gema gomez moda sostenible

Firma Invitada: Gema Gómez

Tiempo de lectura: 4 minutos

Firma invitada: Gema Gómez

Gema GomezGema es Fundadora y Directora de la Plataforma de Formación y Divulgación en Moda, Sostenibilidad y Negocio “Slow Fashion Next”. Tras su trabajo en grandes cadenas de moda en Madrid y en Institutos de tendencias en París, Gema se decide a iniciar un sueño, una nueva manera de entender y vivir la moda, desde un punto de vista que dé respuesta a los desafíos sociales y medio ambientales del S. XXI.
Su pasión: Ayudar a crecer a las personas llevando a cabo proyectos y empresas “con sentido”.
Su objetivo: crear una industria textil sostenible y alternativa a la industria convencional actual o “fast fashion.

¿ Miedo o amor? ¿qué elegiremos después de este esta experiencia?

Está claro que la cuarentena que estamos pasando a causa del coronavirus ha transformado nuestra manera de vivir, aunque solo sea momentáneamente, y seguramente ya haya transformado nuestra manera de percibir nuestras prioridades.

Encerrados en casa nos damos cuenta de que lo esencial, lo que realmente importa, es mucho menos de lo que pensábamos cuando estábamos fuera andando como pollos sin cabeza, sin un momento para sentarnos y reflexionar.

Podemos vivir con mucho menos de lo que tenemos y realmente necesitamos muy poco. De pronto nos damos cuenta de rincones de nuestra casa que hacía siglos que no mirábamos. Disfrutamos de pequeñas cosas como el cantar de los pájaros por la mañana, un momento mágico donde un rayito de sol calienta tu rostro o el sabor de una nueva receta de cocina.

De pronto salimos a los balcones y vemos las caras de nuestros vecinos que nunca nos habíamos percatado. Nos ofrecemos para todos aquellos mayores y colectivos en riesgo a hacerles recados y cualquier cosa que puedan necesitar.

Agradecemos a los que están en primera línea el increíble esfuerzo que están haciendo, sobre todo el personal sanitario.

También hemos descubierto que algo microscópico puede dar la vuelta al mundo y las herramientas para defendernos que tenemos no están a la altura.

Sabemos también que, según los biólogos y epidemiólogos, existen millones de virus similares contra los que no estamos inmunizados y que las especies salvajes cada vez se desplazan más por los efectos, entre otros, del cambio climático y la deforestación.

Vivimos cada día con la sombra de una epidemia que se lleva como mínimo a conocidos, vecinos de niñez y amigos de sacar al perro, cuando no en a seres queridos.

Escribimos emocionantes mensajes sobre nuestros mayores y lo importantes que han sido nuestras vidas.

Y ante todo esto la gran pregunta es ¿cómo vamos a vivir después de esta experiencia? ¿cómo va a transformarnos en nuestra ser más íntimo?

¿cómo vamos a actuar el día después? ¿desde nuestros miedos?

¿el miedo a contagiarnos, al otro al que viene de otro país…?

¿o por el contrario vamos a interiorizar de esta experiencia lo importante que es la comunidad que nos rodea y vivir de manera más local? ¿y por ende fomentaremos la proactividad a la hora de buscar soluciones, la unión y la organización para conseguir superar desafíos similares?

No tengo una bola mágica y no sé cómo va a reaccionar el “colectivo humanidad” ante este desafío, imagino que dependerá del tipo de cultura, ingresos, gobiernos locales…pero lo que sé es que lo que empecé hace años hablando de sostenibilidad, en mi caso aplicada a la moda pero podría aplicarse a cualquier sector, hoy tiene más vigencia que nunca.

Creo fundamental volver la mirada hacia la naturaleza, observarla cuidarla y amarla porque solamente desde ahí podremos tomar las decisiones adecuadas.

Creo fundamental adquirir conocimiento de esta observación, realista y con visión de largo plazo, formarnos con consciencia y con espíritu crítico.

Creo fundamental dar forma a empresas, productos, servicios y modelos de negocio cuyo corazón lata al ritmo planeta y los seres que lo habitan.

Creo fundamental meter las manos en la tierra con suavidad para plantar las semillas que regeneran nuestros ecosistemas.

Creo fundamental asegurar una vida digna a todos los seres vivos con los que convivimos en este mundo.

Creo fundamental regenerar redes de trabajo. Un trabajo que nos estimule, nos ilusione y que tenga un propósito de bien común.

Creo fundamental desarrollar actitudes más positivas y genuinas como la generosidad, el altruismo, el respeto, la integración, y también otras cómo el autoconocimiento, la disciplina, la responsabilidad y la resiliencia.

Esas fueron mis decisiones hace muchos años cuando fundé Slow Fashion Next y esta es la reconfirmación de mi decisión ahora: seguir haciendo lo que esté en mi mano para cuidar el hogar que nos sustenta y a los maravillosos seres que viven en él, porque el amor de verdad, esa consciencia y energía potente que nos invade cuando algo es esencial de verdad, puede salvar el mundo.

Fotografía de portada realizada por Camilo Guerrero Villegas

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

supermercados ecologicos online

El coronavirus dispara los supermercados online (ecológicos no tanto)

Tiempo de lectura: 5 minutos

Lo primero que queremos deciros es que deseamos de todo corazón que estéis bien. Nos toca vivir una experiencia difícil pero entre todos y con solidaridad la superaremos. En el inicio de la pandemia del coronavirus se produjeron escenas de estampidas en supermercados para abastecerse durante este prolongado confinamiento. No era de extrañar que vista esa histeria colectiva se produjera un aumento de las compras online. Entre las diferentes búsquedas que hacen los usuarios, la que ha experimentado un crecimiento espectacular es la de los supermercados online. Sin embargo, no ha experimentado el mismo aumento las búsquedas de los supermercados ecológicos online. 

A pesar de que aún no existen datos exactos al respecto, sí unas tendencias claras hacia las compras online. Podemos apreciar un gran aumento en la tendencia de supermercados online como podemos comprobar en Google Trends, una web en la que podemos analizar las tendencias de búsquedas en el tiempo y por zonas geográficas. Los gráficos que os mostramos a continuación son en relación a los términos de búsqueda en Google de supermercados online y compras online.

busquedas supermercados online

Aumento espectacular de búsqueda Supermercados online que coincide con la pandemia del coronavirus

 

tendencia de busqueda comprar online

Las búsquedas de compras online han crecido un 1300% respecto antes de la pandemia

Como os hemos avanzado, no ha ocurrido el aumento de búsquedas con los supermercados ecológicos online. Sin embargo, hay varios motivos que podrían explicar esta diferencia:

  • En una situación de confinamiento, se busca cubrir las necesidades imprescindibles
  • Se cambian prioridades, relegando temporalmente a un segundo plano intereses no inmediatos como las compras sostenibles
  • La preocupación y el miedo activa los mecanismos de supervivencia: pensar en el hoy

No obstante, cada vez somos más los que sentimos una profunda preocupación por el deterioro del medioambiente y somos conscientes de que debemos evolucionar en nuestra forma de entender la sociedad para luchar contra el cambio climático. Esta conciencia ecológica no ha desaparecido ni desaparecerá. Puede que ahora esté en un segundo plano por la gravedad de la pandemia del coronovirus, pero en la última década la industria ecológica ha crecido a nivel mundial y nacional. 

Supermercados ecológicos online a la espera

Como hemos avanzado el aumento espectacular que se ha producido de las búsquedas de supermercado online no ha sido imitado con la misma intensidad por las búsquedas de supermercados online ecológicos. En cierta forma es lógico, debido al estado de preocupación en la que estamos inmersos. Sin embargo, lo que es incuestionable es el arraigo conseguido en los productos ecológicos, especialmente en el caso de la alimentación orgánica o ecológica

Clickoala es, en cierta forma, un supermercado ecológico online, ya que en nuestro buscador mostramos productos, alimentos y servicios respetuosos con el medioambiente y las personas. Siempre a través de los certificados confiables según un panel de expertos de 25 universidades españolas. Sin embargo, no todos los productos que se venden en los comercios como ecológico o bio lo son realmente. Es por ello la importancia capital de discernir entre etiquetas promocionales sin un significado real respecto a los sellos y certificados que garantizan que sí lo son.

