Día Mundial de la Biodiversidad

Día Mundial de la Biodiversidad: su deterioro provoca nuevas enfermedades

Tiempo de lectura: 3 minutos

En el día Mundial de la Biodiversidad de este año es inevitable que, en esta fecha marcada por la ONU con el objetivo de invitar a una reflexión global sobre la importancia vital de la pérdida de la biodiversidad, lo hagamos con un matiz extra: el coronavirus. La pandemia del Covid-19 ha modificado no únicamente nuestra forma de vivir debido al confinamiento, sino que ha añadido algunos aspectos que invitan a cuestionarnos como sociedad:

  • Hemos visto cómo los animales recuperaban espacios, mientras los seres humanos estaban confinados. El ser humano ha robado espacios naturales a animales y plantas que se ven arrinconados a  los pocos lugares que la humanidad les permite. Hemos visto delfines en puertos, pavos reales caminando por la carretera, ciervos en urbanizaciones, etc… No es otra cosa más que animales reclamando lo que es suyo por naturaleza y que le hemos arrebatado.
  • Cada vez son más las voces que apoyan las tesis explicadas por la Directora del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen, que nos advierte que la naturaleza nos está enviando un mensaje con la pandemia del coronavirus y la crisis climática.

En este sentido, un reciente estudio de la Universidad de California Davis y publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B relaciona el cambio climático y la desaparición de la vida silvestre con la aparición y propagación de enfermedades infecciosas como el Covid-19. Este estudio universitario señala tres elementos provocados por la actividad humana que influye en apariciones de nuevas enfermedades infecciosas:

  • La caza de vida silvestre y el comercio de especies
  • La degradación del hábitat
  • La continuada urbanización eliminando espacios naturales

La disminución de la vida silvestre facilita la transmisión de virus animales a los humanos. Mientras que los animales domésticos, con múltiples interacciones con los humanos, y su larga relación con nosotros hace que no sea tan peligroso como con los animales silvestre. En este sentido, la autora principal de estudio marca cuál es la solución y, a la vez, el peligro: ” Necesitamos encontrar formas de coexistir de manera segura con la vida silvestre, ya que no tienen escasez de virus”.

Cambios de uso del suelo: otro enemigo de la diversidad

Pero la ONU en relación al día Mundial de la Biodiversidad también advierte que uno de los principales enemigos que tiene la biodiversidad son los cambios en el uso del suelo. El 30.7% de la superficie terrestre está cubierta por bosques. Y son precisamente los bosques los que proporciona alimentos y refugio a los animales son un elemento fundamental para luchar contra el cambio climático. Permiten a su vez la diversidad biológica, un elemento como hemos explicado anteriormente clave para la humanidad. Los datos que ofrece la ONU son realmente duros:

  • 13 millones de hectáreas de bosque desaparecen cada año
  • La creciente degradación de las zonas áridas provoca la desertificación de 3600 millones de hectáreas

si se continúa este proceso de cambio de uso del suelo, cambiando bosque por suelo urbanizable, agrícola o industrial, se seguirá perdiendo biodiversidad y pondremos en peligro no solo a los humanos sino a todo el planeta.

Datos sobre la Pérdida de Biodiversidad

Sin embargo, los datos nos hacen pensar que la gravísima situación por la que estamos viviendo podría repetirse. Hace un año se publicó el último informe de la Plataforma Intergubernamental sobre la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (IPBES), en el que radiografiaban la salud de la biodiversidad y los servicios ecositémicos para la conservación y uso sostenible de la diversidad biológica en el mundo. Y los resultados fueron realmente pesimistas.

El titular del informa ponía los pelos de punta: casi un millón de especies está en peligro de extinción y, ya advertía por entonces, que esa drástica disminución de la biodiversidad provocaría graves impactos en la economía y en los modos de vivir de las personas en todo el mundo.

En términos generales, el informe del IPBES señala que las especies nativas de los hábitats terrees tres más importante han disminuido como mínimo un 20% desde el año 1900. Poco más de un siglo le ha bastado la forma de vida del ser humano para provocar una masacre animal.

Fue más en detalle respecto a la situación de las diferentes especies:

  • Más del 40% de las especies de anfibios están en situación de peligro de extinción
  • Lo mismo le ocurre al 33% de los arrecifes de coral
  • Más del 33% de los mamíferos marinos
  • El 10% de los insectos están amenazados. Este dato hay que complementarlo con un estudio de la prestigiosa revista Biological Conservation en el que alarmaban de la precaria situación de los insectos: si el ritmo del declive de los ecosistemas los insectos podrían desaparecer en su totalidad dentro de un siglo.

En este contexto, es importante reflexionar y no únicamente en el Día Mundial de la Biodiversidad sobre cómo poner límites a esta dinámica sinsentido. Estamos maltratando la biodiversidad del planeta en nuestro afán de seguir la senda de una idea de progreso errónea. El Planeta nos está avisando, no hagamos oídos sordos a su advertencia.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Solo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

entrevista alex fernandez muerza

Entrevista con expertos: Álex Fernández Muerza

Tiempo de lectura: 5 minutos

Entrevista con Álex Fernández Muerza


Periodista de ciencia y medio ambiente e investigador del BC3. Colaborador de Muy Interesante, Radio Euskadi, El País… Co-fundador de E-ciencia.com y Ballena Blanca. Doctor en Periodismo y profesor de Comunicación Científica en la UNED. Ganador de varios premios periodísticos. Muy activo en redes sociales, donde cuenta con varios miles de seguidores (@ecienciacom).

Nos encanta cómo te defines en twitter: contagiador de medioambiente y ciencia. ¿Crees que la creciente preocupación por el medioambiente ya no tiene vuelta atrás?

Dependiendo de los trabajos en los que me embarque, ejerzo de periodista, divulgador, comunicador, conferenciante, educador… Así que elegí una palabra, la de contagiador, para reunirlas a todas y expresar de alguna manera lo que hago, independientemente del registro que asuma. La idea es intentar contagiar a la gente la necesidad de la ciencia, el medio ambiente, que lo asuma en su vida diaria, que lo apoye, para que sí, la preocupación por el medio ambiente ya no tenga vuelta atrás.

Cada vez que hay una Cumbre por el Clima, hay más palabras que compromisos inmediatos ¿qué se necesita para que la comunidad internacional y los gobiernos prioricen la transición hacia una sociedad verde y sostenible por delante de intereses económicos? Nos va la vida en ello.

Las Cumbres del Clima han conseguido importantes avances en la lucha contra la crisis climática. Pero para que se hagan efectivas necesitamos que todos, gobiernos, empresas, ciudadanía, nos lo tomemos en serio, en consonancia con la seriedad del problema que trata de afrontar. Y no solo para la crisis climática, sino para crisis como la del coronavirus que sufrimos ahora, y para el resto de crisis económicas, ambientales y sociales que también padecemos y padeceremos. Todas ellas están interrelacionadas, y todas tienen soluciones similares. Ser conscientes de ello nos tendría que empujar a tomar acciones prioritarias e inmediatas, como hemos visto con la covid-19. Actuar frente al clima, con esas soluciones basadas en la sostenibilidad, nos ayudará también a actuar frente al coronavirus, y a ser más resilientes, a no ser tan vulnerables frente a presentes y futuras crisis.

Además de periodista eres un emprendedor. En el 2000 fundaste E-ciencia.com y en el 2014 Ballena Blanca. ¿Por qué te embarcaste en estas aventuras periodísticas?

Siempre me ha gustado hacer cosas, experimentar, probar nuevas tendencias… Crear un nuevo medio, ya sea en papel o en digital, compartir esfuerzos con otros compañeros, me ha permitido vivir experiencias muy diversas y enriquecedoras, y llegar a públicos muy diversos.

Medio ambiente y economía. Sin duda, están condenados a entenderse. Como experto en sostenibilidad, ¿podrías exponer cuáles deberían ser los pasos a seguir para pasar de la economía consumista a la economía verde?

El primer gran paso es concienciarnos todos y todas de que el actual modelo es insostenible. La Tierra no da más de sí. Y también concienciarnos de que consumir cada vez más nos “consume”, no nos hace más felices. Veremos así con buenos ojos y apoyaremos las pautas marcadas por los planes y las iniciativas de Economía Verde, o de Economía Circular, que ya se tratan de implantar en Europa. No hay que inventar nada.

Teniendo en cuenta dos de tus especialidades, la sostenibilidad y la ciencia, es evidente que tienes una visión muy cualificada para poder responder a una pregunta habitual. ¿Es la ciencia la gran solución del cambio climático?

La ciencia no es “la” solución a nada. No es algo que resuelva nuestros problemas con una varita mágica. Pero sí es nuestra mejor manera para comprender el mundo y buscar herramientas para resolver problemas, asumiendo que no es infalible y las incertidumbres de la realidad. Con los datos y herramientas que proporcionan los científicos, luego está en manos de los políticos tomar las decisiones. En el caso del cambio climático, la comunidad científica internacional es prácticamente unánime: es un problema real, provocado y acentuado por los seres humanos, que ya nos afecta y nos afectará cada vez más si no actuamos ya. La buena noticia es que estamos a tiempo, y tenemos las herramientas necesarias. Pero hay que tomar las decisiones para aplicarlas.

¿Puedes explicarnos qué es el BC3 Research y cuál será tu función en esta entidad?

El BC3 es un centro vasco de excelencia en investigación del cambio climático, integrando de manera interdisciplinar sus dimensiones ambientales, socioeconómicas y éticas. Su visión no solo es vasca, sino internacional, y su objetivo final es promover el desarrollo sostenible. Mi función será doble: contribuir a comunicar la investigación que se realiza en el centro, e investigar la comunicación sobre cambio climático.

Siendo como eres, uno de los grandes referentes de la comunicación sobre sostenibilidad, ¿cómo crees que se debería comunicar para llegar a esa mayoría de personas que están preocupadas por el medioambiente, el cambio climático y el futuro?, ¿crees que podría funcionar un espacio televisivo sobre sostenibilidad en el prime time?

Primero, con información, y segundo, con emoción. Necesitamos datos, que nos cuenten lo que pasa con objetividad y honestidad, y también que nos conmuevan, que nos hagan involucrarnos, para que actuemos. La sostenibilidad forma parte de nuestra vida cotidiana, aunque haya quien no sea consciente. Enfocado de esta manera, cuidando los contenidos y a las personas que lo realicen, con un presupuesto que permita una producción de calidad, la sostenibilidad en prime time sería totalmente factible.

