donde tirar el aceite usado

¿Dónde tirar el aceite usado?

Tiempo de lectura: 4 minutos

La cultura del reciclaje es medianamente joven. Por poneros un ejemplo, el primer contenedor en España fue uno verde (reciclaje de vidrio) en Barcelona el 10 de febrero de 1982. Por tanto, un gran porcentaje de la población no nació con este conocimiento ni esta cultura arraigada de dar otra vida a productos y materiales. Pero si eres un millennial sí, ya no tienes excusa, ya que llevamos décadas inmersos en campañas de información y educación sobre reciclaje. Sin embargo, todavía hay cuestiones que no quedan claro. Hoy intentaremos contestar a una de ellas: Dónde tirar el aceite usado.

En cierta forma, creemos que al tratarse de un elemento tan usual y cotidiano en nuestro hogar podría creerse que no debe tener un tratamiento de recogida específico. En todas las cocinas hay aceite y se usa a diario. Mi oráculo particular para el tema de la cocina, mi madre, no sabía dónde tirar el aceite usado. Y eso me ha hecho pensar que quizás no era tan conocido como me imaginaba. En otro ámbito del hogar, ocurre algo similar con el mal uso del inodoro. Y en ambos casos, el gran perjudicado es el mar. 

Cuánto contamina el aceite usado?

Cuando hablamos que el aceite es un supercontaminante del mar, seguro que os preguntaréis si es exagerado o no. Más que opinar nosotros, lo mejor es lanzar las cifras. Que por si solas son un alegato más poderoso que el más encendido de los discursos.

Un solo litro de aceite usado puede contaminar hasta 40.000 litros de agua. Repetimos la cifra porque es lo suficientemente grave para que se nos quede grabada en la memoria: 40.000 litros de agua. Esta cifra equivale al agua que consume una persona en su hogar durante todo un año. Esta cifra la defiende un estudio del Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia.

Hay otra cifra que se ha convertido en un ejemplo perfecto del poder contaminante del aceite: una gota de aceite puede contaminar mil litros de agua. Ambas cifras son totalmente alarmantes, sobre todo, si tenemos en cuenta que 2/3 partes del aceite usado en España va a las alcantarillas, donde irá a parar al mar. 

Dónde tirar el aceite usado

Y ahora es cuando llega el quid de la cuestión. Entramos a la cocina y nos proponemos preparar un delicioso plato de patatas fritas. Ponemos la sartén en el fuego y echamos aceite… bastante aceite, por cierto. En unos minutos, ya tenemos el plato en la mesa con salsas para el que guste. 

¿Pero qué hacemos con el aceite que hemos usado? Algunos dirán que se puede utilizar y que lo ponga en un pote para reutilizarlo. Bien, pero, ¿cuántas veces puedes utilizar el aceite sin que sea insalubre? 

Y es cuando nos asaltan las dudas. ¿Dónde tirar el aceite usado? Lo primero, no hay que lanzarlo en el fregadero. Como hemos explicado anteriormente, esto provocaría una gran contaminación en el mar. 

Hay que esperar a que el aceite se enfríe y depositarlo en un envase (a poder ser que sea de material reciclable). Una vez dicho envase esté lleno, entonces llevarlo a uno de estos dos espacios que deben estar cerca de ti:

  • Puntos limpios: ya os hablamos de los puntos limpios como la excelente opción para depositar los residuos que no se pueden dejar en los tradicionales contenedores de colores. Y en el caso del aceite usado se puede depositar allí mismo. 
  • Contenedor naranja: puede que no sea tan conocido como los contenedores de color azul, verde, amarillo, pero cada vez es más frecuente verlo en nuestras calles con su llamativo color naranja. Su función específica es la de ser el depósito de todo el aceite usado de los hogares. 

Una advertencia necesaria: no se debe mezclar el aceite de cocina, con el aceite de motor o aceite industrial. Deben tener envases independientes y llevarlos a los mismo puntos citados. Pero, repetimos, ¡no mezclarlos! 

¿Qué se hace con el aceite usado recuperado?

De momento ya sabes algunas cosas importantes sobre el aceite usado. Lo principal es su gran poder contaminante en el agua. Y, en consecuencia, la necesidad de depositarlo en algunos de los puntos limpios de tu ciudad o en el contenedor naranja habilitados para su recogida. 

Pero, ¿qué se hace con el aceite usado que se recicla? Esa es una pregunta cuya respuesta debería acabar de mentalizarte sobre el cambio definitivo en el tratamiento del aceite usado.

El aceite reciclado tiene una amplia y variada gama de usos, pero antes de poder ser reutilizado tiene que pasar por una etapa de “pureza”. Una vez se ha realizado un proceso de filtraje y limpieza de componentes externos como materiales pesados, queda como resultado una base regenerada y que se puede utilizar de nuevo para otros usos

El principal uso del aceite reciclado es hacer biocombustible para motores Diésel. Así que imaginaros, no únicamente estamos ofreciendo una nueva vida al aceite con el que freímos sino que sirve para apoyar la movilidad sostenible, ya que se trata de un combustible que reduce hasta un 80% las emisiones de efecto invernadero. 

Otros usos son para la producción de abonos, cercas, cremas, jabones, pinturas, etc.. Y lo que es más importante, evitaríamos la contaminación de nuestros mares.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos?

 

entrevista a fernando prieto

Entrevista con expertos: Fernando Prieto

Tiempo de lectura: 8 minutos

Entrevista con Fernando Prieto


Doctor en ecología por la Universidad Autónoma, 8 años de profesor asociado de ecología de la Universidad de Alcalá, y San Pablo CEU. He sido asesor del presidente del gobierno. He trabajado en el ministerio de medio ambiente y empresas privadas siempre relacionado con medio ambiente, aguas, bosques, biodiversidad, energía, ocupación de suelos y cambio climático. En total más de 30 años dedicado a sostenibilidad en proyectos tales como el plan hidrológico nacional, campo de tiro de anchuras que daría lugar al PN de Cabañeros, plan de infraestructuras el transporte, inventarios de emisiones, etc…

La primera pregunta es obligada: ¿Podrías explicar qué es y qué hace exactamente el Observatorio de la sostenibilidad?

El Observatorio de Sostenibilidad pretende ser referencia y una fuente de análisis y datos científicos, basados en la mejor ciencia disponible, independientes e imparciales de la más alta calidad en temas de sostenibilidad. Nuestra misión y responsabilidad continua es comunicar nuestros hallazgos a los decisores, las empresas y la audiencia más amplia posible.

Permítenos la oportunidad que nos brindas con esta entrevista para preguntarte precisamente sobre el objetivo del Observatorio de la sostenibilidad: ¿Cuál es el diagnóstico de esa radiografía real, veraz e independiente de la situación de España en temas de sostenibilidad?

España presenta graves problemas respecto a la emergencia climática, falta de empleo, de tejido productivo innovador, un sistema educativo deficiente y una sanidad que deja mucho que desear y todo ello con graves problemas de desigualdad, pero también grandes potencialidades que se pueden convertir en grandes oportunidades en diversidad de ecosistemas que son claves para la alimentación e industria agroalimentaria, una costa espectacular que puede servir para un turismo responsable, sol y viento para no depender de nadie en energía, biodiversidad, clima y una población, aunque envejecida, con grandísimas potencialidades.

¿Habéis sufrido algún tipo de presión externa a la hora de la elaboración y publicación del informe anual del Observatorio de la sostenibilidad?

No, pero con el informe de las empresas más contaminantes (que más CO2 emiten) que ahora ya se ha normalizado, sí que existen ciertas tensiones con la lista de las ganadoras y las que más han mejorado cada año y los medios en que se publica. Otro informe por ejemplo donde se detallan las fechas cuando se deben de recuperar las concesiones hidroeléctricas, que se deben de devolver al Estado en el plazo de 75 años digamos que no gustan en determinados intereses creados.

Sin duda eres una de las voces con más criterio y experiencia en ecología y sostenibilidad en España. Desde 1993 en que te doctoraste en Ecología has visto la evolución de esta materia. ¿Cómo ha cambiado en estos años el interés por la sostenibilidad por parte de la sociedad española?, ¿y qué empujón necesita para ganar más protagonismo?

Muchas gracias. Sin duda ha habido una gran mejora en el interés y la percepción de la sostenibilidad en estos 30 años. La mayoría de la gente ya siente cada vez con más crudeza la emergencia climática, la necesidad de conservar la biodiversidad, proteger el lobo o el creciente problema de los residuos. Por ello es necesario ese empujón que señalas para que realmente se adapte el país al cambio climático, tome medidas para proteger la biodiversidad o para lanzar la economía circular. Son necesarias medidas radicales de coraje por parte de las empresas, colectivos, gobiernos, campañas de publicidad, que nuestros políticos y referentes sociales den ejemplo y también una herramienta muy interesante propuesta por Extinction Rebellion que ya se adopta en Francia o el Reino Unido que son las Asambleas ciudadanas para que el conjunto de la población proponga y adopte soluciones sobre sostenibilidad ante la magnitud y urgencia del reto y la inacción de los políticos y empresas.

Otras entrevistas

Amaya Apesteguía

“Está demostrado que las sociedades más materialistas son menos felices”

Mar Gómez

“Las declaraciones negacionistas de Trump ponen en peligro toda la población mundial”

Pedro Pablo G. May

“Los dos principales problemas de la ecología en España son la inactividad de las administraciones y la ideologización de la actividad”

María Rodríguez

“En estos momentos no existe una empresa que cumpla con todos los Requisitos de Responsabilidad Social Corporativa”

Celia Ojeda

“La clase política debería legislar para generar un cambio sobre el consumo”

Fridays for Future

“A las personas de más edad hay que hacerles pensar en ¿qué pasará con tus hijos?”

¿Lo que está ocurriendo con el COVID-19 a nivel nacional y mundial está opacando el foco mediático y social que había conseguido la lucha contra el medio ambiente y la sostenibilidad?

Creo que no. La Covid-19 sin duda nos ha hecho despertar de la importancia de un futuro más seguro, y de lo que nos puede venir encima y aquí es imprescindible “aplanar la curva del clima”. También nos ha hecho conscientes de la capacidad de los estados y de las empresas para adaptarse y tomar medidas radicales ante una emergencia. Por otra parte también de que se pueden tomar medidas y notar soluciones en relativamente poco tiempo como en las mejoras en la calidad del aire por ejemplo en las ciudades o en la visualización de biodiversidad. Es de esperar que una vez encarrilada la pandemia se tomen medidas inteligentes contra el cambio climático por parte de la comunidad internacional, por cada país, comunidad autónoma o ayuntamiento. Nadie quiere un futuro inseguro, peligroso o insostenible.

¿Qué podemos hacer para evitar que se agraven en España dos grandes problemas ambientales, que están muy relacionados, como son la desertificación y los incendios forestales?