A falta de datos más actuales, os compartimos algunos del año 2017 que reflejan el poderío y el crecimiento continuado del mercado ecológico en Europa y en España. Son datos del Instituto de Investigación de Agricultura Ecológica (FiBL), la Empresa de Información del Mercado Agrícola (AMI):

  • En el año 2017 el mercado ecológico europeo creció hasta alcanzar los 37’3 mil millones de euros.
  • 15’6 millones de hectáreas de tierras agrícolas están dedicadas a cultivo ecológico en el año 2020 en Europa.
  • La mitad de estas hectáreas están concentradas en 4 países: Alemania, Francia, Italia y España.
  • España es el país con la mayor área dedicada a la producción ecológica en Europa con 2,1 millones de hectáreas.
  • En un sólo año (del 2016 al 2017) en Europa se aumentó casi un millón de hectáreas a la agricultura ecológica

El Instituto de Investigación de Agricultura Orgánica (FiBL) analiza el aumento de la agricultura orgánica no sólo en Europa sino en el mundo. En este gráfico del FiBL podemos comprobar la importancia que va adquiriendo en todo el mundo.

mapamundi agricultura orgánica

 

En Europa, tal y como se refleja en el gráfico, es uno de los mercados tanto para consumidores como productores más importantes del mundo. Y España, a su vez, tiene un lugar de privilegio en los países miembros de la Unión Europea.

¿Qué son exactamente los alimentos ecológicos?

Como casi todos los conceptos hay muchas definiciones posibles, pero una buena opción es basarnos en la definición que aporta el Ministerio de Agricultura : La producción ecológica es un sistema de gestión y producción agroalimentaria que aúna el respeto por el medioambiente en su forma de producción, respetar la biodiversidad y los recursos naturales, así como cumplir con las normas sobre bienestar animal. Todo ello para satisfacer a un cada vez mayor grupo de consumidores que demandan productos producidos de la forma más natural posible. 

Otra definición que debería estar dentro de esta sección es la de la agricultura orgánica que realiza la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura: Se trata de un método consistente en la gestión del medioambiente y no en el uso de insumos agrícolas. Un sistema que tiene en cuenta las posibles consecuencias medioambientales y sociales y que opta por la eliminación del uso de fertilizantes y plaguicidas sintéticos, medicamentos veterinarios, semillas y especies modificadas genéticamente, etc… En lugar de ello, se adapta a las peculiaridades del territorio, que facilita el aumento de la productividad y evita plagas y enfermedades. Existe un sello confiable que certifica que se cumplan estas condiciones: la Agricultura Ecológica. 

Más allá de definiciones, lo que queda reflejado con los datos expuestos anteriormente es que la realidad de estos momentos con el confinamiento no hará descarrilar el tren de la alimentación ecológica y los supermercados ecológicos online. Tanto la sociedad, como los productores y comerciantes han tejido una relación duradera cosida con la conciencia de la lucha contra el cambio climático. Y en este camino, estaremos a vuestro lado para aprender juntos y poder dar visibilidad a aquellas empresas que realmente están haciendo las cosas bien, cuidando el planeta y respetando a las personas.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

Entrevista con expertos: Luis miguel barral

Entrevistas con expertos: Luis Miguel Barral

Tiempo de lectura: 8 minutos

Entrevista con Luis Miguel Barral

Luis Miguel Barral González nació en Madrid, en 1966. Su oficio es la investigación social. Es socio-fundador de Two Much Research Studio, empresa enfocada a comprender y mejorar la vida entre marcas y ciudadanos. Es uno de los miembros fundadores de Innovación Audiovisual, una comunidad de libre pensamiento integrada por profesionales experimentados en los diversos oficios de la comunicación contemporánea. Asimismo, es co-fundador de Singular Solving, empresa donde aplica tecnología y humanismo a la toma de decisiones complejas. Le apasiona apasionar, por ello disfruta como profesor invitado en universidades y escuelas de negocio de España y América Latina.

 

¿Qué hace un referente de la investigación social completando un Master en evaluación de Impacto ambiental?

En la universidad estudié geografía, donde descubrí para mi placer una ciencia que conecta la lógica de la naturaleza y la lógica de la sociedad, haciendo del territorio un teatro de operaciones inmersivo, donde puedes apreciar e interpretar en cada momento esta danza entre naturaleza y sociedad. Estudiar geografía fue para mi como si un estudiante de historia del arte viviera en el Museo del Prado, pues el territorio te envuelve y te muestra sus secretos, como Las Meninas.

Desde este interés por el territorio me matriculé en la primera promoción de máster de evaluación de impacto ambiental que se hizo en España, en1990, gracias a una fructífera colaboración de tres universidades de Madrid, Politécnica, Autónoma y Complutense. Allí coincidí con personas de otras disciplinas, biólogos, ingenieros de montes, agrónomos, geólogos, veterinarios … y se comenzó a fraguar en mi la cultura del pensamiento transdisciplinar, que considero imprescindible para abordar los retos actuales de la socio-ecología.

Es una obviedad, pero el consumo sostenible es necesario y es cosa de todos. Pero, ¿quién crees que debe liderar este cambio de una sociedad consumista a una sostenible: los gobiernos, las empresas o los ciudadanos?

Es en la ciudadanía, a través de unos grupos pioneros iniciales (“trend setters” y “early adopters”) donde anida y germina el cambio de paradigma. En las industrias se produce el mismo efecto, suele haber un grupo de pioneras (trend setters) que saben leer antes que las demás ese cambio, y encuentran un camino para construir una propuesta de valor dirigida a esa fracción del mercado que ha mutado. Luego se suman otras (“early adopters”). En estos tiempos líquidos que vivimos es cada vez más frecuente que esas empresas pioneras-disruptivas, vengan “de fuera” del sector que van a transformar. Es el caso de Tesla en la industria de la automoción, pero hay una larga lista de antecedentes: la entrada de Apple en el mercado de la música con iTunes; Netflix y la producción de cultura audiovisual; el universo fintech y la banca; Brewdog y la cerveza; Globalia y la entrada en la telefonía móvil con Pepephone, etc…

Cuando el fenómeno social ya presenta un tamaño considerable, antes de ser masivo, es cuando los gobiernos entran a legislar, que es poner orden en una maraña de intereses en tensión. El estado hace un ejercicio de equilibrio entre el derecho a una “muerte dulce” de lo que ya no es útil, y el derecho al nacimiento de lo nuevo que nos hará avanzar como sociedad. Esto es lo que pasa en España, por ejemplo, con la minería del carbón a medida que se avanza hacia las energías renovables. O con el taxi y las nuevas soluciones de movilidad.

Entonces los tres agentes, estado, empresa y ciudadanía, lideran el proceso de cambio, cada uno en su papel.

sostenibilidad y consumo

Desde Clickoala valoramos mucho la importancia de comunicar para llegar a la gente. En general, ¿Crees que las empresas que tienen productos y servicios sostenibles deberían mejorar en este aspecto?, ¿Esas mejoras se consiguen únicamente con dinero?

Todas las empresas, sin excepción, hagan lo que hagan, tienen que contar historias para hacer llegar lo que son y lo que hacen a los públicos a quienes se dirigen. Desde Apple hasta el panadero de la esquina, las empresas de éxito cuentan historias coherentes con su propósito, que hablan de soluciones a necesidades de las personas a quienes se dirigen. No es tanto cuestión de dinero como de recorrer un proceso que no tiene fin, con unas etapas muy concretas: 1) comienza con la reflexión sobre el propósito de tu empresa; 2) continúa con la comprensión profunda de la necesidad del público que vienes a cubrir con tu propuesta de valor; 3) Avanza hacia la decisión de un posicionamiento de marca coherente con tu propósito y la necesidad del público; 4) y cuando se tiene claro lo anterior, sólo entonces, crear las historias y decidir los canales a emplear para “inseminarla” en la mente y en los afectos de tu público. Es un método, nada más y nada menos.

Llevas desde 1990 preguntándole a la gente cómo vive y cómo piensa. ¿Cuál es tu diagnóstico sobre la forma de comprar de los españoles desde el punto de vista medioambiental?

