tierra, wwf o greenpeace que son multinacionales. Tampoco se puede llegar a un consenso con gente que utiliza o defiende la violencia. Los científicos que trabajamos con transgénicos hemos sufrido ataques a campos experimentales que han destrozados años enteros de trabajo, o incluso ataques personales. Hace unos años el organismo de la EFSA que regula la autorización de los transgénicos recibió un paquete bomba. ¿Recuerdas alguna condena de un grupo ecologista a estos ataques? Al contrario, los ataques a campos se han realizado o promovido por organizaciones ecologistas.

Si en Europa no se puede cultivar transgénicos para el consumo humano pero sí para la ganadería… ¿no es en sí una contradicción? ¿No estaríamos comiendo en la carne lo que las leyes quieren evitar?

Realmente no es así. En Europa se permite el cultivo de una variedad de transgénicos y la importación de más de 100. Una vez están autorizados se permite su uso para alimentación humana o animal. Otra cosa es que como la ley obliga a etiquetar los transgénicos, las grandes distribuidores no quieren utilizarlos en sus productos y se utilicen principalmente para alimentación animal. Por lo tanto la paradoja es que no lo sembramos, pero si lo importamos y lo utilizamos. Al margen de que todo el debate se centra en los transgénicos de uso agrícola. Las mayoría de medicamentos como la insulina son transgénicos y nadie se queja.

En el mundo de la sostenibilidad y el ecologismo, ¿qué papel crees que juega la ciencia y la tecnología?

Obviamente el único ecologismo válido es el que tiene base científica, lo contrario sería como conducir un coche a toda velocidad contra el muro y decir que el muro no existe que está en tu mente. Si las soluciones que se proponen desde el activismo para mejorar el medio ambiente no están respaldadas por la ciencia, son inútiles, o incluso perjudiciales. Y por desgracia lo hemos visto en temas como la energía nuclear, los transgénicos, o a más pequeña escala, en temas como el uso del glifosato. Dejo una pregunta al aire. ¿Es más ecológica Alemania desde que prohibió las nucleares? ¿Ha disminuido las emisiones de gases de efecto invernadero?

adn alimentos transgénicos

Sabiendo que el objetivo que científicos y ONGs tienen como fin hacer el mundo mejor y más sostenible, ¿no es posible encontrar aquellos puntos en común entre organizaciones como Greenpeace o Ecologistas en Acción, con científicos como tu tú que investigáis para mejorar el mundo?, en caso de que existan, ¿cuáles serían esos puntos en común?

Cuando condenen los actos de violencia contra los transgénicos o los científicos que trabajamos con ellos y lo que digan tenga base científica, nos sentamos y hablamos.

Desde muchos ámbitos, se aboga por algunos cambios en nuestra forma de vivir y consumir como una forma real de luchar contra el cambio climático. ¿Como científico qué consejos puedes darnos a los ciudadanos para aportar en esta lucha por mejorar las condiciones del planeta?

Habría que ver cuáles de los actos son efectivos y cuales simbólicos. Por ejemplo, yo utilizo bolsas de tela para ir al supermercado, pero si miras las cifras globales de consumo de plástico lo de las bolsas es un poco de risa, por lo que el tema de las bolsas de plástico es más simbólico que efectivo. Sin embargo temas como reciclar el papel y los envases sí que tiene un impacto real. Otra cosa efectiva es dejar de utilizar el coche, sobre todo en desplazamientos cortos y unipersonales. Se pueden hacer muchos gestos sencillos y todo suma.

Una de las recetas comúnmente aceptada para luchar contra el cambio climático es empezar a consumir productos sostenibles. ¿Qué tipo de productos y servicios son los más sostenibles según tu opinión? ¿Qué podemos hacer para que haya más opciones sostenibles y facilitar que la gente lo pueda comprar?

El problema es que el consumidor está sometido a una avalancha de sellos y etiquetas y es complicado separar el grano de la paja. La agricultura ecológica es un buen ejemplo. El sello ecológico no tiene en cuenta ningún parámetro de sostenibilidad y eso permite, entre otras incongruencias, que se permita vender fruta ecológica traída de la otra parte del mundo. Eso no es sostenible. De hecho, al utilizar técnicas poco efectivas , pero naturales, cuando mides aspectos como la huella de carbono o la huella hídrica te encuentras que es muy superior la de los productos ecológicos que la de los convencionales. Yo la recomendación que le daría al consumidor, en temas de alimentación es que consumiera más fruta y verdura y sobre todo de temporada. Normalmente la más sostenible será la que esté mejor de precio ya que se encontrará en el pico de producción por estar en plena temporada.

Otras entrevistas

Amaya Apesteguía

“Está demostrado que las sociedades más materialistas son menos felices”

Mar Gómez

“Las declaraciones negacionistas de Trump ponen en peligro toda la población mundial”

Pedro Pablo G. May

“Los dos principales problemas de la ecología en España son la inactividad de las administraciones y la ideologización de la actividad”

María Rodríguez

“En estos momentos no existe una empresa que cumpla con todos los Requisitos de Responsabilidad Social Corporativa”

Celia Ojeda

“La clase política debería legislar para generar un cambio sobre el consumo”

Fridays for Future

“A las personas de más edad hay que hacerles pensar en ¿qué pasará con tus hijos?”

Clickoala es un buscador de productos y servicios sostenibles confiables. Remarcamos el concepto confiables, porque no existe un sello o certificación único que garantice al ciudadano que está consumiendo de forma ética. ¿Podrías decirnos algunos sellos o certificados en los que sí se puede confiar? Y en el otro lado de la balanza, ¿has detectado alguno que no cumpla con lo que prometen validar?

Habría que ir caso por caso, el problema no es tanto que el sello cumpla o no cumpla, sino que la gente entienda lo que significa cada sello. Por ejemplo el sello ecológico solo te dice que todos los pesticidas y fertilizantes que se han utilizado en el cultivo son de origen natural. Nada más. Y la gente asocia ecológico con sostenible, local o saludable y en ninguna parte del reglamento dice nada de eso. Otros son más divertidos, como el de agricultura biodinámica, que es el monopolio de una determinada empresa y que se basa en los postulados de una escuela místico/filosófica llamada antroposofía. Cuando alguien compra algo biodinámico lo único que le garantizan es que han puesto cuernos de vaca rellenos de estiércol en el campo o que han enterrado calaveras en el lecho de un río para que los astros sean propicios (y esto no es broma ni exageración). Dicho esto, el sello ecológico o biodinámico tampoco implica apto para veganos, ya has visto que muchos preparados biodinámicos se basan en partes de animales y en el vino ecológico se permite la utilización de clara de huevo y de gelatina de pescado. Otros sellos, en cambio, como el de comercio justo me parecen mucho más claros y confiables.