Efectivamente, son dos temas muy graves y están muy relacionados con el agua que es la tercera parte de la ecuación. No podemos permitir que todos los años ardan 50 mil hectáreas sin control y haya habido años de 450 mil. La reiteración de los incendios forestales como está sucediendo en España origina erosión, y posteriormente puede desembocar en desertificación. El fuego ha estado siempre en el mediterráneo y existe una gran diversidad de situaciones, pero la existencia de masas continuas de cultivos forestales como eucaliptos, pinus radita o pinus pinaster en el norte de España están posibilitando el gran mega incendio forestal en el país como se ha visto en Australia. La falta de ordenación, de gestión tradicional y de mosaicos están favoreciendo que se desencadene este gran incendio en los próximos años. La solución son las especies autóctonas, la gestión tradicional de los ecosistemas forestales, la creación de mosaicos, de ordenación forestal, etc.

Se habla de la Recuperación Verde de Europa. ¿crees que los gobiernos tomarán la iniciativa o se dejarán llevar por la inmediatez?

Sin duda tienen que tomar las medidas más inteligentes que coinciden con un futuro más sostenible y que implican el Green New Deal y, sin duda, habrá que decrecer en algunos temas como. por ejemplo, el número de turistas o las hectáreas de regadíos, o el número de coches vendidos al año. Europa capitaneada por Alemania está tomando decisiones para un futuro más sostenible. Ahora bien, por ejemplo, en la obligatoria apuesta por las renovables, se pueden tomar decisiones como realizar grandes plantas solares y dar dinero a solo unas pocas grandes empresas o por el contrario generar empleo y poner cientos de miles de placas solares, o es mejor y más barato reforestar las cuencas y fijar el suelo que gastar dinero en inundaciones posteriores. Pero por ejemplo, ahora España debe decidir si apoya o no el sector aéreo con ayudas por ejemplo a Air Europa que se va vender a IAG en unos meses. La aviación supone el 3,5% de las emisiones totales.

En una entrevista comentaste que la gran apuesta ciudadana en la lucha contra el cambio climático sería la instalación de tejados solares en sus casas. ¿Crees que el estado debería subvencionar este cambio? ¿Existen ya casos de éxito en el mundo?

Sí, sin duda, es mucho más inteligente poner 1 millón de placas solares en otro tanto millón de hogares y comunidades de vecinos que instalar grandes campos de solares sobre zonas de forestales y rurales. Además, crearía empleo y bajaría el precio de la electricidad de una forma importante. Es la opción por una energía descentralizada y más barata y sería muy importante en este país para lucha contra la pobreza energética. Además, disminuiría la dependencia energética que sigue siendo todavía muy elevada (de un 75% frente a un 52% en la UE) para ver la magnitud de este tema y nuestro absurdo subdesarrollo en el país del sol, solo hay que comprobar que Alemania tiene 1,4 millones de tejados solares, el Reino Unido 800 mil, Italia 600 mil y nosotros ¡¡10.000!! California también celebró hace poco su primer millón de tejados solares y Australia es otro caso de éxito.

Otro elemento que la ciudadanía puede protagonizar es el consumo responsable. ¿Cómo crees que se puede hacer una transición del consumo actual al consumo sostenible?

Hay varios temas clave, uno de ellos es la alimentación, tiene que haber una alimentación sana, basada en productos lo más ecológicos posibles y con el menor uso de pesticidas y fertilizantes. Esto permitirá luchar contra la obesidad y además orientará la agricultura y ganadera industrial hacia modelos mucho más respetuosos con el medio ambiente. El tema de las macro granjas en España, por ejemplo, está teniendo unos impactos brutales sobre aguas, vertidos, olores,… Otro tema importante es la reutilización y reuso de todo tipo de aparatos para impulsar la economía circular, o conectar los residuos de las industrias como materias primas para otras, haciendo bolsas de subproductos, o aprovechar la materia orgánica de nuestros residuos para fertilizar las tierras con adecuados tratamientos.

¿Cuáles consideras que son los colectivos, organizaciones o instituciones que deben liderar la transición ecológica?, ¿y cuáles son aquellas que frenan este proceso?

Upton Siclair ya decía: “Es difícil conseguir que un hombre entienda algo, cuando su salario depende de que no lo entienda”. Se observa que muchos colectivos tradicionales están intentado retrasarla porque pierden sus posiciones de privilegio. Pero el proceso es imparable. Las energéticas están entendiendo poco a poco el proceso, aunque queda por erradicar el gas. Sin embargo, las petroleras todavía no han iniciado la reducción de sus emisiones. Como colectivos sociales lo más importante en los últimos 25 años son sin duda la aparición de colectivos de gente joven y comprometida como Extinction Rebellion o Fridays for future que pueden dinamizar este proceso de una forma mucho más relevante hoy que los grupos ecologistas tradicionales.

Clickoala es un buscador de productos sostenibles que vienen avalados por sellos y certificaciones ecosociales confiables. ¿Podrías recomendarnos algún sello de los que consideres más fiables? ¿Y de los que no confías?

Es un trabajo muy interesante que realiza Clickoala, recomendar a los consumidores las marcas o productos más sostenibles. Cada área es un mundo y no dispongo de información de la multitud de sellos y certificaciones, Sin duda, el tema de la agricultura ecológica y el sello de la SEAE me parecen muy serios, en certificación forestal me parece mejor FSC que PEFC aunque al certificar masas de cultivos forestales ha cometido un importante error, etc.. La certificación de aceite de palma sostenible por ejemplo no tiene nada que ver con la sostenibilidad. BP tenía todas las certificaciones posibles y originó el mayor vertido de la historia. En empresas es interesante el estándar que esta marcando ahora Sustainability Accounting Standards Board. Con los bancos es todavía más complicado, no sabría cómo recomendar un banco sostenible o una gran financiera sostenible a pesar de lo que se autodenominen ellos. El tema es muy complicado y sería muy interesante su investigación.

Nos gustaría mucho que nos recomiendes a alguien que consideres puede aportar conocimientos sobre consumo responsable. ¿Y qué le preguntarías?

Recomendaría a Fernando Valladares, que es científico y que, sin duda, puede dar la visión de la ciencia y el rigor a un tema tan complicado como puede ser el consumo responsable.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos?

 

madera reciclada

La madera reciclada una tendencia que cuida el planeta

Tiempo de lectura: 4 minutos

Reciclar es una de las 3 R de la ecología, junto a reducir y reutilizar. La sociedad es cada vez más consciente de la necesidad de reutilizar los recursos que extrae del planeta, ya que la forma de vivir actual utiliza muchos más recursos de los que en un año natural ofrece la naturaleza. Y en el caso de la madera reciclada es todavía más importante el reciclaje, ya que estamos hablando de no talar árboles. verdaderos pulmones del planeta y uno de nuestros grandes aliados en la lucha contra el cambio climático, además de ser el hábitat de millones de especies.

Estamos inmersos en un momento en el que los árboles se antojan como auténticos pilares para la supervivencia del planeta. Los incendios forestales gravísimos que ha padecido el planeta en los últimos meses (los incendios generaron en 2019 un total de CO2 equivalente a 19 veces las emisiones totales de España en un año), no hace más que señalar la importancia capital de cuidar cada bosque y cada área forestal. La madera reciclada aparece de esta forma como un aliado fundamental en el cuidado y la permanencia de los árboles. La tala de árboles indiscriminada debe convertirse en un recuerdo del pasado.

De todas formas, existe una certificación ecológica, el sello PEFC, que garantiza que los productos de origen forestal (madera, papel, corcho, setas, resinas, esencias…) que se están comprando provienen de bosques gestionados sosteniblemente. Os recomendamos que leáis un poco más sobre él en el post que hicimos explicando todo sobre el PEFC.

Un interés que crece

En Clickoala queremos ayudar a las empresas que hacen las cosas bien con el medio ambiente y las personas. Y es por ello que cada mes descubrimos tendencias tanto en las búsquedas de google como en Instagram. Y la madera reciclada es una de estas tendencias. Como podéis ver en la imagen el interés por parte de los usuarios del buscador y de la red social más utilizada no deja lugar a la duda. El interés ha aumentado de forma progresiva

madera reciclada es tendencia

Cada mes, vemos cuáles son las búsquedas que más han crecido tanto en Google como en Instagram, ya que son una muestra palpable del interés en temas concretos. Si quieres conocerlos, en ClicKoala hemos creado en un dashboard el mapa digital de la sostenibilidad en España con los rankings y las tendencias más importantes de 17 sectores diferentes.

Diferentes usos de la madera reciclada

Como hemos podido comprobar en la gráfica anterior, la madera reciclada gana protagonismo en el mundo de la sostenibilidad. Se trata de un material muy adaptable y es por ello que siempre ha sido un componente muy utilizado en los más diversos objetos.

Por supuesto, destaca su uso en la elaboración de muebles y la decoración. Estos dos ámbitos son quizás los que más rápidamente vieron el potencial de reciclar la madera, un recurso finito y que puede, además, ser muy costoso. Podemos ver decenas de ejemplos de muebles realmente espectaculares utilizando madera reciclada. Como podéis ver en las imágenes de abajo de Corazón Rústico.

Pero como ya os indicábamos, es un material que ofrece muchísimas posibilidades de hacer más sostenibles infinidad de productos reutilizando maderas. Las aplicaciones son tan diversas como son el tapón de un esmalte de uñas, un reloj o el tacón de un zapato. Podríamos decir que el límite está en la imaginación de quien crea esos productos.

También está el hecho de que para aquellas personas que están interesadas en la economía circular y buscan productos más sostenibles con el planeta y el medioambiente, los productos con madera reciclada son uno de los principales focos de interés. En este aspecto, también podríamos incluir la restauración de muebles antiguos o el uso de su madera para crear cosas totalmente diferentes e incluso la utilización de maderas recuperadas de árboles caídos.

Otro valor que destaca en esta tendencia son los diseños únicos. El artesano que trabaja la madera reciclada da una nueva vida a los materiales creando una conexión entre la exclusividad de una pieza única, muchas veces personalizada, y el valor de un mueble que guarda su propia historia. Estas características han generado una nueva tendencia, que se refleja en redes sociales como Instagram donde cada vez más frecuente su exposición y venta. Además, desde el buscador de Clickoala podrás ver productos de madera reciclada. Si haces click aquí podrás ver algunos de estos productos con madera reciclada.

Residuos de madera en España

En el siguiente gráfico estadístico se muestra la evolución anual del volumen de residuos de madera gestionados en España de 2010 a 2017. Los últimos datos son del año 2017 y son aproximadamente 1,2 millones de toneladas.