Lo que está pasando es algo más grande que “lo medioambiental”. La emergencia del consumidor coherente en España nos habla de que una fracción muy significativa de la población (50%) quiere poner en juego sus principios personales cuando compra. Como parte de esos principios está elegir a marcas que juegan limpio con el medio ambiente, junto a otros aspectos que son igualmente relevantes, que atraen la atención de este tipo de consumidores cuando los detectan de forma creíble en las marcas. Me refiero a 1) El respeto de la dignidad laboral y la igualdad de oportunidades con sus empleados; 2) La coherencia entre los dichos y los hechos, lo que incluye no hacer publicidad engañosa, reconocer sus errores y repararlos; 3) Poner freno a la “avidez de lucro”, es decir, entender que la empresa hace todo lo posible por conseguir el precio más asequible posible, que garantice la dignidad laboral y la supervivencia de la empresa. No tiene nada que ver con ese concepto tan perverso de “low cost”. 4) Y la reciprocidad en el intercambio, que básicamente apunta a la “huella fiscal”: si te compramos aquí, paga impuestos también aquí, no sólo donde tienes tu sede fiscal.

Una parte de la sociedad española está diciendo “a grito pelao”: ¡quiero comprar como ya pienso! y aún me encuentro empresas negacionistas, que consideran que este grito “no es para tanto”, que no es más que “buenismo empresarial” sin fundamento, un asunto “para los de RSC”. Esta ceguera es una ruta corta y directa hacia su propio final.

Otras entrevistas

Amaya Apesteguía

“Está demostrado que las sociedades más materialistas son menos felices”

Mar Gómez

“Las declaraciones negacionistas de Trump ponen en peligro toda la población mundial”

Pedro Pablo G. May

“Los dos principales problemas de la ecología en España son la inactividad de las administraciones y la ideologización de la actividad”

María Rodríguez

“En estos momentos no existe una empresa que cumpla con todos los Requisitos de Responsabilidad Social Corporativa”

Celia Ojeda

“La clase política debería legislar para generar un cambio sobre el consumo”

Fridays for Future

“A las personas de más edad hay que hacerles pensar en ¿qué pasará con tus hijos?”

Hace un tiempo hiciste unas declaraciones en las que hablabas de la confianza en las marcas o empresas: “Te fías de marcas que dicen las cosas como son, sin adornos, sin mentiras, que reconocen si se equivocan”. En el caso del medioambiente y de la ecología, ¿Existen empresas así? Y si las hay, ¿qué hay que hacer para que la gente las conozca?

Claro que existen. Hay cientos de casos en el mundo, sólo tienes que investigar un poco y las verás. Ya te comentaba antes que si quieren ser conocidas, como cualquier otra, estas empresas han de conectar con su público a través de historias coherentes con su propósito, que hablan de soluciones a necesidades de las personas a quienes se dirigen. La función de la narrativa-comunicación es muy importante en una compañía contemporánea, al mismo nivel que la tecnología o las finanzas.

En este contexto, en tu artículo titulado “El consumidor coherente”, hablas de las cualidades que hacen que el consumidor se decida por una empresa u otra. Una de ellas es que la empresa juegue limpio con el medio ambiente advirtiendo que hay otras que practican el “greenwashing” . ¿Qué consejos darías al ciudadano para diferenciarlas?

Una cosa tengo clara, clarísima: nunca voy a conocer en profundidad a la empresa y sus procedimientos, nunca. Es un esfuerzo estéril, como ciudadano, intentar “auditarla” para saber si es auténtica o una apariencia. Lo que sí está en mi mano es “auditarme a mi mismo”. Me explico, dejando claro que esto no es un consejo sino el relato de lo que yo hago. Verás, yo estoy expuesto -como todo hijo de vecino- a las historias que me cuenta una marca, que pueden ser en muchos canales, por ejemplo su publicidad en redes sociales, su logotipo, una camioneta de reparto, el envase, cómo plantea una promoción, un spot en TV, una serie de podcast, etc…. Es decir, lo primero que recibo de las marcas entra por mi lado más vulnerable, lo inconsciente y las emociones. Si el relato me interesa, la marca comienza a interesarme. Si propone algún producto conveniente para mi, pruebo y vivo la experiencia de compra/uso/consumo. Y entonces me evalúo “¿la experiencia que yo he vivido con el producto es coherente con su narrativa?” Si la respuesta es “no”, es muy probable que no repita. Si es afirmativa, esa marca puede entrar en mi set de consideradas. Esto que yo hago no es ninguna garantía de éxito; la ventaja consiste en que por el camino voy afinando mi criterio de elección, creando así un sensor propio. Una suerte de detector de (vendedores de) humo.

También miro los sellos, cuando los hay, pero en un segundo plano porque de la mayoría de ellos no tengo ni idea de lo que son, quién les da vida y qué propósito les mueve. Son poco más que dibujitos en un envase. Los sellos necesitan también contar historias de su propósito para hacerse relevantes al público.

A finales de 2018 participaste en un estudio sociológico que ofrecía datos esperanzadores sobre la forma de comprar de los españoles: el 50% de la ciudadanía sabe que consumir no es sólo comprar, sino una acción dónde dar cauce a los principios personales. ¿Crees que la preocupación por el cambio climático habrá alterado este dato en el último año?

Sí, claramente sí. Lo que estamos viviendo con el plástico es un ejemplo muy claro. Ahora bien, el consumidor coherente sólo puede comprar como ya piensa si la industria le ofrece productos convenientes. Por ejemplo, la penetración del coche eléctrico en España va lenta, porque es una solución que aún no es conveniente para una mayoría social ¿si eres usuario diario de un coche eléctrico cómo abordas cotidianamente su menor autonomía, y una red de recarga no tan distribuida como las gasolineras? Cuando ese tipo de problemas de conveniencia desaparecen, la curva de adopción se dispara.

Una pregunta habitual a nuestros entrevistados es si conocen algún sello o certificación respetuoso con el medio ambiente que le ofrezca garantías. ¿Nos podrías decir alguno?

Demeter, agricultura biodinámica. Comenzaron en 1928 y no han dejado de ser contemporáneos.

Y, en el lado contrario, si conoces alguno que no sea de confianza.

No tengo conocimiento fundamentado para responder esta pregunta.

¿Qué referente nos recomiendas entrevistar para poder compartir consejos sobre consumo responsable? ¿Qué pregunta le harías?

José Illana, co-fundador de Quiero, una empresa pionera que apoya a otras empresas en su transformación hacia la sostenibilidad. La pregunta: ¿José, por qué en Quiero hacéis tanto hincapié en la Filosofía como nutriente de vuestra propuesta de valor?

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

sostenibilidad y consumo responsable

Porque el consumo responsable contribuye al desarrollo sostenible

Tiempo de lectura: 5 minutos

Si te preguntas el porqué el consumo responsable contribuye al desarrollo sostenible, tenemos que darte la enhorabuena. No se trata de una pregunta cualquiera sino de una cuestión fundamental que da sentido a un cambio en la conciencia colectiva en un momento decisivo. Y es que la vida tal y como la conocemos está en riesgo. 

No hablamos de futuros apocalípticos, sino de realidades palpables que no harán más que empeorar con el paso de los años si todo sigue igual. Pero somos optimistas, porque durante estos últimos meses se ha demostrado que el cambio ya ha llegado y está para quedarse

Los que formamos parte de Clickoala también nos hicimos esa misma pregunta. Es más, quisimos saber cómo podíamos poner nuestro granito de arena en este reto mayúsculo (pero posible) de lograr un desarrollo sostenible. Fue entonces cuando se nos presentó una idea: unir el conocimiento de verdaderos expertos en consumo responsable y sostenibilidad, con las empresas que están haciendo las cosas con responsabilidad con el medio ambiente y las personas. El punto de unión entre ambos lo encontramos en los sellos y las certificaciones que recomiendan los expertos universitarios a los que consultamos. De esa forma, garantizamos que podíamos separar lo verdaderamente confiable de los ejercicios de greenwhasing o publicidad falsa. 

En el buscador de Clickoala solo estarán productos y servicios de confianza, avalados por certificaciones recomendadas por estos 25 expertos universitarios. Si aún no lo conoces, te invitamos a que lo conozcas haciendo click en el botón de debajo

El Consumo responsable: es cosa de todos 

Esta conciencia colectiva ya está arraigando. En la entrevista a Amaya Apesteguía, de la OCU y una de las autoras de “Otro consumo para un futuro mejor” (OCU&NESI, 2019), nos explicó que “estamos en una época de florecimiento para el consumo responsable. Décadas de sensibilización están dando sus frutos, y ahora conseguimos ir más allá de la crítica a “las empresas explotadoras” y enfocarnos a la acción, al “qué puedo hacer yo”.