Por otra parte, Nos interesa mucho tu amplia experiencia como responsable del canal de medioambiente de Eroski Consumer. ¿Cómo has visto la evolución del consumo responsable en España durante los 13 años en los que estuviste cumpliendo esa función?

La evolución, en general, ha sido creciente, aunque tal vez no con la rapidez e intensidad que sería necesaria. Hay que seguir actuando para que esta evolución no solo siga adelante, sino que aumente de velocidad y cale en toda la sociedad.

Bajo tu punto de vista y, aunque sea simplificándolo mucho, ¿qué nota le pones al consumidor español en cuanto a consumo responsable?

En esta “clase” tenemos al pasota que lo suspende todo y al que lo aprueba todo con sobresalientes. Pero en líneas generales, más que poner una nota media, se podría decir, utilizando el símil docente, que progresa adecuadamente bajo la atenta mirada de la evaluación continua.

Clickoala es un buscador en el que damos visibilidad a productos y servicios con certificaciones ecosociales confiables según el criterio de expertos universitarios. ¿Podrías darnos tu opinión sobre algún sello que te ofrezca confianza? Y, por el contrario, ¿un sello del que desconfíes?

Para cuestiones relacionadas, he hablado recientemente con dos compañeros investigadores de BC3. Teniendo en cuenta lo que me han comentado, podría decir que el sello de eficiencia energética (el que clasifica por ejemplo a los electrodomésticos de la A, más ahorro, a la G, más gasto) está bien para promover una compra de aparatos que requieren menos energía. Ahora bien, su diseño se podría mejorar, como propone Ibon Galarraga, acompañando en las etiquetas el ahorro en términos monetarios para facilitar su comprensión.

En cuanto a uno que me hace desconfiar, lo he hecho a raíz de mi conversación con Agustín del Prado: el sello de huella de carbono en las etiquetas de los alimentos. En algunos países se está proponiendo para que los consumidores vean el impacto de un determinado alimento en el cambio climático. Aunque la idea es buena, Agustín explica que no reflejan fielmente el impacto sobre el calentamiento global, y que en el caso de los productos animales son demasiado generales.

Nos gustaría mucho que nos recomiendes a alguien que consideres puede aportar conocimientos sobre consumo responsable. ¿Y qué le preguntarías?

Os recomiendo a Jordi Sabaté, que fue compañero mío en Eroski Consumer, y que ha sido el creador de ConsumoClaro de Eldiario.es, y autor del libro “El libro negro del consumo”. Le preguntaría cómo se podría aumentar el consumo responsable en España.

banca etica

¿Qué es la banca ética?

Tiempo de lectura: 4 minutos

La sostenibilidad, la ética con el planeta y las personas, y la preocupación por el medioambiente, son metas que pueden verse influidas por las decisiones que tomemos en todos los aspectos de la vida. Por ejemplo, a través del consumo responsable que proponemos en Clickoala. No solo en el hecho de comprar, sino también en la elección de unos determinados servicios cotidianos para el ciudadano. En este caso, vamos a hablar de los servicios financieros. Por eso, os vamos a explicar una forma diferente de entender lo que es un banco. Vamos a hablar de la banca ética.

La Banca ética no es más que un ejemplo lógico de la consolidación de algunos conceptos financieros y económicos que han puesto en tela de juicio la actual visión consumista de la economía. Nos referimos, por ejemplo, a la economía circular como contraposición a la economía lineal, y a la economía del bien común. La banca ética es otro elemento que rompe con la dictadura de la búsqueda del máximo beneficio sin matices.

Antes de explicar con más detalle en qué consiste, es importante valorar positivamente que el ciudadano tiene más alternativas para hacer las cosas de una forma más sostenible. Como ya dijimos hace un tiempo, todos podemos hacer gestos cotidianos para luchar contras los problemas del medio ambiente.

No hace demasiado tiempo (2008) se produjo una crisis económica brutal que puso en jaque la mayoría de países. Uno de ellos fue España. Mientras que se agravaron problemas sociales estructurales como el paro, la alimentación precaria y se inició un alud de desahucios, el gobierno de entonces realizó un rescate financiero a los bancos. Esto tuvo consecuencias negativas en la percepción que tenía el ciudadano de las entidades bancarias. Además, se habían denunciado prácticas no éticas de ventas de productos financieros de alto riesgo aprovechando la cercanía que tenían con sus clientes (en muchos casos, personas mayores).

Todo ello permitió la consolidación definitiva de la banca ética no solo en España sino en otros países. Otra forma de entender la banca es posible.

Origen de la banca ética

Según algunas fuentes el origen de la banca ética está en algunas comunidades religiosas de Estados Unidos del siglo XIX que quitaron sus ahorros de entidades que apoyaban actividades con las que estaban en contra, como la esclavitud.

Sin embargo, la mayoría de fuentes sitúan su origen mucho más cercano a la actualidad. De nuevo en Estados Unidos. Concretamente en los años sesenta, en una época en la en ese país varios colectivos de ONG’s, activistas y asociaciones empezaron a protestar entre otros por la Guerra de Vietnam o el régimen del Apartheid de Sudáfrica.

Estas protestas implicaron una reflexión profunda acerca de cómo se estaba gestionando el dinero que ellos habían depositado en bancos. Descubrieron que ese dinero estaba financiando este tipo de atrocidades y conflictos bélicos en todo el mundo. Llegó el momento de preguntarse: ¿Qué hacen los bancos con mi dinero? ¿A quién le prestan el dinero y con qué fin? Años más tarde, en 1971 nació el Pax World Fund, el primer fondo ético en el que se excluía todas las empresas que tuvieran relación con la industria armamentística.

En paralelo, también por esa época pero en el otro lado del Atlántico, concretamente en Holanda también hubo un paso fundamental: se creó la Fundación Triodos en 1971. Aunque fue en 1968 cuando empezó a germinar este proceso, a través de un grupo de estudio en el que se preguntaba por una nueva forma de gestionar el dinero, más consciente, ética y sostenible.

Fueron 4 profesionales de diferentes especialidades (un economista, un profesor de derecho fiscal, un consultor de empresas y un banquero), quienes estuvieron implicados en esta faceta. Buscaban que el dinero pudiera tener un cambio positivo para la sociedad. Así surgió el Triodos Bank, uno de los primeros bancos en invertir en energías renovables; poco tiempo más tarde, en 1974, en Alemania nació el GLS Bank, que se dedicó a otorgar créditos únicamente a negocios sostenibles.

Esta innovadora idea de entender la banca, se propagó por todo el mundo. En la actualidad, hay muchas entidades bancarias que siguen los criterios fundacionales e incluso existe la Alianza Global para una Banca con Valores, una organización formada por 54 bancos éticos y sostenibles de todo el mundo cuyo objetivo es la de promover un sistema financiero pensando en las necesidades humanas y de la economía real.

¿Qué es la banca ética?

La banca ética es un tipo de entidad financiera que sitúa a las personas en el centro de sus operaciones y teniendo en cuenta el impacto que tienen sus actividades en el medioambiente. La banca ética actúa como cualquier otra y capta fondos de ahorro e inversión y a la vez concede financiación. Sin embargo, aquí hay un matiz, ya que ofrece financiación a entidades, proyectos y organizaciones que contribuyen a la calidad de vida de las personas y el planeta.

El funcionamiento de la banca ética se rige por tres pilares fundamentales:

  1. Trabajan con criterios éticos de inversión, o sea definen en qué van a invertir y en qué no pensando primero en cómo beneficiar a las personas y al planeta y luego en las ganancias económicas que se puedan obtener
  2. La transparencia total, lo que significa que asuman el deber de informar a sus clientes cómo se está usando y a quienes está sirviendo el dinero que confiaron al banco
  3. Las personas que trabajan en la banca ética no reciben bonos o comisiones que los incentiven a endeudar a las personas

Por supuesto, estos tres pilares en los que basan su actividades no significa que dejen de buscar la rentabilidad a sus accionistas, ya que con ese dinero logran financiar proyectos que quieren hacer un mundo más sostenible y justo.

Algunos escépticos ponían en duda la rentabilidad de la banca ética. En un informe presentado ante el Parlamento Europeo se mostraron unas cifras que desmienten categóricamente esta idea.

Se comparó la rentabilidad en los últimos 10 años de los 23 bancos éticos europeos con los 15 bancos de mayor relevancia global con sede europea. La comparativa es la siguiente: mientras que las entidades pertenecientes a la banca ética lograron una rentabilidad media anual del 3’98%, los bancos normales se quedaron en un 1’23%.

De esta forma, el consumo responsable de servicios financieros no únicamente es posible sino que ofrece un doble beneficio: para la justicia social y medioambiental, y también para el bolsillo.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Solo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

Países verdes y sostenibles

Top 20 de Países verdes y sostenibles

Tiempo de lectura: 6 minutos

En un mundo ideal deberíamos remarcar como excepción a los países que no están cumpliendo con los compromisos internacionales para alcanzar la sostenibilidad del planeta. Sin embargo, esto no es una ficción amable, sino que la realidad es bien distinta y tenemos que aplaudir precisamente a los países verdes y sostenibles, porque son minoría y un modelo a seguir para una mayoría de naciones que siguen encontrando excusas para no poner todo de su parte en la lucha contra el cambio climático provocado por el hombre

Los gobiernos de las naciones tienen mucho camino por recorrer. Conocen la importancia de la transición hacia la sostenibilidad como nos explicó Federico Buyolo, ex Director Oficina Alto Comisionado para la Agenda 2030 en Gobierno de España; sin embargo, no es una tarea fácil y por eso se establecen cambios estructurales que son necesario cumplir a medio o largo plazo

No es para justificar la tardanza de muchos países en hacer estos cambios totalmente necesarios para paliar los efectos del cambio climático; sin embargo, hasta no hace demasiados años lo que imperaba era el crecimiento económico sin matices. La clase media, ahora casi inexistente, puede dar prueba de la falta de escrúpulos de esta búsqueda incesante de lograr más beneficio económico a costa de producir, consumir y desechar productos y servicios. Ahora, que ya se ha visto la urgencia de hacer las transformaciones necesarias para paliar los efectos del cambio climático, tienen ante sí un reto mayúsculo.  