¿Qué referente nos recomiendas entrevistar para poder compartir consejos sobre consumo responsable? ¿Qué pregunta le harías?

Entrevistad a alguien de comercio justo y preguntadle como garantizan esa justicia. Me parece mucho más interesante eso y que aporta mucho más a la sociedad que un plátano ecológico cultivado con productos naturales, pero cosechado por un jornalero en Ecuador trabajando en condiciones de semiesclavitud,

 

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Solo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

ejemplos economía circular

Ejemplos de economía circular en España

Tiempo de lectura: 3 minutos

Hace unos días os explicamos la necesidad de pasar de la economía lineal a la circular. Ahora queremos explicaros ejemplos de economía circular que se han puesto en funcionamiento en España. Son casos reales que permiten acercarnos al objetivo de Reducir- Reutilizar-Reciclar. Las famosas 3R y paradigma de una forma de vivir más respetuosa con el medioambiente.

En la actualidad sabemos que aún estamos en este proceso embrión de cambio. Hay aún mucho trabajo de concienciación y educación medioambiental por realizar pero en la actualidad hay algunos ejemplos que nos dan esperanzas de que las cosas van por el buen camino.

Puede que estos ejemplos no signifiquen cambios realmente estructurales y generales de la sociedad pero sí significan que cada vez hay más personas y empresas concienciadas con el cambio que propugna la economía circular.

3 Ejemplos de economía circular en España

Podríamos enumerar, por fortuna, bastantes casos exitosos de economía circular pero como no queremos convertirlo en un listado inacabable nos centramos en tres casos bastante diferentes tanto en su idea como en su desarrollo:

Donaciones de Tablón de Anuncios

La empresa escuchó a sus usuarios y decidieron crear una nueva sección de la web para que se pudiera donar cosas que ya no necesitaran. Es una sección cuya función es hacer de nexo entre las personas que quieren donar material y aquellas ONG’s o asociaciones que recogen material. Uno de los puntos interesantes de este servicio es que dan una segunda vida a una gran cantidad de materiales y objetos que normalmente se lanzan a la basura (como se hace en la economía lineal).

¿Qué se puede donar? Pues casi de todo: ropa, calzado, libros, muebles, electrodomésticos, juguetes, cosas del hogar, electrónica, etc… Eso sí, todo el material debe estar en buen estado.

Sin duda, una excelente plataforma para poder facilitar donaciones de todo tipo a asociaciones cercanas a la persona que quiere desprenderse de ropa u otro objetivo pero que no sabe cómo.

Tablón de anuncios: donación

Eko-rec

Esta empresa guipuzcoana que se ha especializado en el reciclaje de las botellas usadas hechas de PET, es decir, el plástico con el que se fabrican la mayoría de botellas de agua y refrescos. De este material, Eko-rec produce 3 tipos de productos fabricados con materiales reciclados y que facilita ser reciclables:

Productos para el automóvil: transforma 25.000 toneladas de PET en alfombras y bandejas de los maleteros de los coches.
Sector alimentario: Lámina de PET en la que se colocan alimentos o bocadillos.
Sector Packaging: Lámina de PET para el sector del packaging.

EkoRec cómo fabrican

Yor

Esta empresa vitoriana ha logrado varios premios por su innovación. Desde su fundación se ha dedicado al diseño y fabricación de equipamiento tanto para los parques infantiles como el mobiliario urbano. En los últimos años han dado un paso hacia la sostenibilidad y utilizan maderas que cuentan con certificación de gestión forestal FSC ó PEFC o el suelo de seguridad fabricado con material proveniente de neumáticos reciclados.

En este esfuerzo por ser transparentes y respetuosos con el medio ambiente instalaron en Vitoria el primer parque ecodiseñado con el cálculo de la huella de carbono.

huella de carbono de parque infantil hecho por YOR

Son únicamente tres ejemplos de economía circular que explican perfectamente las 3R: REDUCIR – REUTILIZAR – RECICLAR. Por suerte, tanto en España como en el resto del mundo cada vez hay más ejemplos de empresas que prefieren apostar por una forma de ofrecer servicios y productos pensando en el medio ambiente. Y en Clickoala queremos darle visibilidad. Seguro que conoces a más ejemplos de economía circular, ¿nos explicas alguno?

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Solo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

ENTREVISTA A ALBERTO VIZCAINO

Entrevista con expertos: Alberto Vizcaíno

Tiempo de lectura: 10 minutos

Entrevista con Alberto Vizcaíno

Alberto Vizcaíno es licenciado en Ciencias Ambientales con 19 años de experiencia asesorando a empresas. Participa en programas de formación y conferencias sobre producción y consumo sostenible. Desde 2007 es el “culpable” del blog Productor de Sostenibilidad, origen del libro “Pero… ¿tiene arreglo?: 10 años de reflexiones sobre sostenibilidad.

En tu web personal, alvizlo.es, te defines como: profesor, bloguero, ambientólogo. Pero nos quedamos con lo siguiente: identificas oportunidades de mejora para el desarrollo sostenible. ¿Es España un país en el que se pueda vivir de crear sostenibilidad?

España es un país peculiar, con unas características únicas que le han permitido, históricamente, desarrollar modelos de producción y consumo respetuosos con el entorno. Es el país que cuenta con más territorios declarados como Reserva de la Biosfera, una figura de la UNESCO que reconoce a los lugares que son modelo de conservación de la naturaleza en equilibrio con actividades humanas, ejemplos de desarrollo sostenible. Podemos y debemos mantener y ampliar esos modelos de uso del territorio que permiten crear sostenibilidad.

¿Qué tipo de empresas son las que deben liderar el cambio hacia la sostenibilidad en España?

La realidad empresarial en España es muy variada y compleja. Contamos con una amplia base de pequeñas y medianas empresas, presencia de corporaciones internacionales, iniciativas familiares que lideran sectores de actividad a nivel mundial y cada vez más emprendedores. Las cooperativas y la economía social también juegan un papel importante en la actividad económica de nuestro país. Las grandes corporaciones arrastran, con sus criterios para elegir proveedores, sus estrategias comerciales y sus políticas de personal, a otras muchas organizaciones. También tienen capacidad de influir en la opinión pública y los procesos de toma de decisiones, condicionando políticas públicas.