Esto se refleja en el informe citado, ya que el 62% de los españoles cree que su consumo es una herramienta muy potente para cambiar el mundo. Quizás no podamos limpiar los océanos o dedicarnos durante 25 años a plantar árboles, pero sí podemos ser conscientes de que si necesitamos comprar, lo hacemos con las garantías de que no estamos agravando la situación del medioambiente. 

El consumo responsable implica otros ámbitos además del simple hecho de comprar. También implica ser consciente de cómo usamos recursos como la energía, el agua o el transporte. En este aspecto, el hogar es el ámbito en el que todos podemos marcar la diferencia. El consumo energético de los hogares españoles significó, según datos del año 2015, un 18’5% del total en España. Sin duda, un aspecto en el que con algunas medidas correctoras y preventivas podría descender. 

No en vano, más de la mitad de los hogares españoles tienen más de 40 años, por lo que tienen grandes deficiencias energéticas. Sin embargo, una mejora del aislamiento térmico de los edificios significaría un ahorro energético, económico y de emisiones de dióxido de carbono del 30%.

Las comunidades de Andalucía, Cataluña, Valencia, Castilla y León y Madrid son el escenario del 56 % de las viviendas de más de 40 años, que se construyeron sin criterios de eficiencia energética

España es un país con sequías y con una endémica falta de agua. Es un país cálido y con zonas muy amplias en las que cae poca lluvia. Quizás por ello, se empezó a realizar campañas de concienciación de no malgastar agua hace décadas. En ese aspecto,  en cuanto al gasto de agua España ocupa el undécimo puesto del ranking europeo con unos 136 litros por habitante al día

Consumo responsable y desarrollo sostenible

Que la sociedad acoja con entusiasmo el consumo responsable no valdría de nada si no se cubriera las necesidades de sus miembros. Es por ello que se relaciona con el desarrollo sostenible. En otras palabras, el consumo responsable tiene sentido si se consiguen cubrir y satisfacer las necesidades actuales sin que ello pueda comprometer la capacidad de las futuras generaciones, además de garantizar el equilibrio entre el crecimiento económico, el cuidado del medio ambiente y el bienestar social.

Vamos a presentar algunos puntos que reflejan el porqué el consumo responsable contribuye al desarrollo sostenible. Son pequeños gestos que cualquiera de nosotros podemos hacer en nuestro día y que hará un poco más posible este deseado desarrollo sostenible. No olvidemos que la acción más pequeña es mejor que la intención más grande. Cree en algo, pero actúa. Hagamos entre todos un cambio real. Desgraciadamente, aún estamos lejos de tener líderes que pongan como prioridad absoluta este cambio necesario. 

Necesitamos líderes que no estén enamorados del dinero, sino de la justicia, que no estén enamorados de la publicidad sino de la humanidad. Martin Luther King

Tal y como nos dijo Alberto Vizcaíno, experto en producción y consumo sostenible, España es un buen ejemplo de desarrollo sostenible, ya que es el país que cuenta con más territorios declarados como Reserva de la Biosfera, una figura de la UNESCO que reconoce a los lugares que son modelo de conservación de la naturaleza en equilibrio con actividades humanas, ejemplos de desarrollo sostenible.

Pero, y nosotros como individuos, ¿qué podemos hacer para que nuestro consumo responsable incida en conseguir desarrollo sostenible? Os proponemos algunos actos simples y su contexto:

Comprar a granel: estarás apoyando el comercio local y evitarás usar plastificados innecesarios. Comprando a granel, además, podrás medir exactamente la cantidad que desees y evitas, en consecuencia, el desperdicio alimentario.  

Llevar mi propia bolsa reutilizable y de material resistente. Esta acción es complementaria con la primera. Y su importancia es vital, ya que se estima que la producción de plástico para este año 2020 será de 500 millones de toneladas. ¡Un 900% más que en 1980!!!

Rechazar desechables: Lo ejemplificamos con los vasos de café. ¿Sabías que en España cada minuto tiramos 2854 vasos de café desechables? Según el estudio europeo de Seas at risk, en un año suman 1.500 millones de vasitos de café. El problema está en que la mayoría de estos vasos tienen una lámina de polietileno que les impermeabilizan PERO dificulta mucho su tratamiento posterior. Esto hace que las plantas de reciclaje los traten como  basura no recuperable. Por supuesto, si a esto le añadimos las cucharas, el resultado es desesperanzador. Y la solución es muy sencilla: usar termos reutilizables. 

Usar mi propia botella de agua de material reutilizable: Para empezar, el agua en España es potable. Y mucho más económica. Sin embargo, estamos en una dinámica consumista que ha llevado a que el agua embotellada haya disparado su producción un 50% en España desde 2001. Más gastos, más desechos, más costos de reciclaje, más residuos…

La moda sostenible y ropa de segunda mano. Hace un tiempo os explicamos la importancia de la moda sostenible o slow fashion. Evitar comprar cosas innecesarias, producto de un arrebato consumista tan propio de las rebajas, es un cambio importante. En este sentido, también cobra sentido dar una segunda oportunidad a la ropa de segunda mano a la que cada vez tenemos más opciones de acceder (tiendas, apps, grupos, asociaciones, etc…). 

Estos son solo algunos gestos que todos podemos probar en nuestro día a día. Pero si, por supuesto, tienes que comprar te recomendamos honestamente que optes por productos que certificados y sellos garantizan que son ecológicos y éticos con los trabajadores. Es el ejemplo ideal del porqué el consumo responsable contribuye al desarrollo sostenible. Y como te comentamos en el inicio, los podrás encontrar en nuestro buscador clickoala, al que te invitamos que pruebes.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

Storytelling the game

Storytelling The Game: aprende a contar tu propia historia

Tiempo de lectura: 2 minutos

Para aquellos que conocen Clickoala no les debe extrañar nuestro interés en saber cómo transmitir que nuestro proyecto quiere que junto a vosotros podamos lograr un mundo más sostenible. Algo super importante para nosotros es recomendar solo aquello de lo que nos fiamos, por eso nos basamos en los conocimientos de expertos universitarios para poder discernir el grano de la paja y mostrar en nuestro buscador únicamente aquellos productos con certificaciones y sellos confiables. Sin embargo, no es fácil explicarlo de una forma sencilla y que todo el mundo nos entienda. Así que decidimos dar un paso más y ponernos en las manos de Fernando Santiago y su fantástica experiencia de Storytelling The Game.

Qué es Storytelling The Game

Antes de explicaros en qué consiste StoryTelling The Game permitidme que os presente un poco a su creador.

Fernando es periodista de formación siempre ha sentido un amor por la comunicación, en todas sus vertientes, escrita, gráfica, audiovisual e interactiva. Confía y cree en el poder de la comunicación, del storytelling y la creatividad. Es una persona inquieta que sigue buscando nuevas formas de ayudar a empresas a crear su propio relato. 

Storytelling The Game propone a las personas que forman parte de un proyecto o empresa de cualquier tipo el reto de dejarse llevar por este juego en el que entraran de una forma lúdica y original en un análisis dinámico y compartido de los personajes clave en tu historia: quiénes son los protagonistas (en nuestro caso sois todos vosotros, los Koalas que formáis parte de nuestra comunidad de usuarios, lectores, amigos…), cuáles son las dificultades que debemos superar y cómo podemos superarlas. 

Crea o analiza todo tu ecosistema de comunicación en una fabulosa experiencia gamificada que mediante el storytelling funde lo creativo y lo estratégico

La dinámica es sencilla. El juego pone en común las ideas, inquietudes, sueños y preocupaciones de un equipo de personas que trabajan en un proyecto y las transforma en una historia. El resultado es casi mágico. Gracias a las preguntas de Fernando, empiezan a surgir ideas que no sabíamos que existían, hasta llegar a unas conclusiones que no habíamos ni imaginado.

La clave está en descubrir que hay preguntas que jamás responderemos si no les damos otro enfoque, cambiamos la forma de preguntar y escuchamos a nuestros compañeros. De esta forma descubres formas mejores de entender a los demás y remar en la misma dirección. Escuchas a tus compañeros, intentas expresar tu punto de vista y llegas a puntos en común. 

El propio Fernando indica que Storytelling The Game es adecuado “para quien busque un modo sorprendente, divertido y eficaz de generar y transmitir el relato de sus organizaciones”.