Lo primero que deberíamos explicar es qué requisitos deben cumplir los países para que les consideremos que son países sostenibles o verdes. Estos requisitos están generalmente aceptados y englobados en un solo concepto: el índice de desempeño ambiental.

Qué es el índice de desempeño ambiental

El Índice de Desempeño Ambiental, conocido internacionalmente como EPI (Environmental Perfomance Index), es un valor que permite valorar cómo los países actúan respecto a dos valores medioambientales fundamentales:

  1. La salud Ambiental: ¿Qué es la salud ambiental? Para explicarlo, nos basaremos en la definición que nos da la OMS. Es un concepto que engloba los factores físicos, químicos y biológicos externos de una persona. En otras palabras, los factores ambientales que pueden influir en la salud. Esto implica, a su vez, la exclusión de factores relacionados con el entorno social, económico y genético de la persona.
  2. La vitalidad de los ecosistemas: es, como su propio nombre indica, la salud que tienen la biodiversidad de un país o una zona. En este concepto también se incluyen los bosques, la pesca, el clima, la energía, la contaminación del aire, los recursos hídricos, la agricultura, los bosques. En resumen, todo el sistema biológico que confirma el ecosistema, seres vivos y medio natural.

Este índice es el resultante de la media de la suma de ambos valores, tal y como podéis ver en el cuadro inferior dónde están los 20 países con mejor EPI del mundo. Si os fijáis en el cuadro, las variaciones entre la salud ambiental y la de los ecosistemas, suele mostrar que los ecosistemas están en peor estado. Sin embargo, no olvidemos que sin un ecosistema sano, la salud humana se pone en peligro.

El EPI, recordemos el Índice de desempeño ambiental, ofrece recomendaciones medioambientales a los países para que puedan realizar políticas de sostenibilidad y cuidado del medioambiente.

Ranking de Países Sostenibles 2018

Teniendo en cuenta el ranking EPI, estos son los 20 países más sostenibles, ecológicos o verdes del mundo:

 

PaísRanking EPIDesempeño ambientalSalud ambientalVitalidad ecosistema

Suiza 1 87.42 93.57 83.32
Francia 2 83.95 95.71 76.11
Dinamarca 3 81.60 98.20 70.53
Malta 4 80.90 93.80 72.30
Suecia 5 80.51 94.41 71.24
R. Unido 6 79.89 96.03 69.13
Luxemburgo 7 79.12 95.07 68.48
Austria 8 78.97 86.38 74.03
Irlanda 9 78.77 95.92 67.34
Finlandia 10 78364 99.35 64.83
España 12 78.39 94.21 65.34
Alemania 13 78.37 88.68 71.50
Noruega 14 77.49 97.86 63.91
Bélgica 15 77.38 89.37 69.39
Italia 16 76.96 85.88 71.02
N.Zelanda 17 75.96 95.96 62.63
Holanda 18 75.46 92.26 64.25
Israel 19 75.01 94.14 62.25
Japón 20 74.69 92.99 62.48

Estos son los 20 países más verdes y sostenibles. Y lo que más destacaríamos es que de este listado, 17 pertenecen al continente europeo, quedando fuera del viejo continente únicamente Nueva Zelanda, Israel y Japón Pero si ampliásemos a los 50 primeros de este ranking veríamos que 31 pertenecen a Europa. Este dato debería hacer reflexionar sobre el cuidado del medioambiente en el resto del planeta. Recordemos que no sólo se tiene en cuenta la actual situación del hábitat y la biodiversidad, también se tiene en cuenta las políticas medioambientales de estos países. Si quieres comprobar en qué posición está cualquier país, entendiéndolo en los parámetros EPI, puedes hacerlo aquí.

Hagamos un rápido repaso del TOP 5 de este ranking y el caso  particular de España.

1.Suiza: la preocupación por el medioambiente viene de largo y las políticas verdes de Suiza empezaron en los años 70 y 80. Hoy lidera el ranking destacando entre otros aspectos el saneamiento, capacidad hidrológica y en vitalidad del ecosistema.

Sin ir más lejos, cuando pensamos en Suiza, la primera imagen que nos viene a la cabeza son sus maravillosas montañas verdes o nevadas y sus pueblos integrados en su entorno. Obvio, hay ciudades importantes como Zúrich, Ginebra, Basilea o Berna pero siguen teniendo un gran respeto por el medioambiente.

2.Francia: el país vecino fue uno de los primeros países en crear un Ministerio de Protección de la Naturaleza y el Medio Ambiente. Estamos hablando de un lejano 1971.

Desde el año 2015 se adoptó una ambiciosa Ley de Transición energética para ir más allá de los compromisos adquiridos por su país en la Cumbre de París. Esta Ley fue una consecuencia del concepto de transición energética francesa de la primera década del siglo XXI.

3.Dinamarca: Tan solo hay que fijarse en su territorio para apreciar la apuesta contundente de este país por la ecología: molinos eólicos, uso generalizado de bicicletas para ir a trabajar, viviendas basadas en la Bioconstrucción y Ecoarquitectura, etc.

El Estado danés es una de las grandes referencias de sustentabilidad y energías renovables. Las áreas más relevantes están a cargo de asociaciones público-privadas: Food Nation (agricultura), State of Green (energías renovables) y Healthcare Denmark (salud).

4.Malta: A pesar de disponer de recursos hídricos naturales tan solo para la mitad de su población, y ser un gravísimo handicap, Malta logra agua limpia e intenta cerciorarse de que no se desperdicie ni una gota. Esto le ha permitido subir en este ranking.

Por otra parte, aprovechan la gran cantidad de horas de sol para crear electricidad gracias a los paneles solares de gran parte de sus edificios y viviendas (sobre todo en las poblaciones pequeñas).

5.Suecia: Otro país nórdico entre los primeros puestos del ranking. En este caso, Suecia destaca principalmente por ser el primer país del mundo en el reciclaje de residuos electrónicos. También es uno de los países europeos con gran tradición de cuidar el medioambiente (hace más de 30 años) y tiene un objetivo muy ambicioso: lograr emisiones 0 de CO2 antes de la mitad de siglo.

España: fuera del TOP 10 del ranking de países verdes

Lo primero que debemos decir es que España ha perdido posiciones en este ranking. En el ranking del año 2016 ocupaba la sexta posición, sin embargo en el 2018 ya no está entre el top 10 de países verdes según el EPI. No obstante, sí que está entre los primeros de algunos indicadores importantes. Por ejemplo, en el de saneamiento del agua, el saneamiento general y el de agua potable, en los que logra la puntuación máxima.

Por extraño que nos parezca (y eso demuestra nuestra madurez medioambiental como ciudadanos), también está en primera posición en la exposición a partículas en el aire. A pesar de que en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona, hayan experimentado en los últimos meses alerta por contaminación del aire. Sin embargo, en términos generales, se considera que España tiene un aire muy bueno. Otro aspecto en el que se le da una alta calificación es en el de la protección a sus ecosistemas.

¿Las partes más criticadas? Una en la que nos duele profundamente: la pérdida de bosque. En este aspecto, estamos en el puesto 114 de los 180 países analizados. Similares puestos logrados en las reservas de pesca y su explotación. Recordemos que en este aspecto, la certificación MSC de pesca sostenible, nos garantiza que se cumplan los requisitos de pesca sostenible.

Otra asignatura pendiente que tiene España como país verde está en las emisiones de N2O (gas de efecto invernadero), al igual que el de las emisiones de carbono negro. En el momento de hacer ese ranking, recordemos todavía estaba vigente el famoso impuesto al sol.

Lo interesante realmente será ver los cambios que se producirá en el ranking 2020 que actualmente se está realizando en la Universidad de Yale. El año 2019 fue el año en el que el problema del cambio climático llegó a las calles con las Huelgas por el clima y el movimiento estudiantil Fridays for future. Este próximo ranking tendrá, seguro, más importancia si cabe. Toda la opinión pública estará alerta.

 

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

entrevista a Jonathan zarzalejo

Entrevistas a expertos: Jonathan Zarzalejo

Tiempo de lectura: 8 minutos

Entrevista con Jonathan Zarzalejo

Head of Marketing de Too Good To Go en España. Apasionado por el marketing, el diseño y la comunicación, Jonathan es Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad Complutense de Madrid. Antes de convertirse en Waste Warrior y luchar contra el desperdicio de alimentos, Jonathan ha participado en lanzamientos en España de diferentes plataformas e-commerce internacionales como Catawiki.es, la plataforma de subastas online de objetos de coleccionismo, Hailo, la app para taxis (adquirida por mytaxi y actualmente Freenow) o eltenedor.es, la plataforma online de reservas de restaurantes del grupo Tripadvisor.

Pocas personas no conocerán Too Good to go, pero por si acaso, ¿podrías explicar en qué consiste vuestro movimiento?

Too Good To Go es un movimiento europeo que lucha contra el desperdicio de alimentos. Solo para que te hagas una idea, cada año se desperdicia un tercio de la comida que se produce en el mundo. ¡Esto es una barbaridad! Nuestro objetivo principal es inspirar y empoderar a la sociedad para combatir este problema. Lo estamos haciendo con campañas y acciones de concienciación pero también a través de una aplicación móvil con la que los usuarios actúan de manera activa en la lucha contra el desperdicio alimentario salvando a precio reducido el excedente diario de comida de supermercados, restaurantes, panaderías, fruterías y demás comercios de alimentación. De esta forma lo que se consigue es que esa comida de calidad que no se ha vendido al final del día en estos establecimientos se aproveche y no sea desperdiciada. Actualmente nuestro movimiento ya está presente en 14 países europeos y ya se han unido a él más de 45.000 establecimientos y más de 21 millones de Waste Warriors, gracias a los cuales a día de hoy hemos conseguido salvar ya más de 36 millones packs de comida que no han ido a parar a la basura.

En un artículo de nuestro blog hablamos de los avergonzantes números del desperdicio alimentario. ¿Crees que en el futuro post Covid19 la sociedad será más consciente de este problema o seguirá todo igual?

Efectivamente las cifras sobre desperdicio de alimentos ponen los pelos de punta. Cada año se desperdicia un tercio de toda la comida que se produce en el mundo y solo en España la cifra alcanza las 8 millones de toneladas al año. Y esto además de un despilfarro enorme de dinero también es un gran problema para el medioambiente.