Todas las empresas pueden liderar cambios, si bien el nivel de responsabilidad es diferente en función del impacto de las distintas organizaciones en las variables de la sostenibilidad: económica, ambiental y social.

¿Podrías explicar a nuestros lectores en qué consiste ser un consultor ambiental?

Consultor ambiental es un profesional que, desde una formación multidisciplinar de base científica y con criterios técnicos, ayuda a las organizaciones a identificar sus aspectos ambientales significativos e integrarlos en su gestión. Ayuda a las empresas para mejorar su desempeño en cuestiones que van del consumo energético o de materias primas a la prevención de residuos o la reducción de emisiones de efecto invernadero. Todo ello sin perder de vista las variables económica y social.

Nos parece muy interesante tu denuncia sobre la falta de datos auditados de la gestión de residuos en los contenedores de colores. ¿A quiénes crees que interesa esta opacidad? ¿Por qué crees que se permite? 

La opacidad en la gestión de residuos interesa a todo el sistema de producción y consumo, desde los fabricantes a los usuarios finales. Es una forma de tener la conciencia tranquila: no miramos qué pasa realmente con los residuos, simplemente confiamos en que otros hacen algo interesante con ellos, cuando en realidad no tenemos claro dónde acaban los residuos que depositamos en los contenedores de colores. Por supuesto el destino será más halagüeño que si los tiramos en cualquier parte o no los separamos adecuadamente, pero cada vez hay más dudas de que realmente estemos reciclando lo que algunas organizaciones declaran que se recicla.

Se permite como forma de mantener una situación que empieza a manifestarse como insostenible, para evitar cambios en un modelo de producción y consumo con el que grandes corporaciones consiguen dominar la información que recibimos, condicionando nuestras decisiones de compra en detrimento de otros modelos más sostenibles.

Pero los residuos sólo son un indicador de la insostenibilidad de nuestras decisiones: compramos cosas baratas que se estropean pronto o que vienen en grandes cantidades de envases y embalajes de usar y tirar. La cantidad de basura que generamos se relaciona con la calidad del trabajo de quienes producen lo que consumimos, la sobre explotación de recursos naturales, las emisiones de efecto invernadero causadas por el tránsito de mercancías… un resido abandonado recorre muchos kilómetros por todo el planeta antes de convertirse en un feo contaminante de nuestros ecosistemas.

 

 

contenedores reciclaje

Si hablamos de reciclaje, uno de los materiales críticos es el plástico. Más allá del objetivo inmediato de la lucha contra el plástico de un solo uso, ¿cuál crees que debería ser el siguiente paso?

Creo que falta mucho por hacer. El plástico es un material fantástico pero estamos abusando de él hasta el punto en el que está presente en nuestra sangre, nuestra orina o nuestras heces. Envasar alimentos en plástico permite conservarlos, transportarlos, almacenarlos, distribuirlos, exponerlos en estanterías y llevarlos en el maletero del coche. Este esquema nos ha llevado a un modelo donde lo que comemos viaja miles de kilómetros, durante semanas e incluso meses, antes de llegar a nuestro plato.

Puede estar bien para algunos productos, pero está generando el abandono de usos tradicionales del territorio en todo el planeta y contribuye a la pérdida de biodiversidad. En vez de consumir productos locales y de temporada, con dietas variadas y adaptadas a la capacidad productiva de nuestro territorio, estamos sobreexplotando recursos en lugares concretos del mundo, desplazando a las poblaciones locales y eliminando sus ecosistemas naturales. Todo para tener todo el año tomates que no saben a nada, bollería industrial con aceite de palma o tacos de beicon frito para echar a la ensalada.

La vuelta a los envases reutilizables es un paso necesario para evitar el impacto de los residuos, pero también para reforzar el papel que juegan los productos de proximidad en la sostenibilidad del modelo de consumo, generando empleos de calidad y reduciendo los kilómetros que recorren los productos que compramos.

Recientemente, dos gigantes como Coca-Cola y Pepsi abandonaron la Asociación de la Industria del Plástico. ¿Algo está cambiando en las grandes multinacionales?

Este paso no supone un cambio significativo, es la respuesta a una creciente presión social, pero, en el caso concreto de estas corporaciones no implica un verdadero cambio. Sí hay otros ejemplos de empresas que toman decisiones importantes dentro de sus modelos de negocio para avanzar en materia de sostenibilidad. El ejemplo lo dan aquellas que apuestan por incorporar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y adaptan sus modelos de negocio para poder avanzar hacia ellos.

El caso de las corporaciones de refrescos, que venden un producto con alto impacto para la salud de las personas que lo consumen y el medio ambiente, tiene difícil solución. Básicamente lo que ha cambiado con estas corporaciones  es que se han apuntado a la corriente de las falsas noticias. El orden de las palabras es clave. Sería una noticia si estas corporaciones anunciasen que dejan de utilizar envases de usar y tirar en su modelo de negocio, pero ¿qué importa que dejen una asociación americana que se dedica a estudiar un material que, por otro lado, seguirán utilizando cada vez más? Insisto en lo de la asociación americana porque, en España, estas empresas siguen financiando las organizaciones que hacen posible el uso de plásticos de usar y tirar y que atacan activamente a quienes plantean alternativas al modelo actual de gestión de residuos de envases.

Así pues, lo que ha cambiado es la capacidad para dominar el discurso y crear la sensación de que hacen algo por el planeta mientas mantienen un modelo de negocio insostenible, con un alto impacto en términos económicos, sociales y ambientales. Invierten mucho dinero en proyectos cuya finalidad es evitar la crítica y desmontar el activismo contrario a sus intereses comerciales.

Eres muy activo en redes sociales. En Clickoala tenemos la sana ambición de poder llegar a toda clase de público, tanto con intereses medioambientales como los que aún no lo tienen. ¿Crees que las redes son el mejor medio para poder llegar al gran público?

Supongo que para una gran corporación, una persona famosa o una agencia de comunicación sí, pero para una persona particular, como es mi caso, no lo son, salvo cuando alguien como vosotros recoge el mensaje y lo amplifica. Internet sí permite compartir información e inquietudes con un entorno ampliado de personas que, de algún modo, pueden establecer relaciones con gente a la que, de otro modo, ni siquiera conocerían. Pero las herramientas sociales de Internet son modelos de negocio en los que sólo se llega a todos los usuarios como se hace en los medios tradicionales: invirtiendo en potentes campañas de publicidad. 