Volumen de residuos de madera gestionados en España de 2010 a 2017

Este dato es importante, ya que se trata de productos recuperables de los residuos de madera que pueda ayudar al reciclaje de la madera. Gracias al proceso de recuperación, se puede volver a dar un nuevo uso al material, evitando, de esta manera, la tala de más árboles para lograr madera. Se trata de un nuevo ejemplo, de la importancia que tiene en la economía circular y la sostenibilidad el reciclaje. Ya os hablamos hace uno tiempo de dos ejemplos exitosos: el reciclaje de neumáticos y el reciclaje de latas.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos?

 

huertos urbanos: qué plantar

Huerto Urbano: qué plantar

Tiempo de lectura: 6 minutos

En los últimos años hemos experimentado un fenómeno que ha ido creciendo de una forma progresiva, casi en silencio, hasta convertirse hoy en día en uno de esos temas de los que todo el mundo quiere formar parte. Hablamos de los huertos urbanos. Sin embargo, quizás tengas algunas dudas sobre cómo poder empezar y sin querer pretender pasarnos por expertos, sí nos gustaría responder a una cuestión que seguro te has preguntado alguna vez sobre el huerto urbano: qué plantar.

En este momento en el que hay un acercamiento definitivo hacia lo natural y sostenible, poder cultivar tus propios alimentos se ha presentado como una alternativa muy atractiva para muchas personas. Casi todos, entre los que me encuentro, tenemos algún conocido que te ofrece que pruebes un tomate salido de su propio huerto. Y cómo negarlo, estos tomates saben como los de antes. Y son 100% naturales y sin productos químicos como los plaguicidas.

Qué plantar en tu Huerto urbano

Lo primero que deberías saber sobre qué plantar en huertos urbanos es que las dimensiones de estos espacios para cultivar influirán en el tipo de semilla que puedes plantar. No es lo mismo, un huerto urbano situado en un balcón que un huerto urbano social o comunitario cedido por el municipio.

De todas formas, la mayoría de nosotros y dentro de nuestras posibilidades, sí podemos asegurarnos un pequeño espacio que, claro está, es mucho más reducido que los terrenos de la agricultura tradicional o ecológica. Luego están algunos afortunados que tienen un jardín o un patio de grandes dimensiones y también aquellos que tienen un huerto urbano que algunos ayuntamientos ofrecen a sus habitantes. Este tipo de instalación municipal se llama huerto social y/o comunitario y casi todas las ciudades disponen de lotes de terreno para esta práctica.

Sin embargo, en términos generales, tal y como está el precio del suelo en las ciudades, la mayoría de nosotros nos tenemos que conformar con un espacio reducido y echar imaginación para aprovechar cualquier rincón que nos sirva para cultivar. Esta cuestión del espacio influye en cómo y en qué plantar en el huerto urbano.

Hay que tener en cuenta además que no todas las semillas podrán ser plantadas en cualquier época del año. Por eso es importante tener en cuenta los tiempos de siembra, trasplante y cosecha que vamos a explicarte.

Uno de las últimas buenas noticias relacionadas con este tema es que también existen los huertos urbanos en comunidades de propietarios, en los que la comunidad de vecinos llegan al acuerdo de crear un huerto urbano en el que todos disfrutan de las ventajas pero también de las obligaciones de disponer de un huerto en su edificio.

Qué plantar según las condiciones de luz

¿Ya has analizado bien en qué lugar vas a hacer tu huerto urbano? Si todavía no lo has hecho, hazlo antes de ponerte a plantar ningún tipo de semilla. Es un análisis clave, porque según qué tipo de luz reciba es recomendable plantar una u otra hortaliza. En términos generales, en las hortalizas (alimento estrella de los huertos urbanos) suelen demandar entre 5 o 6 horas de sol directo. Aunque, no nos engañemos, cuanta mayor exposición al sol tenga mucho mejor. Nos basamos en datos de Bauhaus en la que detalla el tipo de alimento según sea su exposición solar.

  • Área con mucho sol: Ajo, alcachofa, brócoli, Calabacín, Cebolla, Fresa, Judía, Pepino, Tomate, Perejil
  • Área con medio sombra: Escarola, guisante, Haba, Patata, Puerro, Berenjena
  • Área con sombra: acelga, apio, col, coliflor, espinaca, lechuga, puerro, rábano.

plantando huerto urbano

Qué plantar según el momento del año

Hasta el más urbanita sabe que no todos los alimentos se pueden plantar en cualquier momento. Mejor dicho, poder se puede claro, pero luego no te desanimes si no crece como creías. Por eso, te proponemos ponértelo lo más fácil posible indicándote qué puedes plantar en tu huerto urbano según los meses y estación del año. La información está detallada para la ubicación de España. Si lees esto en otras latitudes como Latinoamérica, lo que indicamos de sembrar en enero, se podría hacer en agosto. Lo de febrero, en septiembre, y así correlativamente.

ENERO
Como en otros meses de invierno, suele ser un tiempo tranquilo, en el que se puede ocupar más tiempo en la preparación para el próximo ciclo de cultivo con abonos que aumenten la cantidad de minerales de la tierra.
Puedes plantar lechuga, ajo, guisantes, rábanos, col y en general legumbres verdes.

FEBRERO
Es un mes bastante dispar en cuanto a temperaturas, ya que mientras en algunos lugares reina el frio, en otras latitudes empieza el calor a hacerse notar. En cuanto a qué plantar, tienes una gran variedad: Apio blanco, Alcachofas, Cebollas, Coles diversas, Espárragos, Fresas, pimientos, Tomates (de tierra), melón, sandía, pepinos.

MARZO
Con la llegada de la primavera, es uno de los momentos clave del año, ya que es un momento con un gran crecimiento para las plantas, y la floración de los árboles frutales. Puedes plantar: Calabaza, pimiento, berenjena, lechuga, remolacha, cebollas, tomates, zanahorias, coles, guisantes, espinacas, judías, frijol, lenteja, melón, sandía, nabos, pepinos, rábanos, perejil.

ABRIL
Y ante todos ustedes, el gran mes de los huertos. Es el momento en el que mayor crecimiento tendrán nuestros cultivos. Calabaza, acelga, berro, lechuga, patatas, remolacha, brócoli, zanahorias, achicoria, cilantro, comino, coles varias, habas, judías, melón, sandía, nabos, pimientos, rábanos, perejil, tomillo, cebollas, pepinos y tomates de árbol.

MAYO
El mes de florecimiento por excelencia. A tener en cuenta que para los árboles frutales es empiezan a madurar sus frutos, pero todavía no es época para recoger. Calabaza, berro, lechuga, remolacha, brócoli, zanahoria, repollo, espinacas, judías, melón, sandía, nabos, pepinos, pimientos, rábanos, col.

JUNIO
Con la llegada del calor intenso, debemos ser consciente que hay que regar más frecuentemente que meses anteriores. Es el mes en el que los árboles frutales tienen ya sus frutos en el momento justo de maduración.
Podemos seguir plantando una gran variedad como calabaza, berro, lechuga, remolacha, brócoli, zanahorias, repollo, espinacas, judías, melón, sandía, nabos, pepinos, pimientos, rábanos, col.

JULIO
Como principal característica está la necesidad de regar muy a menudo, debido al calor y la falta de lluvia que suele caracterizar este mes. Toca seguir con la recolección. Berros, lechuga, verdolaga, zanahoria, coliflor, coles de Bruselas, espinaca, habas, nabos, rábanos, repollo, perejil.

AGOSTO
Personalmente es uno de los mejores momentos del año porque es el momento ideal para recolectar sandías y melones, dos de mis frutas favoritas. Buen mes para plantar berros, lechuga, achicoria, espinaca, habas, perejil, rábanos, repollo, remolachas, guisantes, espinaca, frijoles (de invernadero).

SEPTIEMBRE
LA llegada del otoño significa un descenso del calor y, por tanto, también del riego que necesitan nuestras plantas. Y si hay lluvias, ya sabes que debemos tenerlo en cuenta. Todavía se pueden recolectar algunas hortalizas de verano como tomate o berenjena. Se pueden plantar berros, apio, lechuga, ajo, cebolla, zanahoria, achicoria, cilantro, guisantes, habas, fresas, nabos, rábanos, repollo, perejil.

OCTUBRE
Un mes en el que deberíamos centrarnos en la poda de mantenimiento y empezar a planificar lo que vamos a plantar en esta época de frío. Estas son las posibilidades para plantar: Berros, ajo, remolacha, zanahoria, cilantro, guisantes, espárragos, espinacas, habichuela, lentejas, fresas, nabos, rábanos, lechuga, cebolla.

NOVIEMBRE
Este mes es perfecto para poder poner abono orgánico a la tierra. Por ejemplo, los frutales empiezan una etapa de reposo vegetativo, por lo que se puede podar para la próxima etapa de crecimiento.  De todas formas, puedes plantar ajo, lechuga, avena, patatas, cebolla, centeno, cebada, coles, habas, fresas, altramuces, trigo.

DICIEMBRE
El frío se hace patente y hay que proteger de posibles heladas a nuestras plantas. Otro buen momento para hacer podas de mantenimiento. En cuanto a qué plantar en nuestros huertos caseros es un buen momento para las hortalizas como ajo, habas, cebolla, lechugas, col, escarola y espinaca. Se pueden plantar frutales de hoja caduca. A la vez se pueden recoger frutas cítricas.Manzanos, perales.

¿Para que sirve un huerto urbano?

Puede que en algún momento te hayas planteado esa pregunta. Sí, está muy bien eso de tener la posibilidad de poder comer la comida que uno mismo planta, pero, ¿vale la pena el esfuerzo y el tiempo invertido?

No te vamos a intentar convencer de para qué sirve un huerto urbano, ya que creemos que es una decisión personal que debes tomar por ti mismo. Sin embargo, permítenos explicarte algunas cuestiones que aportan los huertos urbanos, además del obvio aporte de alimentos:

  • En el caso de usar el huerto urbano en la comunidad de vecinos, es una excelente herramienta de sociabilidad y pertenencia entre los vecinos. Se crean vínculos más realistas y duraderos que las conversaciones de ascensor.
  • Es una excelente forma práctica de educación ambiental para los más pequeños (y no tan pequeños). La sociedad ha dado la espalda a la naturaleza y es una forma sutil de conectar de nuevo con el medioambiente y la cultura de la agricultura.
  • En nuestra sociedad en la que impera lo inmediato y estresante, el contacto diario con las plantas ayudan a lograr un punto de vista más slow, más calmado.

Si después de leer este post sobre qué plantar en tu huerto urbano, te animas a probarlo, nos gustaría informarte que en el buscador de Clickoala podrás encontrar algunos productos para tu huerto urbano que, como es norma en nosotros, cuentan con el aval de sellos ecosociales fiables recomendados por expertos en sostenibilidad de 25 universidades.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos?