Una vez acabada la sesión de Storytelling las personas que formamos Clickoala tenemos claro qué debemos identificar el “café” (así se definió en el juego) que deseamos compartir con todos vosotros. Porque si algo sabemos que Clickoala solo tiene sentido si  lo construimos juntos

No nos queda otra que recomendar sinceramente Storytelling The Game a todos aquellos proyectos, organizaciones y empresas que quieran dar a conocer todo lo que hacen de la mejor forma posible.

economía del bien comun

La economía del bien común: qué debes conocer

Tiempo de lectura: 5 minutos

Si tuviéramos que señalar las principales causas por las que existe desigualdad en el mundo, una de ellas sería el modelo económico que domina el mundo: el capitalismo. Por supuesto, podríamos añadir un buen número matices pero es evidente que el capitalismo liberal ha llenado de dinero a unos pocos y dejado en situaciones precarias a millones de personas. Esta desigualdad que vivimos con estoicismo y normalidad fue lo que llevó a algunas personas a buscar teorías de cómo se podían hacer las cosas de otra forma. De esta preocupación nació la economía del bien común. Os invitamos a repasar este modelo económico que ha traspasado los límites teóricos y que se está llevando a cabo en varios países. 

El origen de la Economía del Bien común

La Economía del Bien Común nació en el año 2010 en Austria. Su autor fue el profesor de  economía Christian Felber que quería cuantificar la contribución al bien común por parte de la economía y de las empresas.

Este modelo económico y empresarial surgió cuando se iniciaba la crisis financiera del año 2008. Fue entonces cuando Felber publicó su obra Nuevos valores para la economía. Este texto descifraba un nuevo sistema económico, alternativo al todopoderoso capitalismo y al denostado comunismo. 

Los principios de este modelo se basan en que las actividades económicas deben buscar los intereses generales y el bien común o público. Pasando del interés personal al de la comunidad. Es decir, alejarse de la búsqueda del dinero y del beneficio económico como fin único para buscar el beneficio de la mayoría. La economía debe centrarse en conseguir el bienestar y la calidad de vida de la gran mayoría de las personas. 

Estos objetivos se miden tras el análisis de la relación que tiene la empresa con otros grupos de contacto (desde los proveedores hasta los trabajadores y clientes finales). El modelo económico y su implantación implica que se medirá el impacto social y ambiental que generan la empresa con estos grupos a través del análisis de cuatro valores básicos:  

  1. Dignidad humana
  2. Solidaridad y justicia social   
  3. Sostenibilidad ecológica
  4. Transparencia y participación democrática 

La economía del bien común en España y el mundo

La economía del Bien común (EBC) lleva diez años de vida y se ha implementado en Europa, América del Norte y Latinoamérica. Concretamente, a través de más de 2.000 empresas u organizaciones gestionadas por asociaciones de la sociedad civil de 30 países.  

Los primeros lugares dónde se implementaron los principios de la EBC fueron en los países de Europa Central, Austria y Alemania, pero rápidamente se ha extendido en España  e Italia. Os dejamos un gráfico con el número de empresas del Bien Común en Europa.

En el caso de España, a pesar de que llegó cinco años más tarde desde que se puso en práctica en Austria, tiene una implementación consolidada. E incluso hay una Asociación Federal Española para el fomento de la Economía  del Bien Común  cuya función es la de albergar a las empresas y personas que forman a consultores que implementen este nuevo modelo económico en las empresas y organizaciones.

Hay que tener en cuenta que el modelo empresarial del bien común puede ser aplicado en cualquier tipo de organización a través del Balance del Bien Común. Este concepto es clave y merece un apartado exclusivo para su explicación

Balance del bien común

El balance del buen común es el instrumento de medición del valor social y ambiental de la Economía del bien común. Este instrumento utiliza como fundamento una herramienta cuantificable llamada la Matriz del bien Común. Debajo tenéis un cuadro explicativo en el que se explica los diferentes grupos que tienen contacto con la empresa y los diferentes valores que han de cuantificar. 

El Balance del bien común va más allá de medir la aportación de la empresa u organización al bien común a través de la aportación de valor social y ambiental. También permite que estas organizaciones se acojan a un plan de mejora con medidas concretas para mejorar el impacto en diferentes aspectos sociales y medioambientales que el Balance del Bien común ha podido señalar deficitarios. 

Uno de los aspectos más interesantes es que es complementario a otros instrumentos valorativos económicos más tradicionales, lo que permite tener una visión general de la empresa. 

Este plan de mejora está constituido por varios elementos:

  • Análisis de la situación 
  • Diagnóstico y valoración
  • Elaboración de un informe final

Para que se convierta en algo más que un marco teórico debe estar integrado en el plan estratégico de la empresa con objetivos claros y medibles, acciones para alcanzar dichos objetivos, plazos, responsables de la aplicación de estas acciones y los recursos necesarios para ello (económicos, materiales y temporales). 

Su implementación significa mucho más que un mero indicador, es una herramienta estratégica y fundamental que llevará a la empresa a un cambio organizativo hacia la sostenibilidad y la ética

Qué ventajas le aporta a la empresa

Si has llegado hasta aquí, puede que te preguntes sobre qué beneficios se pueden llevar las empresas para hacer un cambio de modelo económico tan radical. Más allá de la propia satisfacción de saber que se están haciendo las cosas bien (con un valor incalculable), se podrían señalar 4 beneficios:

  1. Distinción: ser una empresa que se caracteriza por la ética y la sostenibilidad.
  2. Compromiso: todas las personas que trabajan en esta empresa están comprometidos en el bien común. Se crea un vínculo personal que va más allá del pago del sueldo. Se está construyendo entre todos, un mundo mejor.
  3. Innovación social: al crear una nueva forma de hacer las cosas más justas, se convierte en referente para otras empresas que quieren replicar el modelo.
  4. Inversión social responsable a la que se podría optar a través de bancos éticos. 

Cómo reconocer a empresas del bien común

Como muchos de vosotros ya conocéis, Clickoala es un buscador que solo muestra productos éticos con el medioambiente y la sociedad. Para ello, nos basamos en etiquetas y sellos confiables que nos han recomendado expertos de 25 universidades españolas.

En el caso de las empresas del Bien común, también cuentan con una etiqueta o sello. La peculiaridad es que según estén en el proceso de implantación se va señalando en qué fase están utilizando un número de semillas determinados. Una vez se hayan conseguido las tres semillas, se obtiene la etiqueta. 

  • Una semilla: se ha implementado el balance del bien común, pero no se ha auditado
  • Dos semillas: Se está auditando el balance del bien común 
  • tres semillas: El balance se ha auditado por un auditor externo

Este es nuestro particular resumen sobre una de las mejores iniciativas de los últimos años. Un modelo económico que se está llevando a la práctica no sólo en organizaciones públicas sino en empresas privadas que creen en una nueva forma de hacer las cosas. En las que prima el bien colectivo sobre el afán por ser más rico. Y no, no es una quimera. Es una realidad cada vez más presente en nuestra sociedad. 

En Clickoala apoyamos este tipo de iniciativas y por eso queremos dar visibilidad a sellos y certificaciones confiables basándonos en expertos de sostenibilidad de 25 universidades españolas como el de Comercio Justo, Ecolabel o certificado MSC.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

Entrevista Leire Iriarte

Entrevista con expertos: Leire Iriarte

Tiempo de lectura: 6 minutos

Entrevista con Leire Iriarte

Investigo, emprendo y escribo sobre felicidad y sostenibilidad. Tras mi formación como Doctora en Ciencias comienzo mi carrera profesional en la cooperación al desarrollo y la investigación en sostenibilidad. Con el tiempo, surgían más preguntas para las que encontraba menos respuestas hasta que entendí que todo dependía de las personas, sus intereses, sus miedos, sus dones y sus sombras. A partir de ese momento empiezo a proponer distintas iniciativas como consumaconsciencia.org y elbuenvivir.org

Empezamos la entrevista con la pregunta que nos dijo Amaya Apesteguía que te hiciéramos: ¿cuál crees que es el mejor camino para integrar el bienestar en la economía y el consumo?

Quiero empezar con palabras de agradecimiento tanto para Carlos (Clickoala) como a Amaya (OCU) por querer escuchar mi voz, ¡gracias!