Has comentado que una de las soluciones a la crisis medioambiental actual es que los consumidores tomen decisiones de compra más sostenibles y de cercanía. ¿Qué crees que falta para que una mayoría de consumidores acojan este tipo de consumo sostenible?

Es complicado. Faltan opciones e información. El modelo nos tiene sumidos en una vorágine que no nos deja ver las alternativas que tenemos a nuestro alcance. Nos metemos en el coche para ir a hacer la compra una vez cada quince días y escapar de la ciudad una vez al mes. O encargamos la compra por Internet y luego nos encerramos una hora en el gimnasio.

Quizá podríamos resolver muchas de nuestras necesidades paseando por el barrio, dedicando una tarde a la frutería, otra a la charcutería. O el sábado por la mañana a hacer la compra en el mercado. Pero nos hace falta tomar conciencia de que con nuestras decisiones contribuimos a mejorar los barrios y ciudades que habitamos o externalizamos pobreza y miseria hacia el resto del planeta y nuestro propio futuro.

Falta que cada persona se pare a pensar en si tiene opciones de hacer las cosas de otra forma. Está bien protestar contra las frutas y verduras plastificadas, pero basta con acercarse a una frutería de barrio para encontrar esos productos a granel. Y de mucha más calidad que en el hipermercado. ¿Tenemos ganas de encontrar el momento para comprar sin envases de plástico o nos conformamos con subir fotos a Instagram?

Otras entrevistas

Amaya Apesteguía

“Está demostrado que las sociedades más materialistas son menos felices”

Mar Gómez

“Las declaraciones negacionistas de Trump ponen en peligro toda la población mundial”

Pedro Pablo G. May

“Los dos principales problemas de la ecología en España son la inactividad de las administraciones y la ideologización de la actividad”

María Rodríguez

“En estos momentos no existe una empresa que cumpla con todos los Requisitos de Responsabilidad Social Corporativa”

Celia Ojeda

“La clase política debería legislar para generar un cambio sobre el consumo”

Fridays for Future

“A las personas de más edad hay que hacerles pensar en ¿qué pasará con tus hijos?”

Mario Picazo

“Si un producto es bueno para combatir el cambio climático, pero inalcanzable económicamente, desaparecerá y quedará en el olvido”

 

Parece que en el mundo empresarial sale rentable entrar en conceptos como la sostenibilidad y la defensa del medio ambiente. A veces está claro que es sólo marketing o relaciones públicas, pero en otros casos, existe un interés real. ¿Cómo podemos ayudar al consumidor a discernir entre unos y otros?  

Existen varias formas de diferenciar lo que es propaganda verde y lo que es una verdadera a puesta por la sostenibilidad. Se puede reconocer fácilmente un discurso vacío porque no se refiere al modelo de negocio de la organización que lo emite. Suelen ser mensajes grandilocuentes que no hablan de las materias primas, la mano de obra, los procesos industriales o los residuos de esa empresa. Desvían la atención a otras cuestiones que están fuera del alcance de su actividad.

En la década de los años noventa la Unión Europea puso a disposición de empresas y consumidores una serie de instrumentos para evitar el engaño basado en la creciente conciencia ambiental de los consumidores. Son tres reglamentos de cumplimiento voluntario que permiten acceder a distintivos ambientales a las organizaciones que verdaderamente apuestan por la sostenibilidad: Etiqueta Ecológica, para productos de consumo como ropa y calzado, electrodomésticos, productos de limpieza, alojamientos turísticos…; Reglamento EMAS de Ecoauditoría y Ecogestión, que no se refiere al producto pero sí al impacto que genera la actividad de la empresa; agricultura ecológica, que garantiza la producción de alimentos aplicando criterios científicos para la preservación de los ecosistemas productivos.

Estos sellos permiten diferenciar a empresas con mensaje verde y aquellas otras que realmente estudian el ciclo de vida de los productos o servicios que ponen en el mercado e integran cuestiones sobre sostenibilidad en su cadena de valor. Así, la Etiqueta Ecológica Europea para el textil incluye criterios que van desde el origen de las fibras de los tejidos a las condiciones de la mano de obra que fabrica las prendas que se acogen a este distintivo.

Clickoala es, entre otras cosas, un buscador de productos sostenibles y éticos tanto para el medio ambiente como para las personas. Nos basamos en sellos y certificaciones validados por expertos. Y queremos aprovechar que eres una referencia de la sostenibilidad para que nos puedas recomendar algunos que consideres son confiables.

Personalmente sólo me fío de los que se basan en un reglamento de rango legal y requieren de algún tipo de intervención por parte de la Administración. Son, como comentaba antes, Etiqueta Ecológica Europea, Reglamento EMAS y Agricultura Ecológica.

También son interesantes aquellos basados en estándares ISO o UNE que requieren certificaciones por organizaciones independientes acreditadas por ENAC.

A partir de aquí se abre un amplio abanico de sellos privados que certifican distintas cosas desde diferentes puntos de vista. Algunos se basan en estándares ISO, otras tienen el apoyo de organizaciones sociales y ambientales, lo que me inspira mucho respeto y me ayuda a decidirme por esos productos.

En otros casos estamos ante sellos de un sector o de una corporación, que si bien pueden ser igual de rigurosos o más que los anteriores, no responden tanto a un interés colectivo como a la necesidad concreta de una o varias empresas.

Si hay algo que hemos podido comprobar de tus mensajes es que te mojas. Podrías confesarnos algunos sellos o certificaciones que consideras que no son fiar.

 Me sobran enemigos, por lo que me vais a permitir que no nombre sellos concretos. En general las autodeclaraciones de la industria cosmética y las certificaciones de la industria textil me parecen sospechosas. En la guerra contra el plástico de un solo uso han florecido certificaciones sobre tejidos que no garantizan el origen de la materia prima o las condiciones de las personas que los trabajan. Son certificaciones que ocultan aspectos que no soportarían una revisión bajo el esquema de la Etiqueta Ecológica Europea.

También está el caso de sellos que me merecen toda la confianza, como FSC –sobre gestión forestal sostenible- pero que se utilizan de manera perversa sobre algunos productos, como es el caso de los envases de cartón para bebidas. Los briks con envases complejos, que tienen varios tipos de plástico, aluminio y cartón. Son difíciles de reciclar, tanto que actualmente en España no se reciclan al 100%, pero cuando se acogen a FSC, que sólo afecta a la parte del cartón, se ponen en el mercado como una solución ecológica y renovable que dista mucho de la realidad.

fsc en tetabrik

¿Qué referente nos recomiendas entrevistar para poder compartir consejos sobre consumo responsable? ¿Qué pregunta le harías?