 

islas de plasticos

Las Islas de Plástico

Tiempo de lectura: 7 minutos

Seguro que cuando has ido a la playa te has encontrado numerosos desechos de plástico flotando en el mar donde estás nadando, o has pisado un trozo de residuo en las orillas de la costa donde paseas… Los plásticos que ves en la superficie solo son la punta del iceberg de la innumerable cantidad de desechos que hay en el mar, ya que representan menos del 15% de todos los residuos que hay en el océano. Y te estarás preguntando… ¿dónde se encuentra entonces el otro 85% restante? 

Se encuentra formando lo que se conoce como Islas de Plástico, que, como su propio nombre indica, son manchas en el océano que acumulan gran concentración de estos residuos. 

¿Cómo se han ido formado estas islas de plástico?

El plástico fue inventado en 1919, pero su producción en masa no comenzó hasta después de la II Guerra Mundial. Pasados unos años, concretamente en 1985, fueron descubiertas estas sopas de plástico y desde entonces su tamaño no ha hecho más que aumentar. De hecho, se estima que en los últimos 10 años hemos producido más plástico que en toda la historia de la humanidad según datos del Greenpeace.

De los 260 millones de toneladas de plástico que se producen cada año, alrededor de 8 millones son arrojados al mar. Los ríos sirven como conducto de estos residuos hacia los mares. Un estudio de la revista Nature ha dado constancia de que aproximadamente un millón de toneladas de residuos plásticos proceden de los ríos. Estimando que de los 5 ríos más contaminantes del mundo, 4 de ellos se encuentran en Asia. 

Una vez que estos plásticos provenientes de los ríos salen de las costas, son transportados por las corrientes marinas internas hacia estas masas de residuos. Concretamente existen 5 grandes giros oceánicos que empujan el agua hacia el centro, creando estos parches de basuras marinas. 

sopas de plástico

Sopa de plástico situada en el Pacífico. Imagen de National Geographic

¿Cuáles son estas islas de plástico?

Para hacerse a la idea de la dimensión del problema, estamos hablando de islas de basura como la del Océano Pacífico, que tiene el tamaño de 1,6 millones de kilómetros cuadrados (lo que equivale a tres veces el tamaño de Francia). Se la conoce como “La Gran Mancha” y tiene más de 1,8 billones de piezas de plástico, el equivalente a 10 veces más unidades que estrellas existentes en la vía láctea.

Pero este problema no es tan lejano como parece. En otras zonas del planeta, como el océano Índico y Atlántico (Norte y Sur), también existen estos parches de basura. Actualmente son cinco las zonas identificadas con este problema, conocidas como las famosas “sopas de plásticos”.

Mapa mundial de las sopas de plástico

Los grandes vertederos oceánicos. Imagen de EcoPortal

Problemática mundial

Las islas de plástico son la parte visible de este desastre natural. La mayoría de esta basura (alrededor del 70%) se hunde en las profundidades y contamina el fondo marino. Y es que su existencia se da en los rincones más inverosímiles del océano, como el abismo Challeger, que se ha convertido en el “vertedero más profundo del planeta” con 11km de profundidad.

Como se ha comentado, la mayor parte de entrada de estos residuos en los océanos proviene de los ríos asiáticos y africanos, producto de la contaminación industrial, lo que deja en evidencia la necesidad de centrar los esfuerzos en la mitigación de estas tasas de producción de residuos plásticos mal gestionada. Pero la mayor parte de los esfuerzos se han focalizado en los países industrializados de Europa y América del Norte. Como suele ser habitual los causantes de esta contaminación son las industrias. Las cuales, como respuesta al consumo masivo, se localizan en estos países subdesarrollados y quienes sufren de forma directa los efectos de esta contaminación son las personas que habitan en las regiones más próximas. 

Ante este escenario, la organización The Ocean Cleanupha creado un mapa interactivo que permite conocer la cantidad de plástico que emiten los ríos del mundo, a la vez que ha desarrollado sistemas para afrontar el problema del “Gran Parche de Basura del Pacífico”.

mapa interactivo que permite conocer la cantidad de plástico

Mapa de los ríos más contaminantes. Fuente: The Ocean Cleanup

Se estima que la mayor parte de los plásticos provienen de la fabricación de envases, esto es lo que se conoce como “productos de un solo uso”. Lo que supone que el 80% de los residuos que encontramos en el mar provengan de fuentes terrestres, mientras que el 20% restante es fruto de la actividad marítima (plataformas petrolíferas y barcos).

En algunos casos los daños ya se pueden ver: imágenes de animales estrangulados por redes de pesca, peces ahorcados por anillas de los packs de latas o animales en las costas ingiriendo plásticos como alimento, hasta el punto en el que se estima que uno de cada siete peces contiene restos de microplásticos en su organismo. 

Animales marinos atrapados en plastico

Tortuga atrapada en una red de pesca. Imagen de National Geographic

Organizaciones como la ONU y la Unesco alertan de la situación y pronostican que de no tomar medidas en 2050 habrá más plásticos que peces en el mar y el 99% de las aves marinas habrán ingerido sustancias peligrosas. Esto supone una tasa tan elevada de residuos en peso y volumen que no resulta descabellado decir que terminaremos construyendo nuestras futuras casas sobre estas montañas de residuos.

Expertos han declarado que el error más común es llamar a este fenómeno “islas de basura” pues provocan la creencia de que se trata de algo homogéneo, cuando en realidad si fuese algo homogéneo sería fácil de solucionar, bastaría con coger la masa y eliminarla, pero no es así, ya que existen tanto macro como microplásticos repartidos por todo el océano.

Los microplásticos y las micropartículas

Los microplásticos son pequeñas partículas que miden menos de 5mm de diámetro y que son generados por la degradación de los macroplásticos; en su mayoría bolsas, envases o botellas de plástico. Al descomponerse, tanto aves como especies marinas los confunden con comida y los ingieren, transformándose en veneno para ellos e introduciéndose al mismo tiempo en la cadena trófica, lo que hace que nuestra salud también peligre, ya que lo ingerimos a través de la sal y otros alimentos. Se estima que más de un millón de animales mueren cada año al confundir este plástico con alimento.

Pero también hay un gran aporte de micropartículas, plásticos de entre 0.004 mm y 1.24 mm, provenientes de cremas, geles, pastas de dientes o de los detergentes utilizados en el lavado de la ropa. 

Es decir, no solo contienen plástico los envases, sino que también el producto en sí puede contenerlo en su composición. De hecho, según el informe Plastic in Cosmetic, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, “un gel de ducha exfoliante puede contener tanto plástico en su formulación como el que se usa en su envase”.

El problema de los microplásticos y las micropartículas se ha convertido en el gran desafío para la limpieza de los océanos debido a su pequeño tamaño. Esto conduce a la degradación del ecosistema, haciendo que desaparezca tanto su flora como su fauna.

Para reflexionar

Si todavía no eres consciente de la dimensión del problema, te voy a dar unos datos…

  • Un hilo de pesca tarda más de 600 años en descomponerse.
  • Una botella de plástico más de 500.
  • Una bolsa más de 400.
  • Una colilla entre 1 y 5 años.

¿Quieres ayudar a que esto acabe?

Foca con frisbee

Foca herida con un frisbee en el cuello. Fuente: GETTY IMAGES

¿Qué se puede hacer?

Jamás llegaremos a entender porque la humanidad ha decidido comenzar a utilizar los océanos como vertederos. Es una idea que se escapa de la mente de las nuevas generaciones que serán quienes sufran, si no lo están haciendo ya, las consecuencias directas de esta catástrofe impuesta. No obstante, la explicación es sencilla, la industria ha abusado de la producción de plástico por ser la alternativa más barata, no hay mayor explicación. 

Es cierto que la conciencia está aumentando, pero no al ritmo que la tierra necesita.

“Lo ambiental sigue sin estar presente en la pantalla de los radares personales” manifiesta el presidente de la asociación Ambiente Europeo, Daniel Rolleri.

Por eso hay que educar en el consumo, hacer conocedoras a las personas de esta situación y remover su conciencia para dejar de posicionarnos fuera del medio ambiente. 

Aunque pueda resultar utópico pensar que nosotros somos quienes vamos a frenar este desastre, cuando existen miles de empresas que se lucran sin importar causar daños irreparables en la tierra, a un ritmo de producción y consumo insostenibles. Hay que tener claro, que cada acción individual cuenta, ya que nuestra forma de producir y consumir tienen un impacto directo en el medio ambiente y, por consiguiente, en nuestras vidas.

Con prácticas individuales tan sencillas como las siguientes estamos favoreciendo a reducir nuestra huella ecológica.

  • Evitar los plásticos de un solo uso, como pajitas, platos o cubiertos desechables.
  • Llevar una bolsa de tela cuando se vaya a hacer la compra.
  • Usar una botella de agua reutilizable. 
  • Comprar alimentos a granel, al mismo tiempo que se reduce el consumo de empaquetados.
  • Usar productos de madera como sustituto al plástico, por ejemplo, las pinzas.
  • Con respecto a las micropartículas, la mayoría pueden ser sustituidas por alternativas naturales, como minerales, sales o semillas. 
  • Comprar las alternativas naturales en productos como cosméticos o detergentes, también favorece a la reducción de los microplásticos. 
  • Evita el consumo ocioso de ropa o apuesta por sus opciones biodegradables.
  • Sustituir las botellas y tuppers de plástico por otras de acero o cristal.
  • Reutiliza y dales una segunda vida a muchos productos.
  • Ayuda a otras personas a entender la situación y mitigar los efectos de estas actividades.

Viendo las dimensiones de esta catástrofe medioambiental, no será suficiente con promover el reciclaje y culpabilizar a los consumidores, se deben tomar medidas urgentes para evitar que continúe esta forma de producir. Por esta razón, debemos tener en cuenta que con nuestros actos de consumo individuales favorecemos o no a esta industria y si hacemos unos pequeños cambios en nuestra manera de vivir, la industria se verá obligada a repensar su manera de producir, pues “siempre que haya comercio habrá industria”.

“Aprendí que nunca somos demasiado pequeños para hacer la diferencia”, Greta Thunberg

Autora del texto: Cristina Díez 

 

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos?

 

productos eco

Productos Eco: qué son y cómo distinguirlos

Tiempo de lectura: 4 minutos

Los Productos Eco se han convertido en una tendencia de consumo en la actualidad. Cada vez son más las empresas que han comprobado cómo la demanda de productos que sean respetuosos con el medioambiente ha aumentado sin parar. Y, como consecuencia de ello, también las estratagemas empresariales para llegar a un público con una mayor sensibilidad en la protección al planeta no se han hecho esperar.

Como siempre decimos en Clickoala la mejor forma para afrontar esta situación de no poder identificar lo que es auténtico de lo que es falso, es ofrecer información veraz. Dejarse guiar por los que más saben y no escuchar los cantos de sirena comerciales. Y de algo estamos seguros, cada vez será más potente la maquinaria de publicidad para este tipo de productos. La sociedad ha hecho un giro hacia la sostenibilidad y algunas empresas ven este giro como una oportunidad de negocio, no como un aliciente para producir de una forma sostenible y respetuosa con el medioambiente.