Respecto a tu pregunta quiero pensar que sí, que esta situación nos va a servir para que las personas tomen más conciencia de este problema y se le dé a la comida el valor que no se le estaba dando. Y es que nos hemos acostumbrado a tener siempre los estantes de los supermercados llenos y a tener acceso a todo lo que queríamos y cuando queríamos independientemente de su procedencia o de si estaba de temporada o no. Habíamos perdido toda conexión y respeto por la comida. Además, nos hemos vuelto más prósperos como sociedad y a medida que tenemos dinero para comprar comida, nos volvemos más propensos a desperdiciarla.

Sin embargo durante esta crisis hemos visto que pueden escasear determinados productos y ahora valoramos más cuando podíamos tener total acceso a ellos siempre que queríamos. También estamos consumiendo más productos de proximidad y de temporada, estamos cocinando más y sacando nuestro lado más creativo en los fogones. Por ejemplo, el consumo de harina se ha disparado un 196%, esto quiere decir que estamos haciendo más pan y bizcochos, lo que nos acerca al producto y también nos hace valorar aún más el trabajo de los panaderos. Vemos el momento de la comida o el picoteo con alegría y como una vía de escape. Sin duda nuestro aprecio por los alimentos está volviendo. Además, tenemos más tiempo para informarnos y adquirir nuevos hábitos más sostenibles y libres de residuos que podamos aplicar para el resto de nuestros días. Así que soy optimista y creo que cuando todo esto acabe sí habrá un cambio en nuestras prioridades y en nuestros hábitos de consumo por unos más conscientes y responsables.

Queremos daros la enhorabuena por el gran éxito de Too Good to Go, ¿cuál es el secreto?, ¿qué recomendarías a otros proyectos que quieren mejorar el mundo, como el vuestro, además de tener una buena idea?

Bueno antes de nada muchas gracias, pero sí es cierto que esa enhorabuena no debe ser solo para Too Good To Go sino para todos, comercios y usuarios también, porque en definitiva esta lucha contra el desperdicio de alimentos la estamos haciendo entre todos y juntos estamos cambiando ciertos hábitos de consumo y evitando que mucha comida que antes iba a la basura ahora se esté aprovechando, logrando de este modo un gran impacto positivo para el planeta y beneficioso para la sociedad en su conjunto.

En la parte que corresponde a nosotros creo que la buena acogida se debe en gran medida a nuestra misión de aportar soluciones a un problema que nos toca de cerca a todos, pero sobre todo a que a través de una app estamos haciendo que cualquier persona de una manera muy sencilla pueda ser parte activa del cambio y ayudar a salvar el planeta evitando el desperdicio de comida. causa. Había algo que no se estaba haciendo bien en la forma de consumir los alimentos. No es lógico que comida que está en buen estado se desperdicie y en ese sentido creo que hemos conseguido conectar con la gente. La comunidad de Waste Warriors siempre fieles salvando su comida está siendo clave en este objetivo. También nuestra forma de comunicar el problema de manera sencilla y cercana. Usar las redes sociales para dar consejos prácticos para el día a día sobre cómo evitar el desperdicio… Son muchos factores pero sin duda tener una misión clara y no perder ese foco es clave.

Repasamos los datos conseguidos hasta finales del 2019: Un millón de usuarios, 2.300 establecimientos en 21 ciudades, 600.000 comidas salvadas. ¿Cuál es vuestro techo?

Siempre decimos que ojalá algún día no sea necesaria la existencia de Too Good To Go porque esto querrá decir que se habrá acabado con el problema del desperdicio de alimentos y habremos cumplido con nuestra misión. Pero la realidad es muy distinta. Hay mucho trabajo por hacer y nuestra intención es dar lo mejor de nosotros para seguir combatiendo el desperdicio de alimentos. Y esto pasa por no conformarnos con lo conseguido hasta ahora. Queremos llegar a cualquier rincón, da igual que sea una gran ciudad o el pueblo más pequeño, y si hay un establecimiento con excedente, esa comida pueda salvarse a través de Too Good To Go.

Pero además de la app, queremos seguir aportando más soluciones e iniciativas para combatir el desperdicio de alimentos. Actualmente estamos lanzando constantemente campañas de concienciación para evitar el desperdicio en hogares y negocios. Además, hemos desarrollado materiales y talleres didácticos para distintos niveles educativos pues estamos trabajando ya con algunos centros para enseñar a las generaciones más jóvenes sobre el problema. Y por último, también estamos trabajando con algunas instituciones públicas y estamos poniendo en marcha iniciativas para pedir la puesta en marcha de medidas eficaces en el ámbito legislativo para combatir el desperdicio alimentario.

¿Crees que si la idea en la que se basa Too Good To Go hubiera nacido en España hubiera tenido un camino exitoso similar o le hubiera costado más consolidarse?

Sinceramente creo que el camino habría sido el mismo que el seguido hasta ahora independientemente del origen de la aplicación. Creo que en este caso los españoles tenemos una de las mejores gastronomías y sentimos un amor especial por la comida. Además cada vez hay una mayor concienciación medioambiental en la sociedad y el móvil se ha convertido también en parte imprescindible de nuestras vidas. Además, ¿a quién no le han dicho alguna vez de pequeño eso de ‘la comida no se tira’? Yo creo que la gran mayoría hemos escuchado esa típica expresión en algún momento de nuestras vidas, así que también nos sentimos con esa responsabilidad de cumplir y hacer caso a lo que nos dicen los mayores jeje.

¿Cuáles fueron las principales dificultades para implantarse en España respecto a otros países europeos?

Además de todo el ajetreo que supone el papeleo de poner en marcha una empresa, el crear un equipo, hacer análisis de mercado, adaptar la plataforma al nuevo país y demás, creo que la mayor dificultad que tuvimos, y supongo que es similar a la de cualquier otro servicio que quiere lanzarse en un mercado, fue la de darnos a conocer entre los establecimientos. Fue un trabajo intenso de calle y de visitar muchos negocios a los que les presentábamos una solución beneficiosa para ellos porque no tiraban comida, obtenían una rentabilidad y además conseguían clientes nuevos. Sin embargo era toda una novedad para ellos y ninguno se terminaba por decidir. Sabíamos que era cuestión de esperar y que en cuanto se uniera el primero las cosas cambiarían. Y así fue. El primero en unirse fue un pequeño restaurante de Chueca y a partir de ahí empezaron a sumarse poco a poco más establecimientos. A día de hoy ya son más de 3.000 negocios los que le están plantando cara al desperdicio a través de nuestra app en toda España.

Además de la lucha contra el desperdicio de comida, ¿Habéis pensado en dar un paso más en vuestra preocupación por la alimentación y el medioambiente? Hablamos de dar visibilidad a alimentos producidos de una forma ética con el medioambiente y los trabajadores.

Nuestro objetivo sin duda es el de visibilizar, concienciar y combatir en primera instancia el desperdicio de alimentos. Y sin duda apostamos por que esto se haga siempre de la forma más ética posible. En nuestro blog o en nuestras redes, siempre intentamos dar visibilidad a otras iniciativas de consumo sostenible e intentamos mostrar a nuestros Waste Warriors que estas alternativas existen. De hecho tenemos un podcast y videopodcast donde hablamos de alimentación y sostenibilidad y contamos con invitados especiales para hablar del consumo de productos de proximidad, iniciativas que valoran a las personas y al medioambiente a la hora de cultivar o hasta de nuevos alimentos que sustituyen a la proteína animal.

Hablando de este aspecto, ¿nos puedes recomendar algún certificado ecosocial que te parezca especialmente confiable? ¿Y en el otro lado de la balanza, del que desconfíes?

En este caso os recomendaría tener en cuenta el certificado BCorp que reconoce a todas las empresas que trabajan por un equilibrio entre el propósito social y los beneficios económicos y utilizan la fuerza de los negocios para generar un impacto positivo tanto en los empleados, en las comunidades a las que sirven como sobre el medioambiente. En Too Good To Go recibimos esta certificación a principios de este año por nuestro compromiso contra el desperdicio de alimentos y hay muchas empresas españolas que cuentan también con esta certificación como Ecoalf o Farmidable que también tienen un claro compromiso por la sostenibilidad y una nueva forma de hacer las cosas. En cuanto a uno que desconfíe, no me atrevería a juzgar a nadie, pero si animaría a la gente a que no se quede solamente con la información de que esa empresa tiene un certificado X, si no que fueran un paso más allá y se informen de qué acciones o proyectos están realizando y cómo están contribuyendo.

Ya para terminar, Pedro Pablo May de EFEVerde nos recomendó que te entrevistásemos. ¡Y se lo agradecemos mucho! A ti también te pedimos que nos recomiendes a alguien que consideres puede aportar conocimientos sobre consumo responsable. ¿Qué le preguntarías?

Te recomendaría entrevistar a Mireia Barba, de Espigoladors, con quien compartimos la lucha por el aprovechamiento de alimentos. Y te animo a que le preguntes por todas las iniciativas que están llevando a cabo. Pero a modo de resumen, contarte que Espigoladors es una organización sin ánimo de lucro que da una segunda oportunidad a frutas y verduras feas e imperfectas espigando los campos, una práctica muy común años atrás y que se ha ido perdiendo. Aquellas frutas y verduras que recuperan las hacen llegar a entidades sociales y también las transforman en cremas, mermeladas, salsas… empleando a personas en riesgo de exclusión social mientras contribuyen a la lucha contra el desperdicio.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

dia de la madre tierra

El Día de la Madre Tierra 2020: la crisis ambiental

Tiempo de lectura: 5 minutos

Tenemos el privilegio de vivir en un planeta con unas condiciones únicas que permite la vida a millones de seres vivos y que tiene recursos suficientes para su supervivencia y crecimiento. Esto ha sido así durante miles de años hasta que esa ambición sin límites del ser humano ha roto el equilibrio perfecto del planeta para poner en peligro la vida de todos. En estos momentos tan críticos es cuando más sentido tiene celebrar el Día de la Madre tierra. Una fecha para reflexionar y tomar medidas para cuidar aquello que nos ha dado la vida a todos.

Efectivamente el 22 de abril se celebra el Día de la Tierra. En el de este año, además, está centrado en un tema que repercute muy profundamente a todos: la crisis ambiental

¿Desde Cuándo y Porqué se celebra el día de la Tierra el 22 de abril?