Me gusta la pregunta. Empezamos fuerte. Una de las máximas del pensamiento colectivo más o menos consciente es que a mayor economía, mayor bienestar, cuando esto no es necesariamente así. De sobra es sabido los retos sociales y ambientales a los que nos enfrentamos derivados del crecimiento económico desmesurado.

Un paso definitivo, que tímidamente va asomando en distintos rincones del mundo es la anteposición del bienestar a la economía, entendiendo el bienestar como el resultado de la valoración subjetiva que hacemos de nuestras vidas. Si nuestro objetivo es estar bien, vamos a enfocar nuestra atención (y nuestros esfuerzos) en este sentido y seremos capaces de supeditar los medios necesarios para alcanzar ese bienestar. Es decir, la economía quedaría subordinada a dar respuesta a nuestras necesidades de bienestar. Ahora estamos más bien en un escenario antagónico donde se antepone la economía, de forma más o menos evidente, al bienestar.

Uno de tus proyectos es Consumaconsciencia.org en el que se analiza la sostenibilidad de las empresas. ¿Cómo se logra la nota global que pones a las empresas? ¿Tienes dificultades para recabar información veraz para el análisis?

Es tan laborioso encontrar la información necesaria para elaborar la nota global que da consumaconsciencia.org a las empresas, como necesaria su existencia. La plataforma destiló la mejor información disponible de las empresas, utilizando distintas fuentes: desde las memorias de las empresas hasta distintas publicaciones de organismos públicos como la Comisión Nacional del Mercado de Valores, por ejemplo. Hay mucha información que es muy difícil encontrar y la mayoría de las empresas no quisieron ampliar la información, aunque se les dio la oportunidad.

La plataforma agrupa la información y la destila, de forma transparente. Para calcular la nota global de cada empresa se ha tenido en cuenta su contribución al Bien Común en relación a los “productos y servicios”, “producción energética”, “responsabilidad social y gestión económica”, “comportamiento ético y transparencia”, “personas (trato al empleado)”, información disponible. En la plataforma se proporcionan los detalles metodológicos.

En Clickoala coincidimos al 100% con la visión de ConSuma Consciencia respecto a que existen millones de personas sensibles a la responsabilidad social empresarial y a la sostenibilidad, pero luego esta gran comunidad no se refleja en las opciones elegidas para el consumo. ¿Cómo crees que se podría eliminar esta diferencia entre ambos conceptos?

Otra gran pregunta. El concepto de sostenibilidad es bastante aspiracional y sujeto a distintas interpretaciones. Algunos autores, por ejemplo, hablan de “explotaciones petrolíferas ambientalmente sostenibles” porque deben emitir CO2 verde. Cada persona y organización tiende, de forma natural a defender sus intereses, en muchos casos en el corto plazo y con vocación muy egoísta. Ante este contexto, hasta que no equilibremos adecuadamente los intereses individuales con los colectivos en el tiempo, será muy complejo alcanzar acuerdos y poner en marcha medidas para dar las respuestas necesarias. Creo que es necesario hacer un esfuerzo individual y colectivo en la toma de consciencia y en la puesta en práctica, poco a poco, de medidas para acortar la diferencia entre lo que queremos defender y lo que defendemos

Hablas de un concepto interesante: el consumo consciente. Hemos escuchado muchas veces el consumo responsable y el consumo sostenible. ¿En qué consiste el consumo consciente?

Utilizamos el término “consumo consciente” para incidir en la necesidad de tomar consciencia de lo que hacemos y de las consecuencias que tienen nuestros actos. Va enfocado a que podamos reflexionar sobre el impacto que generan nuestros actos para que poco a poco podamos interiorizar acciones que acorten la distancia entre lo que nos gustaría hacer y lo que hacemos.

Desde la plataforma realizamos un estudio sobre la satisfacción con nuestra contribución al bien común y observamos que el factor más limitante para realizar un consumo más consciente no es ni la falta de información ni de dinero, sino el tiempo. Otro resultado interesante que observamos es que hay una correlación positiva entre la satisfacción con la vida y la percepción de nuestra responsabilidad en el consumo.

¿Puedes darnos alguna pauta para que podamos consumir con conciencia en una época como la navideña y las rebajas?

Todo pasa por pararse un momento y reflexionar para qué hacemos lo que hacemos. Todavía la mayoría de personas creen que es necesario desplegar la mayor cantidad de recursos materiales para ser bien visto, aceptado por el entorno. Esto es muy visible en las compras que hacemos en forma de regalos, de menús, de actividades de ocio, etc. Si estamos en esta dimensión material es necesario recurrir a las “R”: Reducir, reutilizar, reparar, reciclar, etc. Más elemental es interiorizar que una vez cubiertas unas necesidades básicas, más dinero (y más consumo) no nos van a hacer más felices y lo que queremos es ser felices, ¿no?

Otras entrevistas

Amaya Apesteguía

“Está demostrado que las sociedades más materialistas son menos felices”

Mar Gómez

“Las declaraciones negacionistas de Trump ponen en peligro toda la población mundial”

Pedro Pablo G. May

“Los dos principales problemas de la ecología en España son la inactividad de las administraciones y la ideologización de la actividad”

María Rodríguez

“En estos momentos no existe una empresa que cumpla con todos los Requisitos de Responsabilidad Social Corporativa”

Celia Ojeda

“La clase política debería legislar para generar un cambio sobre el consumo”

Fridays for Future

“A las personas de más edad hay que hacerles pensar en ¿qué pasará con tus hijos?”

¿Crees que las nuevas generaciones, inmersos en una crisis climática, serán los verdaderos responsables del cambio de forma de consumir? Permíteme la banalización, pero estamos hablando de la generación de Netflix, de Instagram y del Black Friday

A las generaciones venideras les tocará ser protagonistas de su tiempo. Estoy convencida de que darán respuesta, en la medida de sus posibilidades, a los retos que les plantee su tiempo. En gran medida la forma de consumir es una manera de ser y, por tanto, podrán cambiar la forma de consumir si han interiorizado un compromiso profundo a favor de la sostenibilidad. Mucho de lo que puedan hacer vendrá determinado por la herencia que reciban de las generaciones que ahora toman las decisiones con mayor impacto social, así que debiéramos entender la corresponsabilidad intergeneracional.

Otro de tus proyectos, elbuenvivir.org nos parece original y una corriente de aire fresco: Ayudar a empresas y organizaciones sean felices. ¿Puedes explicar a nuestros lectores cómo se puede conseguir la felicidad?

Recurriendo a la etimología permíteme indicar que el término felicidad proviene de fecundidad de tener la capacidad de desarrollar el potencial. Todas las personas tenemos todo el potencial y por diversas razones lo vamos enterrando bajo distintas capas que nos dificulta ser felices. Evidentemente, no tengo ninguna receta mágica para hacer feliz a nadie pero sí la certeza de que la felicidad no depende del azar ni de las circunstancias, sino que es algo que todas las personas podemos cultivar trabajando las relaciones personales, el agradecimiento, la amabilidad, la compasión el perdón, la resiliencia, etc.

Igual de importante que mantener el coraje para trabajar en nuestra felicidad es reconocer la importancia que tiene la dimensión social en nuestra felicidad individual. Los estudios que han estudiado la relación entre migraciones y felicidad, han determinado que los niveles de felicidad de las personas migrantes se parecen más a los del lugar de destino que de procedencia, poniendo de manifiesto la importancia de los niveles sociales de bienestar.

Nuestro buscador se basa en sellos y certificaciones confiables. Presentamos únicamente productos y servicios, de cualquier sector, que son éticos tanto para el medio ambiente como para los seres humanos. ¿Podrías recomendarnos sellos o certificaciones que crees que garantizan que se trata de un producto ecológico y ético?

Hay muchas certificaciones diferentes para los distintos sectores y, como en todo, hay sellos que sorprenderían a muchos por lo laxo de sus requerimientos. No es lo mismo el sector textil que el alimentario o el cosmético. Recomiendo que para sector se analice bien las distintas opciones y se intente contrastar la información antes de dar el sello por bueno. En este artículo la OCU se facilita información sobre las distintas opciones de sellos.

¿Qué referente nos recomiendas entrevistar para poder compartir consejos sobre el consumo consciente? ¿Qué pregunta le harías?

Mario Sanchez Herrero, en nuestra última conversación hablamos sobre la necesidad de que para transformar el mundo necesitamos transformar las personas, ¿cómo lo hacemos?