Los productos eco son tendencia

En Clickoala hemos querido analizar este tipo de tendencias relacionadas con intención de compra e intereses de búsqueda, ya que queremos ayudar a las empresas que están haciendo bien las cosas. Cada mes, vemos cuáles son las búsquedas que más han crecido tanto en Google como en Instagram, ya que son una muestra palpable del interés en temas concretos. Si quieres conocerlos, en ClicKoala hemos creado en un dashboard el mapa digital de la sostenibilidad en España con los rankings y las tendencias más importantes de 17 sectores diferentes.

Y son precisamente los Productos Eco una de las búsquedas que más han crecido en un año natural. Ya sabíamos que era una tendencia al alza, pero comprobarlo con cifras confirma esta sensación que teníamos. Concretamente, si tenemos en cuenta el número de búsquedas mensuales en Google en el último año (de junio a junio), ha habido un crecimiento del 179%. Sin duda, es una demostración de la buena salud de este tipo de productos.

Qué son realmente Productos ECO

Cualquiera que se paseé por alguna gran superficie o algún supermercado verá la gran cantidad de productos que usan la palabra ECO o ECOLÓGICO como gancho comercial. Pero ¿te has planteado alguna vez porqué se les denomina productos eco? ¿Qué clase de productos se les puede denominar eco? ¿cuáles son realmente y cuáles no ecológicos?

Como os podéis imaginar, son únicamente algunas preguntas que nos podemos plantear cuando queremos comprar un producto que cuide el medio ambiente. Y nosotros os vamos a ir desvelando información útil que te va a servir para tener mejores decisiones de compra.

Pues pongámonos a ello. Para estar seguro que los productos eco cuidan el medioambiente, tendrás que fijarte en qué sellos lo avalan. Hay que tener en cuenta que hay sellos ecológicos que certifican uno o varios de los siguientes aspectos que os vamos a detallar. Dependiendo del sello y del sector que esté certificando puede garantizar algunos de estos aspectos medioambientales:

  • Sostenibilidad ambiental
  • Protección de la biodiversidad
  • Producción limpia
  • Uso de energías renovables
  • Agroecología
  • Construcción de edificios sostenibles
  • Eficiencia energética
  • No usan sustancias químicas nocivas para el medioambiente
  • No permiten el uso de productos tóxicos
  • Uso de materiales reciclados
  • Cuidado y protección de los bosques (con una explotación sostenible)
  • Lucha contra el cambio climático

Estos son elementos que certifican que son productos eco, es decir que cuidan el medioambiente. A continuación os vamos a explicar cuáles son los certificados que garantizan que lo que vas a comprar es eco.

Los sellos ecológicos son la clave

Como puedes apreciar en el listado anterior, dentro de la definición de productos eco está comprendido un variado conjunto de elementos que podríamos englobar en que todos ellos cuidan el medioambiente y el planeta.

Estos aspectos ecológicos están garantizados a través de una serie de sellos o certificados ecológicos que son confiables. No lo decimos nosotros, sino expertos en sostenibilidad de 25 universidades españolas.

Hay sellos ecológicos recomendados por estos expertos en diferentes tipos de productos. Estos son los certificados eco más importantes y los productos que certifican:

  • Arquitectura: Verde GBCe, Passive House, LEED, BREEAM
  • Moda: Oeko-Tex Standard 100, GOTS, GRS.
  • Forestales: FSC, PEFC
  • Cosméticos: Ecocert Cosmos, Ecolabel
  • Productos de limpieza: Ecolabel, Angel Azul, Cisne Blanco,
  • Productos de papelería: Ecolabel, Angel Azul, FSC, PEFC, Cisne Blanco
  • Electrodomésticos: Angel Azul, A+++
  • Papel Higiénico: FSC; PEFC, Ángel Azul
  • Pinturas: Angel Azul, Cisne Blanco
  • Pañales: Angel Azul, GOTS (de tela),
  • Alimentación: Agricultura Ecológica, Agricultura Biológica
  • Velas: Cisne Blanco
  • Contenedores de compostaje: Cisne Blanco,
  • Muebles: Cisne Blanco, FSC, PEFC, Ecolabel
  • Productos de Jardinería: Ecolabel
  • Televisores: Ecolabel, Cisne Blanco
  • Calentadores: Ecolabel
  • Hoteles y campings: Ecolabel
  • Compañías eléctricas: Garantía de Origen de la energía 100% renovable de la CNMC.
  • Juguetes: Cisne Blanco, PEFC y FSC (estos dos solo si son de madera)
  • Estufas: Cisne Blanco

Como os hemos dicho antes, hay más sellos eco. Pero no pretendemos que este artículo sea un listado infinito de productos con el sello que les certifique, sino una muestra de la variedad de productos eco que hay en el mercado y de los que te puedes fiar al 100%. Te recomendamos que te pases por este post dónde analizamos todo lo que debes conocer sobre las etiquetas ecológicas.

Con ello no queremos decir que el resto no lo sean, sino que sencillamente no podemos asegurarlo, ya que no cuentan con el respaldo de certificados o sellos ecológicos confiables y auditados. ¿Conoces algún otro certificado ecológico confiable? ¡Te leemos!

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de la Comunidad Koala y estar al día de todo.

Educación Ambiental en la Uni Climatica

La Universidad del Cambio Climático

Tiempo de lectura: 11 minutos

Climática, el primer medio español especializado en la crisis climática, impulsado por La Marea, ha dado un paso de gigante y ha organizado la Uni Climática  para enseñarnos y ayudarnos a ampliar nuestra educación ambiental y nuestros conocimientos sobre la crisis climática.

Son 59 magníficos ponentes, más de 20 sesiones en formato de podcast, clases formativas, diálogos entre ponentes, charlas y mesas redondas, documentales y foros. Del 13 al 16 de julio abrió sus puertas, y a su contenido se podrá acceder hasta el 30 de septiembre.

En ClicKoala queríamos estar y contároslo. Así que me inscribí y en plan maratón escuché, tomé cientos de notas, me hizo reflexionar y participé en los foros de esos 4 días (bueno, confieso que en 5 días, porque hay mucha chicha).

Imposible resumir todo el contenido en su solo post, además que haría demasiados spoilers y no voy a tocar todos los temas interesantísimos de que se hablaron.

Quiero compartir con vosotros algunas de las cosas que se han dicho de muchos de los ponentes, que espero inciten vuestra curiosidad para saber más.

Que no nos toquen los hábitos

La cultura del sacrificio funciona. Forzarnos todos a renunciar a todo para que no vaya a mayores… puede ser cierto, pero es mejor agitar la bandera que construye ilusión, no aludir al miedo ni al sacrificio.

Para ello es muy importante la pedagogía, explicarlo una y otra vez, y no asumir que ya se conoce.

Apostemos, sí, por un consumo responsable, donde las decisiones estén mejor informadas. El consumidor va a ser un agente del cambio, pero es importante que no se sienta responsable. Si haces que la gente se sienta culpable, tampoco va a funcionar.

El consumo responsable no es un consumo crítico por el que te puedas sentir culpable, eso sí, siéntete cabreado por que se están intentando aprovechar de nosotros, y de ahí informarte.

Y, ¿cómo hacerlo más efectivo? A través de un boicot positivo, en lugar de centrarme en lo que es malo comprar, vamos a centrarnos en lo que sí que es bueno apoyar, dentro de lo posible, en las empresas que realmente están demostrando que tienen como propósito la sostenibilidad y están haciendo las cosas bien

En nuestra transición ecológica personal, tratamos de reforzar un sistema de vida insostenible per se. Intentamos comprar cosas ecológicas y sostenibles pensando que seremos capaces de cambiar las cosas, que es importante y útil. Pero, en realidad, esta transición está llena de renuncias, tenemos que ser capaces de pasar de una vida eco a una vida “distinta”.

Estamos recibiendo unas recomendaciones que no se corresponden con esa evidencia de “vida distinta”, hablamos de cambiar la bombilla o cerrar el grifo, cuando deberíamos hablar de cambiar los hábitos de consumo, de viaje, de transporte, de energía.

Por lo que es importante desaprender. Hay que revisar los hábitos y las formas de hacer, las ideas, las valoraciones que están muy aceptadas y que se basan en una visión acrítica. Es lo que se denomina el “Desaprendizaje climático

Cuando la opinión publica cambia no hay marcha atrás y ahí se abre un campo enorme para la esperanza.

Y es que luchar contra el cambio climático es también luchar contra la desigualdad. El 10% de la población más rica es responsable de más de la mitad de las emisiones y el 50% más pobre de la población solo genera el 10% de las emisiones.

¿A quién le echamos la culpa?

Hay muy poco debate de las empresas, marcas e instituciones que son responsables de las emisiones. Y es un tema que hay que poder abordar porque si no en los elementos que las personas comparten falta una pata para que haya debate. Hay que poner nombre y apellidos a las empresas que lo hacen mal y al sistema corrupto.

Quienes más responsabilidad tienen en esta crisis generan estrategias para escabullirse de sus responsabilidades.

Actúan de 3 formas:

  1. Negacionismo
  2. Mercantilización de la crisis. Nuevos nichos de mercado en base al cambio climático como forma de hacer negocio. Apuestan por la adaptación (más negocio) en lugar de poner medidas. En sectores principales como los recursos básicos de energía, agua y alimentos, los mercados financieros y seguros, las infraestructuras climáticas y la seguridad.
  3. La autoprotección de las élites.

Pero ojo, no siempre el negacionismo climático adopta la forma de la negación de la ciencia, sus artimañas van también poniéndose a favor de planes climáticos.

Para que se entienda mejor, algunas empresas gastan mucho dinero en difundir información poco veraz, y para quitarse la culpa y poder seguir con sus actividades contaminantes hablan de que es “tu” responsabilidad… el que comas de otra forma, que recicles, que no uses plásticos, etc… son mensajes tremendamente desactivadores porque siembran dudas en la gente sobre quien es el culpable y quien tiene que hacer algo. Tú puedes poner tu granito de arena, pero los responsables finales de cambiar sus procesos son esas empresas.

El principal sector de emisiones de efecto invernadero es el sector eléctrico. Los expertos afirman que sí que es posible el cierre del carbón entre 2023 y 2025 y el apagado nuclear sobre el 2024

Aunque no es suficiente con efectuar cambios en este sector, sino también en:

– El sector del transporte. Para reducir emisiones hay que electrificar el transporte en carretera y tren, con un uso más eficiente de la energía.