Las primeras celebraciones del día de la Madre tierra fueron sobre la década de los años 70. En esa época fue cuando los movimientos ecologistas empezaron a tener más poder mediático. Concretamente, fue en 1970 cuando en Estados Unidos se produjeron las primeras manifestaciones contra la contaminación del aire provocado por el transporte y la industria. 

Fue una primera muestra de concienciación que fue seguida dos años más tarde por la Conferencia de las Naciones Unidas en Estocolmo (1972) donde se tomó conciencia de forma global la directa relación del ser humano y sus acciones con los otros seres vivos y el planeta. Fue entonces, cuando se fijó el 5 de junio como el Día Mundial del Medio Ambiente. 

Sin embargo no fue hasta el año 2009 cuando las Naciones Unidas fijaron el 22 de abril como la fecha escogida para celebrar el Día Internacional de la Madre Tierra. Una fecha en la que se busca lograr la armonía del ser humano con la naturaleza y lograr un desarrollo sostenible. 

El Día de la Madre Tierra 2020: la crisis ambiental

Si echamos la vista atrás a los últimos 365 días no podemos hacer otra cosa que lamentarnos de unos meses en los que el planeta ha sufrido mucho. A los estragos cada vez más evidentes del cambio climático que está provocando entre otros problemas, sequías, aumento de temperatura, deshielos, fenómenos metereológicos más extremos; se ha sumado dos incendios mayúsculos como el de la Amazonía y el de Australia

Para algunos cortos de miras, permitidme decirlo claramente, puede que lo que estamos padeciendo con el coronavirus diluya la importancia que tiene la crisis climática en la que estamos inmersos. Sin embargo, con esfuerzo debemos mirar más allá del ahora. Fijarnos en cómo el planeta nos está gritando: ¡Estáis haciéndome daño!

En este sentido el Secretario General de la ONU, António Guterres, confirma la gravedad del diagnóstico sobre el problema climático al indicar que se “están acercando a un punto de no retorno”. Para intentar paliarlo, la ONU propone 6 medidas para intentar recuperar esta crítica situación del clima:

  1. La inversión para lograr la recuperación económica tras la pandemia debe ir acompañada de creación de empleos y empresas verdes
  2. Si se utiliza parte de ese dinero público a rescatar empresas, debe vincularse con la creación de empleos verdes y bajo criterios de sostenibilidad
  3. A nivel fiscal se debe facilitar la transición de la economía gris a la verde, además de conseguir una mayor resiliencia de sociedades y personas
  4. Los fondos públicos deben invertir en futuro, no en perpetuar un modelo económico pasado. Se debe apostar por sectores y proyectos sostenibles que ayuden al cuidado del medio ambiente y a la mejora del clima
  5. Los riesgos y oportunidades climáticos deberían formar parte del sistema financiero y las políticas públicas e infraestructuras 
  6. La necesidad de un trabajo colaborativo global

Esta carta de deseos del Secretario General de la ONU, nos refuerza el proyecto que llevamos tiempo trabajando en Clickoala. En nuestra plataforma podrás encontrar productos con certificados socioecológicos confiables que son valorados por expertos de 25 universidades españolas. ¿Aún no lo has probado? Haz click y mira los productos que garantizan que tu compra será sostenible.

 

venecia limpia

El confinamiento prueba lo dañino de nuestra forma de vida

Era evidente que en la edición de este año del Día Internacional de la Madre Tierra, el covid-19 estaría presente en la celebración de un día tan señalado por todos los que estamos preocupados por el planeta. Hay datos que reflejan que hay una serie de efectos positivos en el medioambiente en algunos aspectos, pero estos son solo temporales. Son producto del confinamiento y una parada de las industrias. Estamos hablando de:

  1. La reducción de las emisiones de gases invernadero: según un informe de Carbon Brief, el planeta registrará este año la mayor caída anual de emisiones de CO2 de la historia
  2. La mejora de la calidad del aire: según diferentes fuentes, el descenso del dióxido de nitrógeno (NO₂) en Madrid se estima entre un 68-73% y en Barcelona entre un 65-70%. Para el conjunto de España ha sido de entre un 55-60%
  3. El descenso de la contaminación del mar: hay centenares de imágenes impactantes del mar cristalino, limpio. Icónica es la imagen de las aguas transparentes y con peces de Venecia, tras más de un mes de confinamiento

Estas muestras son unas pruebas irrefutables que el principal problema del planeta es la actividad del ser humano, tal y como la entendemos hoy día. Estas buenas noticias, son temporales, ya que una vez se acabe el confinamiento se volverá a los mismos problemas ya descritos.

Un ecosistema sano protege al ser humano

El ecosistema es una válvula natural de equilibrio y no debe ser afectado por la actividad humana. En este sentido, el covid-19 es una enfermedad contagiosa muy peligrosa, pero no es la única: cada 4 meses hay una nueva enfermedad contagiosa y 3 de cada 4 de estas enfermedades provienen de los animales.

La naturaleza tiene en los ecosistemas un escudo protector, ya que la diversidad de un ecosistema sano dificulta la propagación de los patógenos. Sin embargo, cuando se daña el ecosistema, ya sea por acción directa del hombre o por efectos del cambio climático, se altera las relaciones y facilita el contacto de los asentamientos humanos con especies alejadas del ser humano.

Y no solo esto. Dejando el antropocentrismo, la biodiversidad del planeta está ante el mayor peligro de su historia por las consecuencia del cambio climático y la acción del hombre: más de un millon de especies animales y de plantas están en peligro de extinción.

Es por todo ello, que una efeméride como el Día de la Madre Tierra debería ser de obligatoria reflexión sobre nuestra forma de vivir y de compartir este planeta con otros seres vivos. No todo es comprar ni consumir, la vida consiste en ser felices de una forma plena. El planeta en el que vivimos nos permite poder hacerlo. No destruyamos esta suerte.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

the global hack españa

Clickoala finalista en The Global Hack, el Hackaton más grande del mundo

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los que nos conocéis un poco, sabéis que en Clickoala continuamos mejorando y aprendiendo de los que más saben. Podéis verlo en nuestras entrevistas a expertos y con nuestra primera firma invitada de la mano de Gema Gómez, fundadora de Slow Fashion Next. En este sentido, el pasado fin de semana, tuvimos una experiencia genial al participar en el hackaton más grande del mundo, The Global Hack.

Os ponemos un poco en contexto:  The Global Hack surgió tras la pandemia del covid-19 y un interés global de mejorar la situación tan grave por la que está pasando el planeta. Es por ello, que este evento internacional surgió con un doble objetivo: buscar soluciones que ayuden a salir de la actual crisis del coronavirus y, por supuesto, encontrar nuevas iniciativas que tengan el propósito de mejorar el mundo post pandemia. Y hay que reconocer que fue un gran éxito. Fue un evento global y de una gran repercusión internacional:

  • Más de 12.000 participantes
  • Provenientes de 98 países
  • Más de 1.000 ideas propuestas

Ademas, en The Global Hack colaboraron grandes organizaciones, como la Unión Europea y la ONU, y se sumaron, como mentores y líderes inspiracionales, importantes personalidades como el excampeón mundial de ajedrez Garry Kasparov, el expresidente de Estonia Toomas Hendrik o el cofundador de LinkedIn Reid Hoffman.

Por parte de España, hubo 10 equipos españoles que presentaron sus ideas en este evento tan importante. Entre ellos, los koalas. El proyecto presentado por ClicKoala fue uno de los finalistas en la categoría medioambiente. No os podéis imaginar lo que significa estar entre los finalistas de un evento en el que hubo participación de tanto nivel de calidad.

Puede que muchos ya nos conozcáis y nuestro proyecto presentado fue el de un buscador de Internet que funciona como cualquier otro, como Google o Bing, pero con una sutil y enorme diferencia: En primer lugar aparecen los resultados de aquellas empresas y organizaciones que están comprometidas con la sostenibilidad.

Los criterios de este buscador para aparecer en estas primeras posiciones son absolutamente transparentes. Expertos de 25 universidades españolas han identificado los certificados que tienen un mayor impacto positivo en el medioambiente y la sociedad.

Nuestro objetivo es ayudar a visibilizar el gran esfuerzo que hacen las empresas que están remando para salir de esta crisis de una forma sostenible, no solo a nivel económico, también a nivel humano, protegiendo los derechos de los trabajadores, y a nivel medioambiental, minimizando su impacto sobre el cambio climático o sobre la pérdida de biodiversidad.

Ah, que aun no lo has probado. Haz click aquí y prueba nuestro buscador. ¡Esperamos que te conviertas en KOALA! Estarás ayudando al planeta.

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

Antonio marin: entrevista expertos

Entrevista con expertos: Antonio Marín

Tiempo de lectura: 11 minutos

Entrevista con Antonio Marin


Activista y comprometido desde los 17 años. He buscado la forma cambiar mis hábitos para pasar por este planeta de la forma más coherente con mis principios. Creo que no es suficiente con ser sostenible, tenemos que pasar al siguiente paso: ser regenerativos, como personas y como civilización.
He trabajado en el mundo de la comunicación, como periodista director de arte y comunicador, creando una de las primeras consultoras en medio ambiente. Pronto comencé a interesarme por los aspectos que hacen que una vivienda sea saludable y ecológica, por lo que puedo decir que en esto de la bioconstrucción soy autodidacta.
En 2001, junto a Miracles, pusimos en marcha la editorial EcoHabitar, en ella me encargo de la producción, de buscar contenidos, de la web y de ser la cara visible del proyecto EcoHabitar. Vivo en una ecoaldea, y aunque la editorial y la comunidad no me dejan mucho tiempo libre, me gusta mucho la cocina, el mar y la siesta.

 

 

Para aquellos lectores que no conozcan aún EcoHabitar, ¿podrías explicarles?

Se trata de un proyecto editorial de cooperativa que desarrollamos entre Miracles Delgado y yo mismo. Nuestra idea era generar un proyecto emprendedor en una zona rural desprotegida, aplicando los criterios del triple balance que promueve la asociación SANNAS, de la cual fuimos cofundadores, de economía social, cooperativo y elegimos la Sierra de Gudar (Teruel), concretamente en la población de Olba, un pequeño municipio de 50 habitantes. Allí hemos desarrollado el trabajo de la revista y del portal web desde el año 2000 hasta el 2017, un lugar idílico pero con todas las barreras que el ruralismo pone a este tipo de proyectos. Para empezar la falta de conexiones eficientes de internet hace que todo se ralentice de forma espectacular; la falta de capital humano, que si bien es un problema acabas aprendiendo a adentrarte en el mundo del teletrabajo. En el mundo rural todo lo que necesitas para poner en marcha una empresa se hace cuesta arriba, eso si, rodeado de un mundo idílico de paz, sosiego, enormemente gratificante y con una calidad de vida insuperable.