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

reciclaje de latas

El reciclaje de latas: un caso de éxito

Tiempo de lectura: 4 minutos

Para que la economía circular sea un éxito, el reciclaje debe aumentar de forma considerable. Dar una segunda vida a materiales y a productos es uno de los fundamentos básicos para una forma de vida sostenible. En cuanto al reciclaje, ya explicamos el buen ejemplo de los neumáticos y hoy lo haremos con el reciclaje de latas, otro caso de éxito.

Hay datos realmente sorprendentes sobre el uso del metal a lo largo de la historia. Viajemos al pasado, concretamente a casi 12.000 años atrás, fecha en la que se han datado evidencias de uso de los metales. Por fortuna, este material es, junto con el vidrio, materiales permanentes. Es decir, se pueden reciclar infinitamente sin perder calidad ni dureza.

Es por esta razón de durabilidad que desde hace siglos los metales se han reciclado de forma continuada. Aquellos que les gusten las novelas históricas habrán leído en alguna ocasión cómo en tiempos de guerras se fundían objetos metálicos como campanas de iglesias para crear armas. En este aspecto hay un dato que seguro que os llamará la atención: el 80% del metal producido a lo largo de la historia de la humanidad está siendo usado hoy, en pleno siglo XXI.

Reciclaje de latas en España

El reciclaje de latas en España durante el año 2018 fue muy óptimo: se reciclaron más de 118.000 toneladas de latas de bebidas de acero y de aluminio que se depositaron en los contenedores amarillos.

El reciclaje de latas de bebidas alcanzó un porcentaje del 86% durante el año 2018 en España

Este 86% viene de la media entre el porcentaje de reciclado de latas de aluminio (71%) y de acero (95%). El objetivo tanto de España como de la Unión Europea es que alcance un porcentaje lo más cercano al 100% gracias a la mejora tanto de los sistemas de recogida municipales como los sistemas de separación magnética. Por supuesto, sin la participación de la gran mayoría de españoles a la hora de depositar las latas en los contenedores amarillos estos objetivos serán inalcanzables. Por tanto, de nuevo la educación medioambiental se antoja como un paso fundamental. 

Actualmente, según los datos de ALB, las latas en España son recicladas en un periodo de tiempo de tan solo 60 días. Sin duda, son un plazo de tiempo reducido que aporta una gran vitalidad a esta industria del reciclaje.

Lo bueno que tiene este tipo de materiales permanentes como son los metales es que pueden reciclarse en un gran número de objetos. En este caso, no sólo volvieron a utilizarse para la fabricación de otras latas, sino de otros productos metálicos.

Contenedor amarillo

Uno de los aspectos que más énfasis se pone en el proceso de reciclado está en la fase menos uno: dónde dejar las latas usadas. Para ello, todos podemos colaborar con un simple gesto: depositar las latas en el contenedor amarillo. Tras la recogida del material depositado en estos contenedores se realiza en la planta de selección de envases la separación por material, separando el acero y el aluminio.

Hay que tener en cuenta que esta separación es fundamental, ya que posteriormente se utilizan dos tipos de sistemas para la separación de las latas según sea su material. Por una parte, las latas de aluminio utilizan las corrientes de Foucault que crea un campo magnético que permite que sea fácilmente separables de otros materiales. Por otra parte, las latas de acero se utiliza electroimanes que tienen una altísima capacidad de separación.

En este aspecto, en el programa de Mangas Verdes de EfeVerde, el director de ALB (Asociación de Latas de Bebidas) , Juan Ramón Meléndez, explicó la importancia que tiene la participación de todos para desechar las latas usadas en el contenedor adecuado:

“Las latas van al contenedor amarillo. Es la mejor manera de garantizar que sean recicladas. También hay latas que se reciclan que vienen de la basura en masa, pero la tasa es inferior, ya que si se hace en el contenedor amarillo el reciclado es de casi el 100%

Recicla tu mismo: manualidades

Uno de los aspectos que más llaman la atención cuando hemos analizado el tema del reciclaje de latas es que es un material con el que se puede realizar un gran número de creatividades. Si te gusta la decoración y tu hobby son las manualidades tienes en las latas unas grandes aliadas.

Cenicero de lata: reciclaje creativo

El reciclaje de latas en ceniceros es una de las formas más sencillas de reutilizar las latas usadas y, además, darle vía libre al artista que llevas dentro. Tan solo se necesita una navaja, unas tijeras y la lata de aluminio. En tan solo 15 minutos tendrás tu cenicero. Puede ser, además, una forma de concienciar a los chavales que haya en casa para que se conciencien e instruyan a los mayores de que las colillas no se tiran al suelo y que no se debe aceptar que se haga, por las tremendas repercusiones que tiene, como contábamos en otro de nuestros post .

No somos unos expertos del reciclaje sostenible como Alberto Bachiller de Idea tu mismo, pero os explicamos los pasos a realizar, por si os animáis:

  1. Limpia la lata y sécala.
  2. Con ayuda de una navaja corta la parte superior de la lata de aluminio.
  3. Con las tijeras corta la lata en tiras del mismo tamaño, rectas y uniformes.
  4. Abre las tiras como si fuera una flor. Elige una de ellas y dóblala hacia el lado izquierdo. Presiónala hasta que quede completamente doblada.
  5. Dobla el resto de tiras y dóblelas como la primera. La parte de la tira que sobre respecto a la base de la lata, debe cortarse.
  6. Las últimas tres tiras que resten deberán introducirse en la parte inferior de la primera que se dobló.

El resultado debe ser un cenicero con forma de estrella con muchas puntas.

Otra de las manualidades de reciclaje es la flor con latas de aluminio. Un proyecto más elaborado pero con un resultado muy efectista. ¿Os animáis a ser creativos?

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

energía renovable en españa

Estado de la energía renovable en España

Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Vaso medio lleno o medio vacío? Si repasamos la evolución del estado de la energía renovable en España durante el año 2019, tenemos la sensación que dependiendo del punto de vista que queramos dar se podría valorar de forma positiva o negativa. Y es que según los datos que ofreció la Red Eléctrica de España (REE), las energías renovables representaron el 49’3% de la capacidad total de generación de electricidad en nuestro país

Son datos positivos, sin duda. Pero si tenemos en cuenta que para el año 2050 la Unión Europea ha marcado el objetivo de ser neutra de carbono (siguiendo las directrices señaladas en el Acuerdo Climático de París), vemos que hay mucho, muchísimo trabajo que realizar. En este sentido, no hace mucho, os explicamos que la Unión Europea de la Energía avisó a España por su deficiente compromiso de energía renovable

La energía es uno de los grandes contribuyentes al cambio climático, y representa alrededor del 60% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero

Volviendo a este informe de la REE, si rascamos un poco más sobre estos datos publicados, podemos analizar algunos detalles interesantes. Por ejemplo, la potencia instalada de energía renovable en España y, por tanto, no contaminable ha aumentado durante el año 2019 un 10%. ¡Un 10% en un solo año! Esto se ha conseguido con la llegada de 5.000 megavatios (MW) verdes nuevos, que ha significado elevar la capacidad de energía renovable total a más de 108.000 MW.

Estos casi 110.000 megavatios se consiguen gracias a fuentes de energía no fósiles como la eólica, fotovoltaica, hidráulica, nuclear y térmica convencional. Hoy en día, en España, de toda la demanda de energía, el 37´5 % de los kilovatios hora consumidos provienen de energías renovables y limpias.

De las diferentes tipos de energía renovables, la que mayor incremento ha experimentado ha sido la solar fotovoltaica con un aumento del 66% respecto al año anterior. Lo que ha alcanzado una potencia instalada de más de 7.800 MW. Este dato demuestra la importancia que tuvo la derogación del llamado impuesto del sol y se espera que siga habiendo un crecimiento tanto por parte del autoconsumo como instalaciones estatales e industriales de este tipo de energía. Además, impulsa de una forma definitiva los llamados empleos verdes

El sector de energías renovables empleó a un récord de 10,3 millones de personas en 2017

Otra energía renovable con un destacado incremento es la eólica, que suma 1.600MW nuevos, lo que completa un total de energía eólica instalada de 25.200MW. En este punto, habría que destacar el estreno de la potencia eólica marina, con la instalación del molino offshore en la isla de Gran Canaria. Si bien la potencia generada es modesta, 5 MW, es un primer paso y un avance que habrá que seguir la pista. os dejamos un vídeo en el que se puede ver cómo se creó este primer molino de Canarias. 