– La industria, es difícil de descarbonizar por las emisiones de procesos o por la energía de alta temperatura que se necesita. Podría utilizarse hidrógeno verde y fomentar la economía circular y la reducción del uso de materiales vírgenes

– Residencial. La rehabilitación energética es una forma de aumentar la eficiencia en este sector. Por ejemplo, la electrificación con bombas de calor permite alcanzar eficiencias mayores al 300%.

A través de la fiscalidad ambiental se pueden fomentar actividades menos contaminantes, grabando más las actividades que son muy contaminantes. Europa en esto nos lleva la delantera con una fiscalidad 2,4% frente a solo el 1,8% que aplica España.

Pero ¿es viable y realista la transición a un sistema 100% renovable? El organismo REN21 hizo una encuesta entre expertos del sector y un 71% estaba de acuerdo o muy de acuerdo en que era viable y realista. Aunque debido a esfuerzos económicos, apuestas políticas y cambios estructurales, parece que no es fácil y será difícil que se lleve a cabo en su totalidad.

¿Y que va a pasar?

El agua es el recurso que más se va a ver afectado por el Cambio Climático. Experimentaremos grandes sequias al igual que sufriremos inundaciones. Hoy 70 millones de personas las sufren, para 2060 las sufrirán nada menos que 300 millones. También los Ciclones extra-tropicales se incrementarán y cada vez los veremos más cerca de la península.

Pero, además, estos eventos metereológicos generan un fenómeno ‘invisibilizado’ a pesar de su gravedad, Los desplazamientos a causa del clima. El 75% de los nuevos desplazamientos de 2019 se debieron a desastres (esto no solo incluye el cambio climático, también otros fenómenos ambientales como terremotos, por ejemplo) y solo el 25% a conflictos o violencia.

La Educación Ambiental es clave

La Educación Ambiental es una estrategia pedagógica que ofrece nuevas formas de mirar y comprender el mundo con la finalidad de mejorar las relaciones de las personas con el entorno. Se sustenta en la ‘moderna’ ciencia de la Ecología, que plantea que en la naturaleza todo está relacionado, interconectado y en permanente cambio.

La educación ambiental es la herramienta para crear esa conciencia crítica, siempre y cuando esa educación ambiental no la hagan las empresas que como dice Naomi Klein “nos enseñan a no pensar.”

No hay ningún aspecto que pueda quedar fuera de la educación ambiental y es una labor complementaria de los educadores ambientales, de los docentes, de la sociedad y, por qué no, también de las empresas que han demostrado un compromiso real con la sostenibilidad.

Las empresas que hacen greenwashing no deberían ser parte de la educación ambiental porque lo que generan es confusión, pero no se las puede excluir del cambio porque normalmente su tamaño e influencia es grande y si los consumidores informados lo exigen, estas empresas serán también parte activa del cambio.

Y ¿Qué tipo de cambio queremos promover?

–        De descarbonización de la economía

–        Con las personas en el centro

–        Hacia una transición ecológica justa

–        Y con un periodo de adaptación

¿Qué sabemos de educación ambiental y cómo lo contamos?

Tenemos mucha información sobre el cambio climático, pero es evidente que no estamos sabiendo actuar.

Hace 40 años que sabemos prácticamente lo mismo del cambio climático que hoy en día… Ahora, imagínate que, salvando las evidentes diferencias, se tardara 40 años en hablar y hacer algo sobre el Coronavirus…

Hemos tenido información clara, precisa y concisa y no nos han dejado utilizarla, a pesar de que el planeta nos da señales de sobra de que estamos forzando sus límites físicos.

El mensaje del cambio climático no termina de calar porque es un tema incómodo y que parece muy lejano. Es muy probable que la imagen del oso polar famélico haya servido de excusa inconsciente para percibir que todo esto pasa muy lejos de aquí, en un sitio que no es el nuestro.

El ciudadano de a pie es un espectador de esa realidad, no hay una vinculación que lleve a la acción. Solamente somos capaces de actuar en la medida en la que nuestros propios cuerpos y libertad se ven afectadas. Hemos perdido cualquier capacidad de visión a medio y largo plazo como sociedad y hemos perdido en gran medida la empatía.

Al menos ya no se hace la pregunta de si existe o no el cambio climático. Y la perspectiva científica ha dejado muy claro que son las actividades humanas las principales causas. De forma que somos nosotros los responsables de su evolución futura, está en nuestra mano crear un futuro posible.

En 2030 llegaremos al punto de no retorno, donde dejaremos de tener el control, quizá no sea hasta el 2050 o el 2100 cuando se superen los 2º, pero superado el 2030 ya no podremos hacer nada.

Estamos a tiempo de frenar y ralentizar el cambio climático hasta el punto de podernos adaptar con ciertas garantías. Y sobre todo redistribuir esos impactos que hasta ahora se está llevando la gente más vulnerable y así entre todos seamos capaces de generar una sociedad más resistente, resiliente, comunitaria, aportando una respuesta conjunta y que no vaya solo de las acciones individuales de cada uno.

Tenemos que dejar muy claro que el consenso con respecto al Cambio Climático existe entre los científicos. Porque cuando se percibe que hay consenso los cambios son más rápidos y se actúa en consecuencia. Sin embargo, se ha alentado desde ciertos ámbitos, que son a su vez los principales responsables, para que no se perciba ese consenso respecto al Cambio Climático y eso genera preocupación e inacción.

Los medios de comunicación llevan décadas fallando en la tarea de comunicar la ciencia climática. Los periodistas tienen el rol de traductores de la información de los temas científicos, que no es fácil y por ello es importante que esos periodistas estén especializados.

Hay unas claves que se han probado útiles para comunicar:

  • La clave es que hay que estar en constante reinvención en la comunicación digital y las redes sociales, lo que te funcionaba ayer lo mismo no te funciona hoy.
  • La es que hay que descubrir las tendencias, escuchar las conversaciones y estar en constante innovación. Además de abrazar los nuevos formatos.
  • La es que hay que bajar a una comunicación sencilla, no dar nada por hecho. Los conceptos más básicos todavía no se entienden en general, si tienes la oportunidad hay que explicarlo para incluir a todo el mundo.
  • La es generar un relato envolvente y buscar una salida, buscando la canalización hacia la acción.

El activismo socioambiental protagonizado por la juventud en los últimos años ha roto con los paradigmas clásicos de la representación del cambio climático en los medios. El papel de la juventud ha sido clave.

Pero la situación que estamos viviendo con la Covid-19 demuestra la volatilidad del tema del cambio climático, que ha caído en picado en todos los medios y tiene una atención cíclica, a pesar de que la emergencia climática sigue ahí.

El problema es que se separa el medioambiente de los valores de la sociedad, de la humanidad, como si fuésemos algo distinto y separado y no formásemos parte de un conjunto global. Por eso necesitamos acciones que escuchen lo que dicen los científicos, con mensajes de esperanza y utilizar toda la creatividad que se ha usado imaginando las movilizaciones inspiradas por la juventud, para imaginar también las soluciones y la forma de construir las medidas necesarias hacia la solución. Lo que vale no es tanto el dato o la realidad, como la realidad percibida

Science is not finished until it´s communicated” (Sir Mark Walport, former uk chief scientist)

Para comunicar, es probablemente mejor centrarnos en lo local y lo concreto más que en lo general (que afecta a todo el planeta). Se ha utilizado mucho la alusión al planeta (aunque no hay que negar que es algo global), pero la alusión al planeta y a la gente en general, no moviliza.

Construir

Sobre la prioridad de políticas comerciales y de inversión, deben situarse la protección los derechos humanos y la protección del derecho ambiental internacional, son derechos que que en cualquier caso deberían estar por encima, y por tanto habría que invertir la actual jerarquía que desplaza los derechos esenciales a un segundo plano.

Tenemos que construir bajo una percepción del riesgo coherente y realista. Y es importante construir un gran acuerdo verde que sirva como modelo para la transición energética y ecológica que necesita España. Una estrategia de Green New Deal que tenga éxito en el plano político tiene que ser una estrategia que consiga decrecimiento. Si esas políticas de gobierno no consiguen disminución de Gases de efecto invernadero, de huella ecológica, de requerimiento total de materiales y lo hace desde el punto de vista de la justicia, de la equidad y del reparto de la riqueza, es una estrategia en su propósito y en lo que enuncia, fracasada.

Una estructura de Green new deal tiene que ser una estructura decrecentista.

 

Activismo

La ciencia sin activismo es impotente y el activismo sin ciencia no tiene precisión en sus reivindicaciones. Tanto los científicos como los activistas se trascienden a sí mismos. Y se necesitan mutuamente.

¡Hay que hablar de cambio climático!. Hablemos con nuestros amigos, nuestra familia y cualquier persona que se nos cruce. El contagio es hacia fuera y hacia adentro, porque también tenemos que ser honestos y hablar con nosotros mismos para hacer las cosas bien.

También tenemos que exigir que se den los medios con, por ejemplo, buenas leyes ambientales, porque tenemos el poder de hacerlo y podemos recurrir si no nos gustan.

No queremos luchar para evitar que nos pase algo malo, sino que queremos luchar para imaginar siempre un mundo mejor. Es menos transformador y efectivo luchar para resistir que para conquistar espacios.

Si queremos un mundo mejor hay que luchar por un mundo mejor, porque no va a llegar solo. Es un reto, pero juntos podemos conseguirlo.

Temas y ponentes

Si queréis centraros en algún tema concreto de los diferentes que proponen en su programa de educación ambiental, o si prefieres escuchar en concreto a algún ponente, la estructura temática está muy bien organizada.  Os cuento cómo se organiza por días, temática y ponentes:

  • Sobre cambio climático más en general, ciencia, como comunicar y recapacitar sobre los modelos de consumo, encontrarás a estos expertos:

Jesús Fidel González Rouco, Andreu Escrivà, Gemma Teso, Javier Peña, Pablo Rodríguez Ros, Pau García, María José Sanz y Laura Villadiego

  • Hablan sobre las excusas de la inacción, como se financia la información climática, la transición energética, fenómenos extremos y migraciones forzosas, ecofeminismo, estos expertos conseguirán hacerte reflexionar:

Andreu Escrivà, Sara Acosta, Mat Hope, Eloy Sanz, Marta Victoria Pérez, Jorge Morales de Labra, Jonathan Gómez Cantero, Beatriz FelipeAlicia Puleo, María Sánchez, Dina Garzón y 3 de los expertos que ya hemos entrevistado en el Blog de ClicKoala, Pedro Pablo G. May, Mar Gómez, y Mario Picazo

  • De si aún estamos a tiempo, de periodismo con perspectiva climática, nueva movilidad, consecuencias para la salud personas y ecosistemas, ecofascismos, militarización y mercantilización de la crisis, te sorprenderán muchos de los datos que estos expertos compartirán contigo:

Andreu Escrivà, Santi Sáez, Javier Martínez, Tais Gadea Lara, Isabell Büschell, Nuria Blázquez, Cristina Linares, Alberto Arce, Claudia Narocki, Nick Buxton, Unai Pascual y Nuria del Viso

  • Y sobre educación ambiental, propuestas económicas para la transformación ecosocial, Green new deal y decrecimiento, legislación, tratados comerciales y citas climáticas internacionales, así como respuestas desde la sociedad civil, aprenderás un montón de cosas de:

Paco Heras, Miriam Leirós, Sera Huertas, Yayo Herrero, Héctor Tejero, Anna Pérez Catalá, Tom Kucharz, Fernando Prieto, Ana Barreira, Fernando Valladares, Ainhara Gazteiz, Patricia HG y Javi Raboso

¡Ojo! que parece ser que ante las peticiones aun puedes matricularte y aprovechar este curso.