16 años de la revista EcoHabitar… ¿Te lo esperabas cuando empezaste a publicar ReHabitar en el 2001 en plena fiebre inmobiliaria sin freno?

No soy mucho de hacer planes, me tiro a la piscina y ya veo luego como salgo. Cuando miro atrás observo todo el tiempo que hemos pasado trabajando en la posibilidades que muchos temas importantes, temas que pueden ayudar al cambio de conciencia, vean la luz. Comenzamos, como idealistas que éramos y creo que lo seguimos siendo, por el afán de ofrecer, a las personas que estaban por el cambio personal, técnicas y conocimientos que podrían ayudar a esa evolución que tanto necesitamos. Hacer circular el rio del conocimiento y ofrecer soluciones dentro de la ética y el respeto al planeta. En eso estábamos y segamos estando. A contracorriente como los salmones.
De entre muchas de las cosas males que tiene el capitalismo es que se regenera, le dan palos o le ponen frenos, pero el mismo busca sitio por donde continuar. En el caso de la burbuja inmobiliario, que trajo después una crisis económica muy fuerte con unos recortes que oprimieron más a la gente que menos tiene, el mismo sistema ha encontrado otras formas de seguir acaparando y de reproducirse a costa de un deterioro del planeta y un camino de no retorno para la especie humana. Es terrible como no somos capaces de poner freno a tanta codicia.

Con la perspectiva de estar al pie del cañón mucho antes de que se volviera una preocupación generalizada, ¿cómo valoras la evolución de España en el acercamiento hacia la sostenibilidad y el consumo responsable?

Tengo claro que el número de personas con una conciencia evolucionada se ha incrementado mucho, la pregunta está en si este numero puede llegar a ser una masa crítica. Es verdad que hemos pasado, y estamos pasando, por una serie de “pruebas” muy serias y que siendo objetivos y como decía antes, estamos en un camino sin retorno. Estoy seguro que ahora ya solo nos queda prepararnos para lo que viene. No creo que reciclando y conduciendo un coche eléctrico podamos solucionar la emergencia climática. El punto de retorno pasó hace muchos años. El mensaje de lo que debemos hacer como especie, para seguir en este planeta, no ha llegado claro y ahora nuestros descendientes van a tener una herencia complicada. Por lo menos debemos enseñarles a seguir adelante en un entorno mucho mas inhóspito que el que nos encontramos nosotros.

Hace unas semanas se celebró el Día Mundial de la Eficiencia Energética dónde se volvió a poner de manifiesto que las viviendas españolas son “depredadoras de energía”, debido a que cuando se construyeron no tuvieron en cuenta la eficiencia energética. ¿Qué podemos hacer para solucionar este problema?

Ser sensatos es lo mejor que debemos hacer y aplicar en todos los aspectos de nuestra vida un criterio de moderación y sobriedad no esta de mas. Vivimos en el despilfarro, en que la tecnología todo o puede arreglar, con irresponsabilidad egoísta, sin pensar que hay un mañana y ciegos por un sistema que engaña. Y engaño en los 60-70-80… construyendo viviendas de muy baja calidad, mal aisladas, con materiales tóxicos, diseñadas para especular y con la idea de que una caldera de gasoil y un enorme aire acondicionado lo solucionaban todo.
Todo esto se debe acabar. En esto hay dos noticias, una mala y otra buena. La mala es debemos revertir todo esto y para ello debemos gastar dinero, invertir. La buena es que esta inversión se amortiza en unos cuantos años.

Mucha gente piensa que la construcción sostenible parece algo reservado para grandes empresas y familias con grandes recursos, ¿es viable que cualquier familia española modifique su casa o construya una vivienda sostenible?

Por supuesto. El problema es que las constructoras convencionales, que se dedican a edificar para este sector de la población, todavía no se han implicado en ello y siguen especulando. Si esto no cambia nuestros esfuerzos no van a servir para nada. Existen algunas constructoras, pocas por ahora, que han dado pasos hacia un nuevo modelo de edificación, implicándose en un modelo no especulativo y construyendo con criterios de bioconstrucción. Tienes el ejemplo de Distrito Natural, por ejemplo.
Adaptar la vivienda ya existente para que sea eficiente y saludable es factible en el momento que te lo propongas. Es cuestión de ponerse en manos de profesionales y acercarse a las líneas de subvención que muchas administraciones tienen para la eficiencia energética.

El acceso a la vivienda es una de las preocupaciones endémicas de la sociedad española. ¿Es compatible esta dificultad con tener una casa saludable ecológicamente, y respetuosa con el medio ambiente?

Por desgracia si. Y es debido, sin duda, al modelo especulativo que ha arraigado: Hay gente se compra pisos para especular, para incrementar su patrimonio y esto hace que suban los precios del suelo, por lo que sube el precio de la vivienda. De esta forma las economías mas modestas ven inalcanzable ven frustradas sus necesidades de disponer de un hábitat adecuado.
Rotundamente si. Es posible tener vivienda a precio accesible, saludable y eficiente para todas las familias siempre que exista una voluntad para ello por parte de las administraciones y que estas administraciones sean capaz d e frenar el ímpetu especulativo de los mercados.

Tenemos que felicitaros con total sinceridad, ya que predicáis con el ejemplo. Vuestra sede está ubicada en la ecoaldea Arterra Bizimodu, con una media de emisiones de carbono por persona de 2T/año, mientras que la media de un europeo es de 11t/año. ¿Crees que es viable que otras empresas verdes puedan seguir vuestro ejemplo?

Lo nuestro es pura militancia. No podemos ir predicando sin dar ejemplo. Por esto desde hace años, y desde una apuesta familiar, decidimos vivir con menos. Esto se traduce en la mínima utilización del vehículo; ningún viaje en avión; una alimentación basada en los productos de nuestros huertos, etc, etc.
Buscamos la felicidad en otros lugares que no son el consumo. Además, en este proyecto de Arterra Bizimodu, buscamos desarrollar un modelo de vida diferente capaz de ofrecer una alternativa a un modelo de sociedad insostenible e ineficaz que ha depredado el planeta y ha creado una monumental injusticia social en todo el planeta.
Creo que es imperativo el cambio de modelo. Si queremos ofrecer ofrecer algún tipo de futuro a las generaciones que vienen debemos cambiar de esquema y el sector empresarial , desde la más pequeña hasta la más grande debe asumir su responsabilidad y no entrar de lleno en el juego capitalista.
Hay iniciativas interesante, una de ellas, por ejemplo es la asociación SANNAS Triple Balance, a la cual pertenecemos y fuimos cofundadores. Ahora aglutina mas e 130 empresas que trabajan desde la ecología, la ética y desde una economía sana y respetuosa.

Tal y como te describes, llevas desde los 17 concienciado con el cuidado al medioambiente. ¿De dónde te vino ese temprano compromiso? ¿Cómo fue que te centraste en la arquitectura sostenible y ecológica?

Soy ecologista, que yo me acuerde, desde los 14 o 15 años. Tomé conciencia de que le sistema no me servía a los 16 y empecé a buscar alternativas a los 17. En los 80 la cultura underground y la contracultura era de los más atrayente si eras un inconformista y buscabas nuevos modelos, las comunas, el mundo idealizado hippie, etc. Comencé en el movimiento antinuclear, leyendo a Toreau y Huxley con unas inconmensurables ganas de cambiar el mundo, aunque enseguida me di cuenta de que era yo el que tenia que cambiar antes.
En los 90 conocí a mi pareja de ahora; Miracles y nos propusimos hacernos una casa en un terreno que teníamos en Mallorca. Nos dimos cuenta de que sería muy difícil encontrar información y, como todos en esos años, comenzamos a experimentar apoyados en las pocas personas que en esos años estaban en la bioconstrucción. Fue una búsqueda en el que la mejor herramienta fue el sentido común. El resultado fue una vivienda unifamiliar con un alto porcentaje de autoconstrucción, utilizando materiales locales. Una vivienda que lo tenía casi todo: un diseño con criterios en permacultura, huerto, frútales, piscina naturalizada, mucha eficiencia energética con un gran aislamiento de corcho, morteros de cal, madera, piedra, sistema de reciclaje de aguas negras, recogida de aguas de lluvia… Toda una experiencia que sirvió de modelo para otros muchos proyectos en las islas.
El mundo de la bioconstrucción comenzaba su andadura en respuesta al desastre constructivo y medio ambiental de este país. Pioneros como Mariano Bueno, Pedro Cores, Petra Jebens-Zirkel, Ismael Caballero, Iñaki Urkia y otros muchos desarrollaban lo que serian los Principios y Pautas de la Bioconstrucción.

¿Podrías explicarnos en qué consiste la bioconstrucción?

Se trata de edificar con sentido común, pensando en el entorno, en la salud, en que les vamos a dejar a las generaciones futuras. Se trata de trabajar para cuidar a la gente, de no especular, de ofrecer espacios saludables para que las familia puedan desarrollar todo su potencial y sean felices.

En este sentido, alguna vez has comentado que tú diferencias entre bio y eco viviendas. ¿Cuál es la diferencia?

Es cierto en la revista incluimos dos tipos de viviendas las que consideramos que respetan los criterios de bioconstrucción (bio) y las que van en camino de serlo, pero que se han saltado algún criterio (eco). La explicación de esta diferenciación es que consideramos importante los esfuerzos encaminados hacia una edificación responsable pero cuando no se hace un estudio geobiológico, uno de los puntos que suelen saltarse las construcciones eco, lo decimos a nuestro público sin ningún problema.

Eres parte del equipo que ha sacado adelante el Ecómetro, ¿podrías explicarnos qué es y en qué consiste?

El Ecómetro es una herramienta para evaluar edificios con criterios de bioconstrucción. Mientras que el resto de certificaciones se centran solo en la eficiencia energética, unos pocos también analizan el análisis de ciclo de vida, el Ecómetro, además de todo esto, va más allá y evalúa la salubridad de los materiales, la calidad e aire interior, el estudio geoambiental, los aspectos sociales, etc. Además, es gratuito y desarrollado en código abierto.