Tengo muchos referentes en materia de sostenibilidad, tanto desde el punto de vista personal como profesional y en la mezcla de los dos ámbitos. Preguntaría a Mercedes Gutiérrez cómo se consigue que una gran corporación asuma, como modelo de negocio, la responsabilidad de equipar hogares sostenibles. O a Cristina Freire cuando va a volver a España a aplicar en casa todo lo que está consiguiendo fuera. También le preguntaría a Isabel Vicente cuándo podremos leer un libro suyo sobre cómo reducir el impacto ambiental de nuestros hogares. O a Leire por su apuesta por una vida analógica. A Eduardo Perero cómo se conjugan los egos del sector ambiental a Sergio Tirado y José Luis López sobre la temperatura ideal para una climatización sostenible y a Alberto Navarro la pregunta definitiva ¿podemos salvar el mundo comiendo filetes de ternera?

 

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Solo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

economía lineal y circular

Economía lineal a circular, una transición necesaria

Tiempo de lectura: 3 minutos

O se evoluciona o no hay futuro. Disculpad mi contundencia, pero a las pruebas me remito. La crisis climática apenas está empezando a reflejarse en la vida del planeta y las consecuencias están siendo ya terribles en todos los ámbitos. Pero si no reaccionamos inmediatamente sólo podrá empeorar y de forma dramática. Esta apocalíptica introducción sólo sirve para reflejar la inminente necesidad de hacer un cambio de la economía lineal a la economía circular. 

¿Qué es la economía lineal y circular?

La economía lineal se podría considerar como la hija de la Revolución Industrial. Este paradigma económico se basa en que tanto la producción como la demanda es constante, los recursos naturales y energéticos infinitos. En términos de conceptos, se podría resumir en producir-consumir-tirar, aunque hay quien prefiere extraer-fabricar-eliminar. 

En cualquier caso, se trata del sistema económico aún reinante y, por supuesto, es un concepto económico desfasado en muchos aspectos. Pero el principal daño está en el medio ambiente. Creemos que estamos inmersos en un proceso histórico en el que el capitalismo ha exprimido al máximo los recursos naturales sin medir las consecuencias. El consumir y comprar como paradigma de felicidad.  

Consecuencias de la economía lineal

Un ejemplo de lo insostenible de esta economía lineal está en que se ha incrementado hasta por tres veces el uso de recursos naturales desde 1970. Son datos ofrecidos por el Informe de Recursos Globales realizado por el programa de la Onu para el Medio Ambiente. Y lo peor es que esta tendencia sigue en alza. 

Este informe, además, pone el dedo en la llaga con datos. En la última mitad de siglo la población mundial se ha duplicado (y se espera alcanzar los 9.300 millones de habitantes en el año 2050) y, como hemos dicho, se ha triplicado la extracción de materiales, ocasionando el 90% de la pérdida de biodiversidad, además de la generación de la mitad de los impactos climáticos.  

Ante este panorama tan negativo, llegó la economía circular. Si bien no es la solución para todos los problemas tanto medioambientales como socioeconómicos, sí ofrece un nuevo paradigma mucho más amable con una forma de vivir sostenible y respetuoso con el medioambiente y los seres vivos. 

¿Qué es la economía circular?

Como contraposición al consumismo que propulsó la economía lineal, nos encontramos con la economía circular. 

Se trata de un modelo económico que rompe la necesidad continua de nuevos recursos para producir bienes y servicios y a la vez un cambio de actitud respecto al consumo y al desperdicio de energía, agua y materias primas. Se trata de un modelo circular de producción y consumo en el que se conserva los recursos naturales. 

Los grandes defensores de la economía circular asimilan este sistema económico a la naturaleza, ya que en un hábitat natural no hay vertederos. De una forma absolutamente orgánica hay recursos naturales el sol y el agua hace nacer y crecer las plantas, que son consumidas por los animales y al morir se convierten en nutrientes que regresan a la tierra para continuar con un ciclo perfecto. Son ecosistemas que se retroalimentan por sí mismos.

Y aquí está la clave de la economía circular: la sostenibilidad. Es un sistema económico que se basa en las 3R: Reducir Reciclar Reutilizar. De esta forma, se consigue cambiar el usar y tirar por uno más realista y respetuoso. 

Freno a la Economía circular en España

Como si de un jarro de agua fría ha llega la realidad y sus números. A pesar de las bondades reales de la economía circular, en nuestro país ha descendido de una forma alarmante. La tasa de circularidad, que es la proporción del material recuperado y que ha vuelto a la economía, en España ha pasado del 10’4% en el año 2010 a tan sólo el 7’6% en el año 2015

Y si nos comparamos con nuestros países vecinos, este dato aún es más pesimista. En Europa la tasa de circularidad alcanza el 11’7% según el último informe de la Fundación Cotec. 

Pero seamos realistas… estamos hablando de una transición de un modelo económico que ha dominado durante 200 años. No podemos pretender que el cambio se haga de forma inmediata ni fácil. Queda mucho trabajo de información y educación medioambiental para que todos nos convenzamos que debemos y necesitamos vivir en un sistema económico sostenible y respetuoso con el planeta. 

Es por ello que es clave los buenos ejemplos de economía circular para que se conviertan en un aliciente para hacer un cambio de mentalidad drástico y pasar del cuanto más mejor a cuanto más sostenible y duradero mejor. Sólo tenemos un planeta, ya es hora de cuidarlo. Y para ello hay que pasar de la economía lineal a circular.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Solo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

premios goldman

Premios Goldman: los anónimos héroes medioambientales

Tiempo de lectura: 3 minutos

Somos conscientes que tenemos ante sí grandes retos medioambientales que superar. La crisis climática es grave. Por eso, es tan importante sentir el coraje y la inspiración de algunas personas que, con su ejemplo, nos demuestran que se pueden hacer grandes cosas si nos lo proponemos. Son personas que trascienden y nos evidencian que con determinación todos podemos proteger el medioambiente y la biodiversidad. Hace unas semanas os explicamos los ejemplos del niño de 9 años Ryan Hickman y el del indonesio Sadiman. Pero, ¿conocías que existen unos premios internacionales para las grandes hazañas medioambientales? Se les conoce como los premios Nobel de la protección ambiental. Son los Premios Goldman.