Os animo a que os inscribáis, es para todos, los que sabéis más y los que sabéis menos de educación ambiental y sobre el cambio climático, para que le dediquéis el tiempo que podáis.

A mí me ha merecido la pena, no solo a título profesional sino también en el personal, lo he disfrutado mucho… Al final cada uno de nosotros somos los mejores embajadores para activar cambios a nivel colectivo.

 

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos?

etiquetas ecologicas: cuales confiar

Etiquetas ecológicas: no es oro todo lo que reluce

Tiempo de lectura: 5 minutos

La sociedad ha ido evolucionando en los últimos años y desde hace tiempo las etiquetas ecológicas cada vez son más conocidas e importantes. Por una parte, es una buena noticia para la sostenibilidad y el medio ambiente, ya que demuestra un cambio de paradigma tanto para las personas que quieren consumir de una forma más consciente, como para las empresas que quieren producir de una forma más respetuosa con el planeta. Sin embargo, como tantas veces ocurre, hay personas que han visto en este cambio una oportunidad de negocio y se han subido a este auge ecológico y medioambiental únicamente para vender más.

Es por ello que en este contexto socioeconómico es tan importante distinguir las ecoetiquetas y sellos ecológicos que sí son reales y confiables de las que no lo son.

¿Qué son las etiquetas ecológicas o ecotiquetas?

Las etiquetas ecológicas, ecoetiquetas o sellos ecológicos, son distinciones que se crearon con el objetivo de informar al consumidor sobre productos o servicios que tienen un impacto positivo en el medioambiente y el planeta. Este tipo de símbolos deben dar información veraz de interés para que las personas sepan el porqué ese producto o servicio contribuye al medioambiente.

Si bien este objetivo inicial sigue siendo válido, queda diluido por la gran cantidad de sellos y etiquetas que se suponen son ecológicos, pero no lo son. Esta infoxicación de distinciones tiene un doble perjuicio para aquellas personas que quieren vivir de una forma más sostenible:

  • Por una parte, ha disminuido su capacidad diferenciadora que permitía que cualquiera pudiera saber si un producto esta realmente cuidando el medioambiente o no.
  • Por otra parte, el exceso de sellos provoca confusión y frustración, ¿qué significan?, ¿son todos iguales?, sienten una gran confusión y ya no saben qué etiquetas ecológicas son realmente fiables.

La solución a esta situación es sencilla y a la vez compleja: información fácil de entender y fiable. El reto es mayúsculo: en una sociedad que ha girado hacia el medio ambiente y la sostenibilidad, muchas empresas han visto una oportunidad para vender una etiqueta que es solo un dibujo, una estrategia publicitaria, colocar la palabra “verde”, “eco”, “sostenible”… pero nada más. Esto es otra dificultad para las empresas que realmente han apostado por el planeta, y han hecho realidad productos y servicios que ponen al planeta y a los derechos de las personas en primer lugar, y para las personas que quieren encontrar estas empresas, pero se pierden en un mar de etiquetas.

Opinión de los españoles sobre ellas

Hace poco, Clickoala realizó una encuesta preguntando sobre los sellos ecológicos y el conocimiento que tienen los españoles sobre ellos. Y hay que decir que parten de una buena posición para convertirse en una buena solución para millones de españoles que quieren vivir y consumir de una forma más sostenible.

Concretamente, un 55% de la población afirma que este tipo de certificados les genera mucha o bastante confianza.

Un 55% de los españoles confían en las ecoetiquetas

Pero no se conforman solo con el sello, la gente quiere saber qué significan. Necesitan que estas etiquetas ecológicas sirvan para saber cuál es el impacto que tiene un producto o servicio en el medioambiente, antes de comprarlo:

  • El 54% de los españoles quiere saber si un producto respeta el medioambiente antes de comprarlo.
  • El 35% le preocupa saber si es biodegradable
  • El 33% si es un producto libre de plásticos
  • El 32% quiere saber si ayuda en la lucha contra el cambio climático
  • El 27% quiere saber si esta hecho con materiales reciclados.
  • El 20% si se ha utilizado el agua de forma responsable.

Lo más destacado de estas respuestas es que nos ayudan a ser conscientes de que la mayor parte de los españoles otorga una gran importancia a saber si cualquier producto o servicio que encuentran en su día a día cuida del medioambiente. Esta información la deberían otorgar las etiquetas ecológicas o ecoetiquetas. Sin embargo, como os vamos a explicar a continuación no siempre sucede esto.

El conocimiento de las ecoetiquetas

Como hemos dicho antes, muchas empresas se han aprovechado de las buenas intenciones de las personas que quieren comprar de una forma más sostenible, utilizando etiquetas que dan a entender que esos productos son ecológicos, pero no hay una organización independiente que haya comprobado o auditado que esto es así.

Esta situación ha saturado el mundo de etiquetas, generando una gran frustración entre la gente que tiene en cuenta el medioambiente en sus compras. Estas personas conocen la existencia de los sellos, pero no saben que significa cada uno, y esto genera un gran problema, ya que se puede dar por hecho que todos los sellos son igual de buenos o igual de malos.

Esta problemática tiene una solución sencilla: el conocimiento de las ecoetiquetas confiables

La paradoja con las etiquetas ecológicas radica en que si bien se confía en ellas, hay un gran desconocimiento de la mayoría de los sellos mejor valorados por expertos en sostenibilidad. Mientras no haya una regulación más clara y exigente sobre esta práctica empresarial, únicamente la información permitirá poder discernir lo que es confiable de lo que no lo es.

Siguiendo con la encuesta realizada, se preguntó a expertos en sostenibilidad y consumo responsable de 25 universidades españolas que certificados tenían un impacto positivo en el medioambiente y la sociedad, y recomendaron 28 sellos. Por otro lado, la mayoría de estos certificados fiables son grandes desconocidos para la gente, solo 8 de ellos son conocidos por al menos 1/4 parte de la población. Un dato muy bajo si recuperamos el espíritu de la creación de este tipo de etiquetas: facilitar la opción de un consumo sostenible por parte de la población, que es una de las acciones que contribuye a la sostenibilidad.

Esta necesidad de conseguir una mayor información fiable sobre estas ecoetiquetas tiene todavía más importancia si nos basamos en un dato: las etiquetas ecológicas tienen la capacidad de influir en las compras de un 77% de los ciudadanos. Este fue uno de los objetivos por los que nació Clickoala y en nuestro buscador únicamente encontrarás productos y servicios con sellos ecosociales 100% fiables.

De cuáles me puedo fiar

Llevamos tiempo preguntando justo esta pregunta a verdaderos expertos de la sostenibilidad y el consumo responsable. El objetivo no es otro que poder asegurar, basándonos en la opinión de quienes más saben, qué sellos o etiquetas ecológicas son fiables.

Os vamos a presentar cuáles son las etiquetas ecológicas fiables que según los expertos tienen el mayor impacto medioambiental (los han valorado con un 7 o más, en una valoración de 0 a 10):

  • El sello francés AB de agricultura biológica.
  • El sello de Agricultura Ecológica de la Unión Europea
  • El sello alemán Ángel Azul que certifica más de 12.000 productos y servicios.
  • BREEAM que evalúa y certifica la sostenibilidad de un edificio.
  • El sello de origen escandinavo Cisne Blanco.
  • El sello de agricultura biodinámica Demeter
  • El sello especializado en cosméticos ECOCERT Cosmos
  • La etiqueta ecológica Ecolabel de la Unión Europea
  • La Etiqueta Energética de Clase A+++ que certifica la máxima eficiencia energética
  • FSC que certifica el manejo responsable de los bosques.
  • Global Recycled Standard para productos con contenido reciclado.
  • GOTS que lo podemos encontrar en ropa  y tejidos.
  • LEED que certifica edificios ecológicos.
  • El certificado de pesca sostenible MSC
  • Oeko-Tex Standard 100 que verifica que los productos téxtiles no contienen sustancias nocivas para la salud o para el medioambiente.
  • El sello Passive House  que certifica una eficiencia energética superior en los edificios.
  • El Sello PEFC que garantiza que la madera proviene de bosques gestionados sosteniblemente
  • Verde GBCe que certifica la sostenibilidad de un edificio

Por supuesto, Clickoala irá actualizando la información de estos expertos para poder ofrecer siempre la opinión de quienes más saben sobre sostenibilidad y consumo responsable.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

descarbonización de España

Firma Invitada: José Luis López

Tiempo de lectura: 5 minutos

Firma invitada: José Luis López

José Luis Lopez de ACA José Luis López es Licenciado en Ciencias Ambientales, actualmente Director de proyectos de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA), organización fundada en el año 1997. Durante su experiencia profesional ha trabajado principalmente en organizaciones del tercer sector, coordinando proyectos y equipos de trabajo en áreas de vivienda, eficiencia energética y medio ambiente.
Como responsable del área de Cambio Climático y Transición Energética de la Asociación, desarrolla una importante labor como formador y en materia de comunicación y ha dirigido proyectos ligados a la rehabilitación energética de edificios como los proyectos REPEX, HABILITA, GENERIS, la movilidad sostenible, como el proyecto DesAUTOxícate, ganador de 4 premios y es coautor, entre otros, de los cuatro estudios realizados por ACA en 2012, 2014, 2016 y 2018 sobre la Pobreza Energética en España.

 

Reflexiones sobre la energía y la sostenibilidad del modelo

Desde que me propusieron escribir en ClicKoala comencé a pensar cómo enfocar un texto que sirviera al menos para reflexionar. Como ocurre siempre, las noticias avanzan más rápido que uno mismo y durante la elaboración de este texto han sucedido hechos relevantes. Hablar de sostenibilidad y energía no puede obviar la noticia del cierre definitivo de 7 de las 15 centrales térmicas de carbón que aún quedan en España. Se trata, sin duda, de una buena noticia, sobre todo si nos centramos en el impacto que este tipo de generación tiene en términos de gases de efecto invernadero. Quizás, si pensamos en términos de impacto social o de empleo, la noticia, especialmente en las regiones afectadas por la pérdida de empleo, no sea tan buena. Y si finalmente analizamos algunas de las causas que están detrás de esta decisión, como es el hecho de que a las empresas gestoras no les salen las cuentas si, entre otras cosas, tienen que acometer las medidas de mejora exigidas por Europa, quizás se nos reduzca un poco más la sensación de buena noticia.