Como gran referente en España, ¿Cuál es tu valoración de implantación de la construcción sostenible en España comparado con otros países punteros?

Antes me gustaría aclarar una serie de términos. Lo que se denomina “construcción sostenible” es la construcción convencional que ha evolucionado hacia unos mayores requisitos en eficiencia energética y poco más. La bioconstrucción y la arquitectura regenerativa van mucho más allá.
España va retrasadas con respecto a otros países donde esta construcción sostenible y la bioconstrucción están más implantadas
De Europa vienen constantes recomendaciones para implementar medidas de ahorro y eficiencia, cada país hace lo que le va bien y este desarrollo no va parejo. Por ejemplo, estas medidas pueden avanzar si la población es consciente de ello y emprende rehabilitaciones para una mayor eficiencia, y es labor de los gobiernos explicarlo y que llegue a las personas.

Esta pandemia del coronavirus y sus consecuencias humanas, económicas y sociales, ¿crees que ayudará a consolidar la conciencia medioambiental y ecológica o podría ser un paso atrás?

No si la gente es consciente de que esto es un aviso, una alerta de que el camino que hemos seguido hasta ahora no es viable para la supervivencia de la humanidad. Espero que cuando esto acabe todo no siga igual y que el día después haga que nos replanteemos nuestra forma de actuar. No podemos seguir por el camino del consumo desaforado, de la globalización, de la injusticia. Además, ya estamos en una fase de no retorno, ahora hay que prepararse para una profunda adaptación en que las cosas no van a seguir igual, lo que el profesor de la universidad de Cumbria, Jem Bendell, denomina “Deep Adaptation” en su mapa para navegar por la tragedia climática (1).

Eres un profesional de la comunicación, por lo que seguro tienes una respuesta. ¿Por qué tiene tan poca visibilidad la gran cantidad de personas y empresas que están haciendo las cosas bien respecto al medioambiente?

Hay varios factores que se entremezclan entre si para llegar a la situación en la que estamos. El capitalismo, los mercados, las multinacionales y los gobiernos que sustentan este mecanismo han encontrado una forma muy eficaz para lograr sus objetivo, que no es otro que el de obtener beneficios económicos y poder. Este mecanismo mantiene a la población en un estado de letargo continuado en el que no son capaces de elegir, el libre albedrío ha desaparecido y el poseer bienes de consumo pacifica a la persona y lo mantiene en un falso estado de felicidad. En este punto tengo que alertar sobre el capitalismo verde, que tan en boga esta hoy en día. Tiene su peligro porque puedes creer que estas haciendo las cosas bien y no ser así.
Una forma eficaz de saber donde esta uno, respecto al compromiso con el medioambiente, es calcular tu huella ecológica. Si es más de un planeta estas engañándote a ti mismo.
Hoy más que nunca se trata de discernir, de bucear en tanta información y buscar lo autentico, de encontrar esa cooperativa que realmente están, a nivel local, trabajando una agricultura responsable y de cercanía, de eliminar los viajes en avión e ir en el coche uno solo…

En ClicKoala hemos preguntado a expertos universitarios sobre cuáles eran los sellos y certificaciones ecosociales con verdadero valor. Sin embargo, algunos de los más valorados son desconocidos por la ciudadanía. ¿Cuál crees que puede ser la razón?

¿Por la despreocupación? Es cierto lo que comentas. Todavía hay personas que piensan que el Ecolabel (la euromargarita) que otorga la Unión Europea ofrece productos responsables, éticos y saludables; incluso personas que consumen productos bio. No creo que sea por falta de información ya que los medios concienciados ofrecen estas valoraciones y comparativas. Quizás también sea por comodidad, por desidia, por desinformación…

En este aspecto, ¿podrías recomendarnos algunas de estas certificaciones que consideras que son confiables? Y, en el otro lado de la balanza, ¿alguna que sepas que no tiene un valor real?

Para los material de construcción se complica ya que no existen sistemas de control (consejo regulador en la alimentación). Es un sector que va por libre y hay que actuar analizando las Declaraciones Ambientales de Producto (DAP), analizando el ciclo de vida, lo que dicen los expertos, viendo las comparativas que se hacen medios de confianza y en muchos casos buscando lo “menos malo”.
En EcoHabitar, desde el principio, venimos trabajando en esta línea. Hemos realizado comparativas y estudios de aislamientos, de sistemas constructivos, de distintos materiales, cerramientos, de pinturas, de barnices… Sólo recomendamos empresas que consideramos que están dentro de una línea responsable y que cuidan lo que hacen. Es complicado, porque puede ser subjetivo, pero trabajamos en ofrecer la mejor posibilidad de elección.
Por otra parte el trabajo de los profesionales de la arquitectura ecológica es el de asesorar en materiales inocuos y biocompatibles.

Sobre certificados que trabajan el greewasing, parar mi el mas flagrante ya te lo he mencionado: el ecolabel.

Por último, ¿qué referente nos recomiendas entrevistar para poder compartir consejos sobre sostenibilidad y/o consumo responsable? ¿Qué pregunta le harías?

Para mi una de las personas que más a fondo conoce el consumo responsable es Toni Lodeiro. Un autentico crak. Mi pregunta para él sería: ¿Toni, podrías hablarnos sobre los peligros del capitalismo verde?

 

(1) Puedes ampliar esta información con este articulo aparecido en el último número de EcoHabitar escrito por Mónica Cuende  haciendo click AQUÍ 

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

punto limpio

Puntos limpios: qué son y su importancia

Tiempo de lectura: 6 minutos

La economía circular es una forma de entender la vida. Es un paso hacia la consciencia de que todo lo que usamos y compramos tiene un precio. Y no sólo monetario, sino, más importante aún, un precio que paga el medioambiente. Ya hemos explicado la huella ecológica y los diferentes símbolos de reciclaje que especifican qué tipo de material puede ser depositado. Ahora vamos a dar un paso más y vamos a explicar todo lo que debes conocer de los puntos limpios.

Qué son los puntos limpios

Un punto limpio es una instalación dónde se puede depositar temporal y gratuitamente los residuos domésticos que por su volumen, peligrosidad o componentes no pueden arrojarse en los contenedores urbanos habituales.

Los puntos limpios son instalaciones públicas gestionados por los municipios y además de acoger a estos residuos especiales (más adelante explicaremos con más detalle), su función más destacada está en la separación de los residuos de forma adecuada.

También se le conoce como punto verde. Estas instalaciones fijas o móviles que están gestionadas por los municipios son como un cajón de sastre del mundo del reciclaje.

Uno de los aspectos básicos a tener en cuenta es que el número de puntos verdes o puntos limpios que cuenta cada localidad dependerá tanto del tamaño como del presupuesto que el consistorio tenga a bien reservar para la recogida de estos materiales que no pueden ser lanzados en los tradicionales contenedores de calle.

Los puntos verdes móviles son una gran herramienta para facilitar la recogida de estos materiales especiales, ya que suelen ser camiones que se desplazan a unas zonas o barrios concretos de la ciudad unos días determinados.

Esta posibilidad es básica para algunos residuos que por tamaño o por peligrosidad no es de fácil transporte hasta alguno de los puntos fijos que tiene esa localidad.

Según datos de la OCU, en España en el año 2017 había unos 1800 puntos limpios (entre móviles y fijos). Si tenemos en cuenta que en España hay 398 municipios con más de 20.000 personas, que representan el 70% de la población aproximadamente podemos decir que el despliegue de estas instalaciones a lo largo del territorio es amplio.

Qué puedes llevar a los puntos limpios

Para empezar, se pueden llevar residuos a los puntos limpios que no puedan ser recogidos por los contenedores urbanos que encontramos en cada vecindario. Pregunta de 1º de Educación Ambiental: ¿Cuáles son los diferentes contenedores y qué residuos se han de depositar? Muy bien, veo que casi todos los tenemos muy claro, pero por si acaso, lo vamos a comentar pero sin entrar en mucho detalle:.

Contenedor amarillo: Se pueden depositar los envases, ya sean de plástico o metálicos
Contenedor verde: envases y botellas de vidrio
Contenedor azul: se puede depositar cartón y papel
Contenedor marrón: residuos de origen animal o vegetal

Los puntos limpios pueden recoger los siguientes residuos:

Residuos voluminosos y enseres (máximo de 5 unidades)
Restos de poda de jardín (de producción doméstica)
Jeringuillas y agujas (máximo 10 unidades)
Cintas de vídeo, Dvd, Cd, etc (Máximo 50 unidades)
Escombros de pequeña obra doméstica (máximo 120 kg)
Metales (uso doméstico)
Cápsulas de café (consumo doméstico)

Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos
Grandes electrodomésticos (máximo 1 unidad)
Electrodomésticos medianos y pequeños ( máximo 6 unidades)
Ordenadores o restos electrónicos (máximo 6 unidades)
Teléfonos móviles y pequeños aparatos electrónicos (consumo doméstico)

Residuos peligrosos
Tubos fluorescente y bombillas de bajo consumo (máximo 5 unidades)
Pilas (uso doméstico)
Cartuchos de tinta de impresora y toner (máximo 6 unidades)
Medicamentos (1 kg máximo)
Pinturas, disolventes, etc (máximo 5 kg)
Aerosoles (máximo 10 unidades)
Envases contaminados (máxima producción doméstica)
Aceite mineral o sintético de motor (máximo 10 litros)
Termómetros u objetos con mercurio (máximo 2 unidades)
Baterias de automóvil (máximo 2 unidades)
Radiografías (máximo 50 unidades)

Uso doméstico
Aceite vegetal
Envases
Vidrio
Ropa y calzado usado
Papel y cartón

Horario punto limpio

Cada ciudad o localidad tiene su propio horario de Punto Limpio. Sin embargo, suele tener la facilidad para que la ciudadanía pueda depositar los residuos. Incluso en el caso de los puntos limpios móviles los municipios indican el horario (mañana o tarde) en el que estarán en un barrio determinado.

Puntos Limpios en España

Ya os hemos avanzado que en España había aproximadamente 1800 puntos limpios en el año 2017. En la actualidad podremos asegurar que esta cifra es superior. Como no podemos poner todos los puntos limpios que existen en España, una tarea imposible, vamos a poner algunos municipios. Pero no pondremos las grandes urbes de España, que ya hay mucha información en la red, sino otros municipios de menores dimensiones pero que son un buen ejemplo de la existencia de este tipo de espacios tan necesarios para la economía circular.