 

 

Abandono progresivo del carbón

Otra de las buenas noticias para el cambio climático ha sido el abandono progresivo del uso del carbón. Concretamente, empezó el año 2019 generando un 13% del total de la energía y, a partir de marzo, nunca superó el 5%. Este presupuesto energético vacante fue cubierto por el ciclo combinado junto a la energía eólica y la nuclear. 

En este proceso de descarbonización tuvo varios motivos. El primero el aumento de instalaciones de energía renovable y limpia. Y en segundo lugar, el cierre de la central de carbón Anllares, ubicada en la provincia de León. 

Previsiones de la energía renovable en España

Hay aspectos y datos que, con reservas, invitan a ser optimistas. Por ejemplo, durante el período comprendido entre 1990 y 2017, la economía de la Unión Europea creció un 58%, mientras que las emisiones contaminantes se redujeron un 22%. No hay que perder el contexto de este dato, ya que hubo un descenso generalizado de consumo energético, provocado por la crisis económica, por lo que este consumo se ha ido aumentando en los últimos años. 

En el otro lado de la balanza, si nos atenemos a un informe de mediados de junio en el Congreso Solar+Winds SWES 2019 reflejaron que el compromiso de España con las energía renovables es insuficiente, ya que calcularon una previsión para el año 2030 inferior a la que se había fijado según el  Plan Nacional Integrado de Energía y Clima.

Concretamente las previsiones fueron en el mejor escenario posible, y siempre según este informe, un 69’4% de electricidad producida por energía renovable en España. Una cifra bastante alejada al 74% que está marcado como objetivo. 

En definitiva, la apuesta global por la energía renovable en España no tiene freno ni vuelta atrás. El cambio climático provocado por, entre otros motivos, el altísimo consumo de energías fósiles no permite dar marcha atrás. Las energía renovables son el presente y lo serán aún más en el futuro próximo.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

acuaponía

La Acuaponía: qué es y su origen antiguo

Tiempo de lectura: 4 minutos

A medida que vamos leyendo sobre el mundo de la ecología y del medio ambiente, nos damos cuenta que en la actualidad sabemos muy poco de la naturaleza y de las posibilidades innatas de ofrecernos recursos sostenibles. En este sentido, uno de los aspectos que más nos fascinan es que hay usos y técnicas para lograr un modo de producción sostenible que tienen muchos siglos de antigüedad. Uno de ellos es la acuaponía, la perfecta combinación entre la producción de cosechas y la crianza de peces.

Desde hace unos años la acuaponía se está poniendo de moda (permitid la licencia de decir que algo tan antiguo está de moda) en los huertos urbanos de muchas ciudades. Y la verdad es que es una excelente forma no solo de poder producir de forma autónoma plantas y peces, sino una gran oportunidad de educar tanto a los pequeños como los no tan pequeños urbanitas que quieren acercarse a la magia de la naturaleza.

Origen de la acuaponía

Como os hemos avanzado antes, la acuaponía es un sistema de producción alimentario muy antiguo. Parece ser que hay dos posibles orígenes de la acuaponía, pero más allá de explicaros las dos versiones lo realmente importante es comprobar cómo estuvo presente en culturas tan diferentes y de lugares tan alejados como la cultura maya y el lejano oriente. Esperamos que os apetezca hacer este recorrido por la historia para conocer mejor esta efectiva y original forma de producir alimentos.

  • Los aztecas construían islas artificiales, que llamaban chinampas, que eran pantanos y pequeños lagos donde plantaban maíz, zapallo y otras plantas alimentarias. Estas islas estaban separadas por canales navegables que servían además de transporte entre las diferentes islas, también se usaron para criar peces. Los desechos que producían esta especie de piscifactoría de la antigüedad servía de fertilizante para las plantas.
  • China: la cultura milenaria china ha aportado grandes hallazgos a la humanidad y uno de ellos es precisamente la acuaponía, ya que en los antiguos agricultores chinos tenían un conocimiento real de los beneficios comunes entre peces y la cosecha de algunas plantas alimenticias como en los propios arrozales.

¿Qué es la acuaponía?

Si empezamos analizando el propio concepto, podemos ver la clave del significado de la acuaponía. Por una parte, proviene de la palabra acuicultura (conjunto de actividades y técnicas de crianza de especies acuáticas vegetales y animales) e hidroponía (sistema de cultivo de plantas que en lugar de usar tierra, se hace en soluciones acuosas). Es, por tanto, la mezcla de ambos métodos de sistemas de producción alimentario.

De esta forma podemos explicar mejor lo que es acuaponía. Es el sistema de cultivo que combina la acuicultura y la hidroponía. Plantas y peces crean sinergias que benefician a ambos seres vivos, ya que, por una parte, los desechos metabólicos de los peces se convierten en nutrientes que permiten crecer con más fuerza las plantas, y, por otra parte, estos vegetales hacen una doble función: la de limpiar el agua y eliminar elementos tóxicos. Os dejamos un vídeo que lo explica con imágenes y declaraciones del Aula del Mar, un proyecto piloto de acuaponía en Málaga.

Los mejores peces de acuaponía

Os vamos a explicar algunos de los peces que han tenido mejor tasas de crecimientos en unidades acuapónicas. Que quede claro que se trata, obviamente de peces de agua dulce, pero por suerte la Acuaponía es muy versátil.

Lo que primero deberíamos conocer bien son las características del clima: tanto la temperatura como otras condiciones que podrían influir en el sistema de acuaponía que vamos a crear.
Dicho esto, este listado que os vamos a exponer no está compuesto por las únicas especies de peces que se pueden introducir en los sistemas de acuaponía, pero sí los que tienen más probabilidades de un crecimiento óptimo:

Tres tipos de carpas: la carpa común, la carpa de plata y la carpa de hierba. La carpa es originaria de Europa Oriental y de Asia.
Tres tipos de Tilapia: la tilapia azul, la tilapia del Nilo y la tilapoa de Mozambique. Su origen es de África
Pez gato o su nombre comercial, Bagre de canal y Bagre africano.
Trucha.

En todo caso, para aquellos que no pueden crear o participar en la creación de un sistema de acuaponía y quieren consumir pescado de una forma ecológica y sostenible, os recomendamos que descubráis el certificado MSC de Pesca sostenible.

Acuaponia y plantas: cuáles elegir

Para recomendar las plantas nos basamos en un artículo muy interesante de Aquiapioneers en que explican los resultados de una investigación realizada en su granja de I+D de la ciudad condal en la que pudieron comprobar cuáles fueron las que mejor rendimiento y crecimiento tuvieron en sistemas de acuaponía. Estos fueron las plantas que analizaron y sus características principales:

Fresas: se puede cosechar todo el año con luz de 6-10 horas/día
Albahaca: luz de 14-18 horas. Temperatura ideal entre los 19ºC a los 35ºC. La primera cosecha será a las 6 semanas.
Menta: luz de 14-18 horas. Temperatura ideal entre los 12ºC a los 21ºC. La primera cosecha a las 5 semanas.
Perejil: luz de 14-18 horas. Temperatura ideal entre los 15ºC a los 23ºC.La primera cosecha entre las 11 y 14 semanas.
Cilantro: luz de 14-18 horas. Temperatura ideal entre los 10ºC a los 27ºC. La primera cosecha entre las 8 y 10 semanas.
Orégano: luz de 12 horas. Temperatura ideal entre los 12ºC a los 21ºC. La primera cosecha entre las 15 y 18 semanas.
Shiso: luz de 14-18 horas. Temperatura ideal entre los 20ºC a los 28ºC. La primera cosecha entre las 8 y 10 semanas.
Rúcula: luz de 12-18 horas. Temperatura ideal entre los 10ºC a los 18ºC. La primera cosecha entre las 3 y 5 semanas.

Después de este repaso, lo que más nos interesa es dejar claro que no se trata de un sistema únicamente viable para la producción a baja escala como comunidades de vecinos o pequeños huertos. Cada vez más la acuaponía se está convirtiendo en una realidad a nivel global, ya que hay grandes iniciativas en las que se está apostando por ello con fuerza. Un ejemplo es un mega proyecto (más de 26.000 m2) en Minesota que logra una una producción de 125 toneladas de pez/año (salmón o trucha) y 180 toneladas/año de cultivos de albahaca, menta, acelga, lechuga y berros orgánicos.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.