En cualquier caso, esta noticia me sirve de punto de partida para retomar la reflexión y el artículo. Las decisiones que se toman en el ámbito energético normalmente no tienen un único impacto ni una única componente que valorar, por lo que hacer análisis parciales, que no tengan en cuenta la palabra sostenibilidad (económica, social y ambiental) en su conjunto, no será un análisis completo. Y digo todo esto desde el convencimiento de que la alternativa tiene que ser un modelo de generación de energía basado en la descarbonización del sistema, que garantice la asequibilidad de un recurso básico (y de un derecho, como es la energía) y que tenga en cuenta la componente social en todas sus vertientes.

grafico sobre origen energia

Fuente: IEA (Agencia Internacional de la Energía)

 

Lo que no genera duda es que la emergencia climática obliga a centrar los esfuerzos en la descarbonización del modelo y en el freno al impacto del cambio climático. Pero no por ello podemos olvidar que hay que tener en cuenta otros impactos, algunos de ellos también ambientales. Por ejemplo, el cambio de modelo también deberá tener en cuenta aspectos como el uso del suelo (W/m2). Las diferencias son notables entre unas alternativas y otras y es un impacto que condiciona la diversidad de especies, el uso de recursos como el agua o la fragmentación del territorio. Impactos como este, además, no son sencillos de analizar o medir puesto que dependen de la escala temporal considerada, de la mayor concentración o dispersión en la ocupación del territorio que realiza cada fuente de energía o de las decisiones tomadas a la hora de medir (por ejemplo, esta discrepancia de criterios puede situar a la energía eólica en una buena o mala posición en función de la superficie considerada como “ocupada” por un parque eólico). El uso de la tierra es un factor considerablemente importante, pero que generalmente es ignorado en análisis parciales.

Tampoco podemos obviar cuestiones como la generación de residuos y las necesidades de tratamiento que estos requieren. Este factor, por ejemplo, determina mucho la posición de la energía nuclear que, sin embargo, en términos de emisiones de gases de efecto invernadero y de superficie ocupada por unidad de energía primaria generada, saldría mejor posicionada que otras alternativas. Los residuos radiactivos ponen de manifiesto como la consideración de la escala temporal es clave. Son una herencia que dejamos a las generaciones futuras, como ocurre con el CO2 emitido por fuentes antropogénicas.

Podríamos incorporar a este análisis otros factores como son la incertidumbre respecto a las relaciones entre países, las importaciones de energía o la posibilidad de conflictos (bélicos o no) que alcanzaran un escenario de preocupación a nivel mundial. La dependencia energética del exterior o la apuesta por alternativas como la energía nuclear nos posiciona como un país y un modelo vulnerables ante un escenario que bloqueara o dificultara las importaciones de energía o que convirtiera a la energía en una “objetivo clave” durante el conflicto. Si algo nos ha demostrado la pandemia de la Covid-19 es que, en situaciones de emergencia, aunque afloran las muestras de solidaridad y apoyo, desgraciadamente, también se han dejado ver actitudes de “sálvese quien pueda” cuando los países cerraron sus fronteras o entraron en guerras comerciales para adquirir materiales y medicamentos para hacer frente a la emergencia.

Como es evidente, tampoco podemos obviar el coste de generación, por supuesto, internalizando todos los criterios (entre ellos ambientales) y considerando el coste real de cada fuente de generación porque, no nos olvidemos, necesitamos un modelo energético fiable, que garantice la cobertura de la demanda, que minimice los impactos ambientales y que además sea asequible (tal como indica el propio Objetivo de Desarrollo Sostenible 7). Esta será la única manera para evitar que la transición energética hacia este modelo descarbonizado tenga impactos sociales como la pobreza energética (una subida de los precios de la energía  incrementaría la población incapaz de contar con los servicios energéticos que necesita para desarrollar una vida digna y en igualdad de oportunidades). Afortunadamente alternativas como la energía solar fotovoltaica están reduciendo cada vez más estos costes, lo que garantizará su expansión y viabilidad en un modelo futuro. También podemos depositar nuestra confianza en la labor de investigación y desarrollo que se realiza de manera incesante para abaratar las fuentes de generación limpia y hacer viables nuevas alternativas. Desgraciadamente, como muestra el gráfico de la Agencia Internacional de la Energía, aún estamos lejos y nuestra dependencia de fuentes de generación de origen fósil es todavía muy elevada. Pero sigamos por este camino y no olvidemos considerar todos los factores. Es un reto complejo, pero posible.

 

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

ciego manco arboles

Yo soy sus manos. Él, mis ojos

Tiempo de lectura: 4 minutos

Hace unos días me llegó una noticia a través de redes sociales. En un primer momento pensé que no podía ser real. Sin embargo, de nuevo la humanidad me dio una lección impagable. Era real y no era una gesta reciente, sino de hace varios años. Para aquellos que no la conozcan os daré el titular: dos hombres, uno manco y otro ciego, plantaron más de 10.000 árboles en China.

Para aquellos que ya conozcan Clickoala, hace unos meses ya hablamos de Sadiman, un indonesio que durante 25 años plantó 10.000 árboles. En el caso  que nos ocupa, podríamos decir que es la unión perfecta entre la amistad y una voluntad inquebrantable para recuperar un espacio natural para las futuras generaciones.

Antes de explicar con más detalle a los protagonistas, es interesante fijarse en una cuestión común entre ambas gestas: en los dos casos plantaron árboles. El conocimiento casi instintivo que tienen las personas que viven en ambientes rurales les permitió saber que plantando árboles iban a recuperar zonas que se habían convertido en áridas. Y es que los árboles ofrecen beneficios clave para el medioambiente. Entre ellos destacamos estos 5 beneficios:

  1. Los árboles limpian el aire: absorben gases contaminantes y hacen de filtros naturales de estas particulas del aire contaminado que tanto daño hace a nuestra salud.
  2. Los árboles nos regala oxígeno. Un ejemplo: media hectárea de árboles adultos proporcionan el oxígene que necesita 18 personas.
  3. Refrescan el ambiente: por eso hay cada vez más ciudades que están recuperando los árboles como una medida natural para luchar contra el cambio climático.
  4. Ahorran agua: la sombra de sus copas logra disminuir la evaporación del agua y aumentan la humedad atmosférica.
  5. Ofrecen alimentos: los árboles frutales son una maravillosa forma de lograr alimentos de una forma natural.

El caso real de un manco y un ciego que plantaron más de 10.000 árboles

Lo primero que debemos hacer es situar la ubicación concreta de esta hazaña: Yeli. Se trata de un pequeño pueblo del municipio de Sunzhuang, en el noreste de China. Esta población tiene el privilegio de tener un espacio lleno de naturaleza, un bosque de árboles y plantas que forman un ecosistema natural que hace las delicias de sus habitantes. Pero si retrocedemos en el tiempo, un par de décadas, ese tramo estaba árido y lleno de rocas.

Este es el escenario dónde viven los dos protagonistas de esta increíble historia real: Jia Haixia, que es ciego, y Jia Wenqi, que tiene los dos brazos amputados. Lo que para muchos es un impedimento para hacer un trabajo físico como es plantar árboles, para ellos fue únicamente una dificultad a superar. Y todo ello, gracias al trabajo en equipo y a una motivación irrompible.

Aprendamos un poco más de nuestros héroes. Jia Haixia tiene 53 años y nació con cataratas congénitas que le dejaron sin visión el ojo izquierdo. Para su desgracia, un accidente laboral le dejó ciego completamente en el año 2000. Por su parte, Jia Wenqi fue a los 3 años de edad cuando perdió los dos brazos en un desgraciado accidente.

Estos dos amigos fueron conscientes que el mercado laboral no les estaba ofreciendo oportunidades. A esa sensación de impotencia y frustración se le sumó un comentario que realizó el hijo de Haixia, le contó una anécdota sin importancia pero para su padre fue un punto de inflexión: “Papá, olí una naranja cuando otro niño la estaba pelando y casi pude saborearla”.

Su hijo no sabía lo que era comerse una naranja. Al día siguiente, junto a su amigo Wenqi decidieron que esta situación debía cambiar y darle a las generaciones siguientes un lugar dónde se estuviera en contacto con la naturaleza. Dicho y hecho: con sus pocos ahorros alquilaron al Estado una porción de tierra de tres hectáreas que estaba llena de tierra y arena.

A base de esfuerzo y dedicación lograron reparar el ecosistema de ese área durante 13 años. Repetimos lo que significa esta historia: un ciego y un manco plantando más de 10.000 árboles y sin recursos. Ni públicos ni particulares. Tan solo con una pala, una barra y un martillo. Como no tenían dinero para comprar árboles jóvenes o semillas, se dedicaron a recolectar esquejes, que son un tipo de propagación consistente en separar de la planta madre una porción de tallo, raíz u hoja que permite obtener un nueva planta o árbol independiente que en la mayoría de los casos es idéntica a la planta madre.

gesta ecologica

Y así, como vemos en la fotografía Haixia se subía a los árboles con ayuda de su gran amigo Wenqi para lograr esquejes, que luego plantarían en el suelo. Y con el balde lleno de agua que recogían del río, los iban mimando. De esta manera, durante más de 10 años empezaron a plantar árboles en un paraje que había perdido la vida natural.

Antes de acabar esta historia, ¿os apetece un final feliz? Según la agencia de noticias china Xinhua, a nuestro héroe ciego Haixia recibió de manera gratuita la cirugía de cataratas para su ceguera congénita gracias a la admiración que despertó su gesta en su país. 

Más acciones y menos intenciones: el Planeta no espera

Somos conscientes que si bien no todos podemos ser como ellos, sí que tenemos la posibilidad de hacer cosas que marquen la diferencia. Son pequeños gestos que ayudan en la lucha por el cambio climático. Si ese pequeño gesto se multiplica por cien, por mil, por millones… ese pequeño acto se convierte en una acción global con resultados medibles y trascendentales en la lucha contra el cambio climático.

Este concepto fue una de las ideas creadoras de la comunidad de Clickoala. Un proyecto que ha ido creciendo y asumiendo las recomendaciones de muchos expertos y personas interesadas en el mismo fin: lograr un mundo sostenible. El consumo responsable es un arma muy poderosa contra el desperdicio de material y energía. En nuestro buscador Clickoala vas a encontrar productos y servicios abalados por certificados ecosociales reales y recomendamos por expertos de 25 universidades. Queremos invitarte a que lo pruebes, es totalmente gratis. 

 

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Solo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.