Puntos Limpios en Valladolid

Hay que reconocer que al tratarse de una de las ciudades más importantes de Castilla y León, Valladolid cumple con los Puntos Limpios. Con un total de 5 Puntos Limpios fijos y un Punto Limpio móvil podemos decir que los vallisoletanos tienen facilidades para poder depositar los materiales adecuados en estos espacios especialmente pensados para ello.

Dirección Teléfono
Punto Limpio Camino Viejo de Simancas Camino Viejo de Simancas Km. 2,5 608258017
Punto Limpio Cabildo C/ Peseta s/n esquina con C/ Maravedí 639316991
Punto Limpio Recinto Ferial Avenida Mundial 82 649037203
Punto Limpio Valle de Arán C/ Valle de Arán s/n 639380766
Punto Limpio Lagunas de Villafáfila C/ Lagunas de Villafáfila 608880613
Además de estas instalaciones, dos Puntos Limpios Móviles recorren 36 ubicaciones de la ciudad cada semana. ¡Encuentra el tuyo!

Los horarios de todos los Puntos Limpios de Valladolid están unificados y es el siguiente: de lunes a sábados de 9:00 a 19:00 horas. Domingos y festivos de 10:00 a 14:00 horas. Agosto: De lunes a sábados de 9:00 a 16:00 horas.

En todo caso, tal y como informan desde el consistorio vallisoletano, el Punto Limpio Móvil se desplaza por más de 35 ubicaciones de Valladolid. Sin duda, una gestión muy óptima.

Puntos Limpios en Gijón

Gijón es otro buen ejemplo de ciudad que se toma muy en serio los Puntos Limpios y la gran importancia que tiene para lograr una buena recogida de residuos. A lo largo de Gijón hay un total de 4 Puntos Limpios, cuyo teléfono de atención es el 985 14 14 14. A continuación os dejamos tanto los horarios como la dirección de los Puntos Limpios de Gijón:

Dirección Horario
Punto Limpio Roces Gijón Barrio Nozaleda Urbano, 38
De 9 a 20:00 horas
Punto Limpio Tremañes Gijón Av. de los Campones, 152 De 9 a 20:00 horas
Punto Limpio Somió Gijón Ctra. Piles al Infanzón De 9 a 19:30 horas
Punto Limpio de La Calzada Av. de Juan Carlos I, s/n
De 9 a 19:30 horas

Hay que tener en cuenta que todos los Puntos Limpios han sido certificados bajo las normas ISO9.9001 e ISO 14.001. En todo caso, cada uno de ellos está pensado para el depósito de una serie de materiales y residuos lo que permite una mayor calidad en la separación y recuperación de materiales.

Puntos limpios en Logroño

La estrategia que han elegido los responsables de Logroño en cuanto a los puntos limpios difiere de otras localidades de tamaño similar (poco más de 150.000 habitantes), ya que optan por usar más los Puntos Limpios móviles que no los Puntos Limpios fijos. Aun así, existe una instalación permanente ubicada en en las instalaciones del Parque Municipal de Limpieza (Calle Nevera, Polígono Industrial Portalada II). El horario es también bastante amplio:

  • Lunes a viernes: de 8:00 a 20:00 horas
  • Sábados: de 9:00 a 20:00 horas

Para poder compensar esta ausencia de Puntos Limpios fijos, Logroño ofrece un completo servicio de puntos limpios móviles que garantizan la buena recogida de residuos. En el mapa de abajo podéis comprobar las zonas y los días en los que habrá puntos limpios.

puntos limpios moviles logroño

Puntos limpios en Pozuelo de Alarcón

En Pozuelo de Alarcón, localidad madrileña de 86.000 habitantes, se pueden encontrar dos Puntos Limpios fijos:

  • El primero situado en Vereda de los Zapateros s/n
  • El segundo ubicado en la Calle Virgilio, nº 10

Tienen un horario fijo y muy amplio: de lunes a domingo entre las 9:00 y 20:00 horas. Desde el consistorio de esta localidad ya advierten que no permitirán el depósito de basura de los hogares, neumáticos, residuos no identificables o aquellos recipientes de gran tamaño que hayan contenido productos peligrosos o residuos radiactivos.

Puntos limpios en Jerez

En Jerez de la frontera hay un Punto Limpio situado en Polígono Industrial El Portal y con el siguiente horario: de lunes a viernes de 9 a 14 horas y de 16 a 18 horas y los sábados de 9 a 14 horas. Además esta ciudad perteneciente a la provincia de Cádiz cuenta con un Punto Limpio móvil con el que se pretende poder ofrecer este servicio de recogida tan esencial a sus más de 210.000 personas.

Una de las diferencias entre el punto limpio móvil y el fijo de El Portal está en que en el último se podrá dejar residuos provenientes de obras de rehabilitación o de edificación.

Estos son únicamente algunos ejemplos de localidades de España que cuentan con uno o varios Puntos Limpios, tan necesarios para lograr una correcta recogida de residuos. Si quieres saber dónde hay un Punto Limpio en tu ciudad, la OCU ofrece un sencillo buscador dónde podrás localizarlo.

 

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.

gema gomez moda sostenible

Firma Invitada: Gema Gómez

Tiempo de lectura: 4 minutos

Firma invitada: Gema Gómez

Gema GomezGema es Fundadora y Directora de la Plataforma de Formación y Divulgación en Moda, Sostenibilidad y Negocio “Slow Fashion Next”. Tras su trabajo en grandes cadenas de moda en Madrid y en Institutos de tendencias en París, Gema se decide a iniciar un sueño, una nueva manera de entender y vivir la moda, desde un punto de vista que dé respuesta a los desafíos sociales y medio ambientales del S. XXI.
Su pasión: Ayudar a crecer a las personas llevando a cabo proyectos y empresas “con sentido”.
Su objetivo: crear una industria textil sostenible y alternativa a la industria convencional actual o “fast fashion.

¿ Miedo o amor? ¿qué elegiremos después de este esta experiencia?

Está claro que la cuarentena que estamos pasando a causa del coronavirus ha transformado nuestra manera de vivir, aunque solo sea momentáneamente, y seguramente ya haya transformado nuestra manera de percibir nuestras prioridades.

Encerrados en casa nos damos cuenta de que lo esencial, lo que realmente importa, es mucho menos de lo que pensábamos cuando estábamos fuera andando como pollos sin cabeza, sin un momento para sentarnos y reflexionar.

Podemos vivir con mucho menos de lo que tenemos y realmente necesitamos muy poco. De pronto nos damos cuenta de rincones de nuestra casa que hacía siglos que no mirábamos. Disfrutamos de pequeñas cosas como el cantar de los pájaros por la mañana, un momento mágico donde un rayito de sol calienta tu rostro o el sabor de una nueva receta de cocina.

De pronto salimos a los balcones y vemos las caras de nuestros vecinos que nunca nos habíamos percatado. Nos ofrecemos para todos aquellos mayores y colectivos en riesgo a hacerles recados y cualquier cosa que puedan necesitar.

Agradecemos a los que están en primera línea el increíble esfuerzo que están haciendo, sobre todo el personal sanitario.

También hemos descubierto que algo microscópico puede dar la vuelta al mundo y las herramientas para defendernos que tenemos no están a la altura.

Sabemos también que, según los biólogos y epidemiólogos, existen millones de virus similares contra los que no estamos inmunizados y que las especies salvajes cada vez se desplazan más por los efectos, entre otros, del cambio climático y la deforestación.

Vivimos cada día con la sombra de una epidemia que se lleva como mínimo a conocidos, vecinos de niñez y amigos de sacar al perro, cuando no en a seres queridos.

Escribimos emocionantes mensajes sobre nuestros mayores y lo importantes que han sido nuestras vidas.

Y ante todo esto la gran pregunta es ¿cómo vamos a vivir después de esta experiencia? ¿cómo va a transformarnos en nuestra ser más íntimo?

¿cómo vamos a actuar el día después? ¿desde nuestros miedos?

¿el miedo a contagiarnos, al otro al que viene de otro país…?

¿o por el contrario vamos a interiorizar de esta experiencia lo importante que es la comunidad que nos rodea y vivir de manera más local? ¿y por ende fomentaremos la proactividad a la hora de buscar soluciones, la unión y la organización para conseguir superar desafíos similares?

No tengo una bola mágica y no sé cómo va a reaccionar el “colectivo humanidad” ante este desafío, imagino que dependerá del tipo de cultura, ingresos, gobiernos locales…pero lo que sé es que lo que empecé hace años hablando de sostenibilidad, en mi caso aplicada a la moda pero podría aplicarse a cualquier sector, hoy tiene más vigencia que nunca.

Creo fundamental volver la mirada hacia la naturaleza, observarla cuidarla y amarla porque solamente desde ahí podremos tomar las decisiones adecuadas.

Creo fundamental adquirir conocimiento de esta observación, realista y con visión de largo plazo, formarnos con consciencia y con espíritu crítico.

Creo fundamental dar forma a empresas, productos, servicios y modelos de negocio cuyo corazón lata al ritmo planeta y los seres que lo habitan.

Creo fundamental meter las manos en la tierra con suavidad para plantar las semillas que regeneran nuestros ecosistemas.

Creo fundamental asegurar una vida digna a todos los seres vivos con los que convivimos en este mundo.

Creo fundamental regenerar redes de trabajo. Un trabajo que nos estimule, nos ilusione y que tenga un propósito de bien común.

Creo fundamental desarrollar actitudes más positivas y genuinas como la generosidad, el altruismo, el respeto, la integración, y también otras cómo el autoconocimiento, la disciplina, la responsabilidad y la resiliencia.

Esas fueron mis decisiones hace muchos años cuando fundé Slow Fashion Next y esta es la reconfirmación de mi decisión ahora: seguir haciendo lo que esté en mi mano para cuidar el hogar que nos sustenta y a los maravillosos seres que viven en él, porque el amor de verdad, esa consciencia y energía potente que nos invade cuando algo es esencial de verdad, puede salvar el mundo.

Fotografía de portada realizada por Camilo Guerrero Villegas

¿Te gustaría conocer nuestras novedades y nuevos artículos? Sólo tienes que registrarte en el botón de debajo para ser parte de nuestra familia Koala y estar al día de todo.