¿Qué son los premios Goldman?

Tal y como indican ellos mismos en la web de la Fundación Medioambiental Goldman, Los Premios Goldman son los premios para los activistas comunitarios más importantes del mundo. Se entrega cada año a personas que destacaron por sus acciones medioambientales comunitarios. Este matiz es importante, el de las acciones en comunidad, ya que deben convertirse en inspiración para otras personas en el objetivo de proteger el planeta. 

El Premio Goldman es elegido por un jurado internacional formado por organizaciones e instituciones medioambientales de todo el mundo y por 150 expertos de 70 países.

Estos premios fueron fundados por el matrimonio filántropo Goldman en 1990 en la ciudad de San Francisco. Lo llamaron el Premio Ambiental Goldman y hoy en día tiene un gran prestigio no sólo en el mundo del ecologismo y el activismo, sino en toda la sociedad civil

Estos premios tienen otra particularidad que demuestra su espíritu de globalidad: se premia a una persona de cada una de las seis regiones continentales habitadas del planeta. Esto es:  África, Asia, Europa, Las Naciones Insulares, América del Norte, América Central y América del Sur. De esta forma, se puede dar visibilidad a las diferentes regiones y sus problemas. 

El Premio Goldman español

España tiene un único galardonado con un Premio Goldman. Se trata de Pedro Arrojo. Nacido en Madrid en 1951. Docto en Físicas y profesor de la Universidad de Zaragoza. Su gran campo de investigación es la economía del Agua. Ganó el premio en el año 2003 gracias a la combinación de su destacado trabajo científico y su compromiso social a favor del medio ambiente y del desarrollo sostenible, principalmente dirigido a frenar el Plan Hidrológico Nacional del año 2001

Para aquellos que no lo recuerden ese Plan, que nunca se llevó a cabo, consistía en la construcción de presas y trasvases de ríos de flujo natural. Arrojo defendió que la política hidráulica del país debía basarse en la conservación, el reciclaje y alternativas más sostenibles para la agricultura. 

Berta Cáceres: Premio Goldman

No podríamos acabar de hablar de los Premios Goldman sin hacerlo de una mujer extraordinaria que pagó con su vida su lucha y activismo. Berta Cáceres recibió en el año 2015 el premio por su defensa de los derechos de los Lencas. Pero su defensa por el medioambiente empezó mucho antes. Fue en 1993 cuando cofundó el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras para defender causas medioambientales, el rescate de la cultura indígena Lenca y mejorar las condiciones de vida de la población de esta región. 

Su lucha medioambiental se centró en su oposición a la privatización de los ríos y los proyectos de presas hidroeléctricas financiadas por empresas internacionales. También se opuso de forma frontal contra proyectos mineros y madereros. 

Un año después de recibir el galardón, ya de madrugada varios hombres armados entraron en el domicilio de Berta Cáceres y dispararon sin mediar palabra matando a la activista hondureña e hiriendo al ecologista mexicano Gustavo Castro, que logró sobrevivir al fingir que estaba muerto.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Solo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

Alimentación

Panorama de la alimentación 2019

Tiempo de lectura: 4 minutos

Uno de los aspectos básicos para la vida es el acceso a una alimentación suficiente. En eso estamos todos de acuerdo. Sin embargo, hay millones de personas que no tienen cubierto este derecho básico tan ligado a la propia supervivencia. Es por ello que se celebra el Dia Mundial de la Alimentacion y es un buen momento para analizar la situación actual de la alimentación en varios aspectos que consideramos importantes.

El día mundial de la alimentación se celebra el 16 de octubre de cada año. Es una fecha elegida para dar visibilidad a acciones para solucionar el problema del hambre que sufren millones de personas. Es, sin duda, una de las fechas del calendario de las Naciones UNidas con más seguimiento, ya que se celebran actividades en 150 países de todo el mundo.

Huella ecológica de los alimentos

Antes de iniciar nuestro repaso de la situación de la alimentación en plena crisis climática, nos gustaría poner en contexto esta actividad que por necesaria no deja de ser mejorable. Pongamos tan sólo dos datos sobre la huella ecológica de los alimentos:

  • Si se cumplen las previsiones de un mayor consumo de alimentos procesados y de origen animal en los países de bajos ingresos y medianos, el daño medioambiental producido por el sector alimentario pasaría del 50% al 90%.
  • En la humanidad ha habido un total de 6.000 especies de plantas cultivadas para la alimentación; sin embargo, en la actualidad únicamente 8 especies proporcionan más del 50% de la calorías diarias.

La paradoja de la alimentación

La actual sociedad refleja de forma más contundente que nunca la disparidad de acceso a la alimentación. En los países con la renta per cápita más alto, a nivel general, tiene una población con problemas de salud relacionados con el sobrepeso. Sin embargo, en el otro lado de la moneda, nos encontramos a los países pobres o en vías de desarollo que tienen el el déficit alimentario uno de sus principales problemas.

En números aún es más rocambolesco esta situación:
Más de 672 millones de adultos y 124 millones de niños y niñas padecen obesidad. Y lo más hiriente es que ya hay más de 40 millones de niños menores de 5 años con sobrepeso.
Por el contrario, hay más de 800 millones de personas que padecen hambre. 150 millones de niños menores de cinco años padecen retraso del crecimiento y más de 50 millones están afectados por la emaciacion. Recordemos que la emaciación es la pérdida involuntaria de más de 10% del peso corporal (particularmente de masa muscular) y por lo menos 30 días ya sea de diarrea o de debilidad y fiebre.

El reto está en nutrir todo el planeta mientras se cuida el planeta

Incidencia del cambio climático en la alimentación

Como ya explicamos de forma más extensa en el post titulado Agricultura y cambio climático: consecuencias, la producción de alimentos se están viendo afectados de forma muy clara por el aumento de la temperatura y el resto de efectos del cambio climático.
Lo que se ha demostrado es una reducción contundente tanto de la cantidad como de la calidad de la producción de muchos cultivos. Pero si abrimos el foco de análisis también podemos comprobar que el aumento de la temperatura provoca escasez de agua, modificando la biodiversidad de los océanos y provocando a su vez un descenso tanto de la cantidad como del tamaño del pescado.

La alimentación ecológica

Hay muchas posibles definiciones, algunas muy completas y complejas, pero consideramos que una buena definición podría ser la siguiente:
Se trata de un tipo de alimentación que sólo usa ingredientes que se han logrado con métodos de producción que respetan el medio ambiente, el bienestar animal, y proteje la salud de los consumidores. Es un tipo de alimentación en la que no se usa componentes químicos ni un exceso de aditivos.

A priori la alimentación ecológica podría ser la mejor opción sin matices. Sin embargo, sí los hay. Sobre todo cuando tenemos en cuenta el crecimiento de la población y, por tanto, la necesidad de alimentación de cada vez más personas en el mundo. La producción de alimentación ecológica no es tan productiva como la más moderna, usando tecnología y avances propios de la industria alimentaria actual. Y es aquí cuando todos deberíamos plantearnos este aspecto. La respuesta no la tenemos en Clickoala, pero siempre es bueno escuchar todas las partes implicadas. Por eso, os recomendamos que no os perdáis nuestras entrevistas con expertos.

Etiqueta Ecológica de alimentos

Si en algo Clickoala está muy concienciado es en diferenciar entre los sellos y certificaciones ecológicas confiables de las que son mero marketing (ya sabéis, subirse a la ola de lo ecológico está de moda). Por eso, nos gustaría remarcar algunos de estos sellos más reconocidos por su eficacia:

Ecolabel. Ya os hemos hablado de Ecolabel con más profundidad AQUÍ, pero de forma resumida estos son sus puntos más destacados:
Produce menos CO2 en su proceso de siembra y cosecha.
Uso eficiente de los recursos.

Agricultura ecológica: Comisión Europea. Productos orgánicos producidos en la Unión Europea. Se certifica que son orgánicos por agencias u organismos autorizados por la UE y que cumplen una serie de requisitos sobre cómo debe ser producidos, transportados y almacenados.

Estos son dos de los sellos que proporcionan más confianza sobre lo que proponen. Pero eso no significa que no haya más. Eso sí, en el mundo del consumismo moderno hay demasiado humo, y es muy importante que todos nosotros sepamos diferenciar cuáles son auténticos de los que no. ¿Podrías recomendarnos alguno?

 

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Solo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

Entrevista a Mario Picazo

Entrevista con expertos: Mario Picazo

Tiempo de lectura: 7 minutos

Entrevista con Mario Picazo

Mario Picazo lleva dedicado a la meteorología desde los 12 años. Estudió matemáticas y climatología en la Universidad de Nuevo México, EEUU y se doctoró en meteorología y geografía en la Universidad de California Los Ángeles (UCLA). Ha trabajado en los informativos de Mediaset como jefe de meteorología durante 20 años. En la actualidad es meteorólogo y experto en cambio climático con eltiempo.es y The Weather Network. También compagina su trabajo en otros medios de comunicación con su puesto de profesor de cambio climático en UCLA.

Empezamos con una pregunta que te ha hecho tu compañera Mar Gómez: ¿Crees que tan sólo tenemos 18 meses para poner remedio a la situación que tendremos en un futuro debido al cambio climático?

Creo que nuestro tiempo ha caducado hace ya años, pero todo lo que podamos hacer, lo antes posible, para evitar que la señal de cambio climático se siga amplificando a pasos agigantados, valdrá la pena y mucho.

En las últimas semanas, como desgraciadamente ya viene siendo habitual en verano, los incendios están arrasando millones de hectáreas. Sin embargo, se está comprobando que la virulencia de los incendios son extraordinarios. ¿Está detrás de esta intensidad el cambio climático? ¿Podrías explicarnos cómo influye?

Cada incendio tienen condicionantes diferentes, pero en general los ingredientes que los alimentan son cada vez más energéticos. Los vaivenes meteorológicos causados por el cambio climático ayudan bastante. Por ejemplo, una primavera muy lluviosa, seguida de un verano con numerosas olas de calor y baja humedad, que secan esa abundante vegetación rápidamente. Esa es la gasolina de estos devastadores incendios, y en muchos casos se originan por actividades humanas voluntaria o involuntariamente.

 

entrevista a Mario Picazo: analiza los incendios

En este sentido, ¿Son los incendios en el Amazonas uno de los desastres naturales más graves de los últimos años?, ¿podemos hacer algo las personas que vivimos a miles de kilómetros para evitarlos?

Amazonas, África, el Ártico, todos suman y son graves porque en todos ocurre lo mismo en mayor o menor proporción. Quemamos un sumidero de dióxido de carbono fundamental para el planeta y a la vez liberamos grandes cantidades del mismo gas para calentar la tierra aún más. Es fundamental entre otras cosas que apoyemos a las organizaciones que realmente hacen algo para evitar que gobiernos y multinacionales sigan practicando políticas nada favorables y que promueven cada día más, los miles de incendios que se registran a diario.

Nos pareció curioso, cómo pasaron más de 15 días desde que se habían iniciado los incendios en el Amazonas cuando se informaba en los grandes medios de comunicación en España. ¿A qué crees que puede ser debido esto?, ¿se le está dando la importancia que se merece a la noticia?

Como muchos otros temas relacionados con el medio ambiente o clima, hasta que empieza rodar la pelota y entra en el debate gente de peso, no se mueve tanto el tema. Luego también hay temas que se camuflan todo lo posible por los intereses político-económicos que hay detrás. Los incendios del Amazonas llevan años ocurriendo, aunque este ha sido un año excepcional, y eso quizá ha disparado las alarmas y ha puesto a los medios en movimiento aunque tarde. Se le tendría que dar mucha más importancia a este tema para que la acción sea global y no solo regional o local.

¿Cómo crees que será nuestro día a día dentro de 20 años con la crisis climática en la que estamos inmersos?

Para muchos será normal, porque los humanos nos adaptamos poco a poco a todo nuevo patrón climático lo que va llegando y dejamos atrás el pasado climático. En cualquier caso no será como hoy, tendremos que lidiar con un clima más extremo en muchos aspectos, pero confío y espero que nuestro día a día por lo menos sea mucho más eficiente energéticamente hablando.

Te proponemos un juego. Uno de fantasía y de ciencia ficción. Eres el presidente del gobierno: ¿qué medidas pondrías en marcha para atenuar el cambio climático?

Todas las posibles dentro de la capacidad económica de mi país. Luchar contra el cambio climático antropogénico no tiene que convertirse en una lacra para la sociedad de un país. Todo lo contrario, tiene que potenciar muchas cosas buenas, desde desarrollo económico, a mejoras laborables o salud. Propondría una economía más circular con la prioridad de recortar emisiones de gases efecto invernadero.

Hay evidencias de que la sociedad está madurando en su acercamiento y conocimiento del cambio climático. ¿Crees que falta liderazgo por parte de la clase política para apuntalar esta transición?

En algunos casos sí, y hay que hacer un esfuerzo extra para que todos sepamos lo que esta pasando realmente con el clima y como aportar nuestro grano de arena para que ese cambio no sea tan grande. Otro gran problema es que la bandera de algunos políticos implica negar ese cambio climático. Por eso entre lo primero y fundamental está que un determinado partido político no tenga que llevar etiqueta alguna en lo que se refiere a cambio climático o medio ambiente. Tiene que ser igual para todos, siempre apoyado por el rigor científico que avale lo que realmente está ocurriendo con nuestro clima y apoyando las soluciones más eficientes en todos los aspectos.

Se incide mucho en los pequeños gestos que debe hacer el ciudadano para paliar las consecuencias del cambio climático.  Pero durante muchos años se nos ha repetido que el consumo era bueno para la economía, el trabajo y el desarrollo del país, ¿qué parte de responsabilidad crees que tenemos los consumidores en esta situación que estamos viviendo?

Tenemos muchas, aunque al final muchos piensan que ese pequeño gesto tampoco va a marcar la diferencia y lo dejamos pasar. Pero si sumamos los miles de millones de gestos que todos los terrícolas podemos en global hacer una, dos o tres veces al día, la diferencia puede ser abismal. Por eso creo, que la responsabilidad en el fondo sí es nuestra, y empieza puertas adentro. Luego todo lo que podamos hacer para apoyar proyectos de cualquier tipo, ya sean políticos, económicos o sociales que sumen en la misma dirección también será positivo.

En ClicKoala creemos que la información fácil es la clave para que el consumidor entienda las consecuencias de sus compras y se pueda plantear seriamente cambiarlas, sin embargo, existe mucha información confusa y contradictoria, como son las campañas de green washing, que no lo ponen fácil, ¿qué fuentes de información fiables y fáciles de entender recomendarías a la gente para que sepan que está pasando en el mundo y puedan ser consumidores conscientes?

Es cierto que en ocasiones la información es escasa, confusa o se contradice. Todas las marcas, las fuentes de información o las campañas de concienciación, deben llegar al mayor número de personas posible de una manera eficiente y con rigor. Los medios de comunicación son en ocasiones los que distorsionan la información en busca de audiencia de manera que luego una buena parte de la población acaba no creyéndose mucho de lo que se publica. Como profesor e investigador en este campo, siempre he sido partidario de basar mi información en lo que publican los expertos que investigan el cambio climático, y usando fuentes lo más rigurosas posible.

Otras entrevistas

Amaya Apesteguía

“Está demostrado que las sociedades más materialistas son menos felices”

Mar Gómez

“Las declaraciones negacionistas de Trump ponen en peligro toda la población mundial”

Pedro Pablo G. May

“Los dos principales problemas de la ecología en España son la inactividad de las administraciones y la ideologización de la actividad”

María Rodríguez

“En estos momentos no existe una empresa que cumpla con todos los Requisitos de Responsabilidad Social Corporativa”

Celia Ojeda

“La clase política debería legislar para generar un cambio sobre el consumo”

Fridays for Future

“A las personas de más edad hay que hacerles pensar en ¿qué pasará con tus hijos?”

Nuestro buscador mostrará sólo productos sostenibles y respetuosos con el medioambiente y los seres humanos. Queremos dar visibilidad a empresas que lo están haciendo realmente bien.  Como consumidor, experto y gran comunicador, ¿qué consejos nos das para llegar a la gente y que ClicKoala ayude a frenar el cambio climático?

Primero contar las cosas como realmente son. Cuantificar el impacto del cambio climático y la solución que se le puede dar. Así la gente tiene una escala de referencia que le permite analizar, comparar y actuar en la medida posible. Utilizar fuentes rigurosas para que la gente pueda confiar en esa información y hacerla amena y didáctica para que no desconecten de ella y busquen más.

¿Cómo podemos orientar al consumidor en sus compras para frenar el cambio climático? Por ejemplo, ¿les recomendarías que se fijaran en algún sello, certificado o cualquier otra característica?

Es una manera de seleccionar el producto, seguir sellos que realmente se comprometen con lo que dicen, que marcan una diferencia real y no solo piensan en lo comercial. Para eso hay que informar a la gente lo mejor posible sobre cuales son, y hacer un esfuerzo para que se vea esa información con frecuencia vía distintas plataformas. Todo esto también hay que hacerlo pensando en el bolsillo del consumidor. Si un producto es bueno para combatir el cambio climático, pero inalcanzable económicamente para muchos, desaparecerá y quedará en el olvido.

¿Y tienes alguna recomendación sobre lo que no se debe comprar o se debería reducir su consumo todo lo posible?, ¿hay algún certificado o sello que no merece tu confianza?

Hay muchos, desde los que se han elaborado contaminado lo menos posible, hasta los que son reciclables cien por cien. Yo eliminaría el plástico lo antes posible, haría los vehículos híbridos,  eléctricos o limpios en general, mucho más accesibles económicamente para el consumidor. Empezaría a potenciar mucho más el uso de energías limpias y a reducir el uso de carbón y gas natural. Todo suma y hay tanto que hacer que no sabría por donde empezar y hasta resulta agobiante. He trabajado muchos años como embajador de la marca Made in Green, una etiqueta limpia que llevan solo aquellas prendas que se han fabricado sin contaminar y sin explotación humana. Por desgracia aún no es tan abundante como debería serlo, pero es un buen ejemplo del tipo de etiqueta que deberíamos ver un la mayoría de los productos que consumimos a diario.

¿Qué referente nos recomiendas entrevistar para poder compartir consejos sobre consumo responsable? ¿Qué pregunta le harías?

Sigo de muy de cerca las opiniones de un buen grupo de científicos que comunican de una manera magistral todo lo relacionado con el problema de esta crisis climática en la que estamos inmersos. Os recomendaría hablar con varios, pero en lo alto de la lista esta por ejemplo Michael Mann, profesor de meteorología de Penn State University, compañero de gremio y científico de máximo rigor. También es un gran comunicador de temas relacionados con el consumo responsable y su relación con la desaceleración del cambio climático. Le haría mil y una preguntas pero entre ellas una que me inquieta más, ¿crees que los humanos seremos realmente capaces de evitar que la tierra se convierta en un planeta de climas extremos incómodo de habitar en una décadas?

 

 

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Solo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.